Especialista copero

Austria Viena Aleksandr Osipov

La visita a Sankt Pölten durante el Viaje del Futbolista Anónimo nos hizo reparar en un club austríaco de segunda división que jugaba competición europea. Se lo había ganado al llegar a la final de Copa la temporada anterior. Unos meses antes, también en Austria, se había producido un caso similar, cuando el Pasching, de tercera división, había marcado un precedente incluso mejor, pues fue capaz de ganar la Copa ante el Austria de Viena. Ese Pasching venció en los estadios de Rapid de Viena y Red Bull Salzburgo en su camino hacia la final, en una temporada de enorme mérito. Ambas historias presentan un denominador común: el entrenador Gerald Baumgartner.

Artículo relacionado: La ambición del St. Pölten

Estadio St Pölten MI

Sankt Pölten vivió la experiencia europea tras ser finalista de la Copa Austríaca 2013-14. Foto: MarcadorInt

Baumgartner se formó como técnico en el Red Bull Salzburgo, principal club de la región en la que nació y en la que jugó durante algunas temporadas. Aunque en su etapa como futbolista fue un jugador de perfil bajo, que no disputó demasiados encuentros en Primera y terminó militando en entidades menores del país. No obstante, su trayectoria como técnico apunta a más exitosa. Entrenó en Salzburgo durante 9 años en equipos de categorías inferiores de la franquicia de Red Bull y trabajó cerca de gente como Niko Kovac (actual seleccionador croata) y Thorsten Fink, conocido en Europa por su exitoso paso por el Basilea y posterior fracaso en Hamburgo.

Sin embargo, el punto de inflexión llegó con la oferta para entrenar al Pasching, club relacionado con la principal franquicia que domina el fútbol de su país pero que compite en Tercera. Necesitó una única temporada para sorprender a propios y extraños con la hazaña que supuso el triunfo en la Copa doméstica de 2013, que lo catapultó doce meses después al Sankt Pölten, de una categoría superior, en un proyecto ambicioso en el que se ha invertido dinero y hasta se ha construido un (precioso) nuevo estadio. Le acompañó el central Grasegger, que repitió en la final copera de 2014. Aunque su suerte fue distinta, pues el St. Pölten de Baumgartner sucumbió ante el todopoderoso Red Bull Salzburgo que rompió récords en su país y sorprendió a Europa. En cualquier caso, por segundo año consecutivo, Baumgartner lideró a un equipo menor de su país hacia las competiciones europeas. En ambos casos, sin embargo, no logró redondear la gesta con el ascenso.

Gerald Baumgartner Austria Viena Werner100359

Gerald Baumgartner, en su etapa en el Red Bull Salzburg. Foto: Werder100359

Como no podía ser de otra manera, el nuevo éxito copero de Baumgartner despertó el interés de uno de los grandes clubes del país. El Austria de Viena llamó a su puerta. Un Austria de Viena que habría sido el rival del St. Pölten en la tercera ronda de no haber caído de forma sorprendente ante el Kalsdorf de tercera división. Un club que no ganó el doblete en la temporada 2012-13 porque perdió ante el pequeño Pasching en la final de Copa. Un Austria de Viena que venía de clasificarse para la fase de grupos de la Champions pero que terminó cuarto en liga. Con el nuevo técnico las cosas no le van mucho mejor al club capitalino en la principal competición doméstica, pues todavía no ha ganado ninguno de sus siete primeros encuentros y es colista. El líder, el Red Bull Salzburgo, ya está a 13 puntos de distancia. De momento, el director deportivo sigue confiando en el nuevo técnico. Y no olvida que a Baumgartner aún le queda la Copa.

Foto de portada: Aleksandr Osipov

Related posts

2 comments

Deja un comentario

*