Asistencias teñidas de pelirrojo

Trebel Standard Lieja (www.rsca.be)

Lo vi hace mucho tiempo y me llamó más la atención por el color de su pelo que por su fútbol. No jugaba mal, tampoco engañaremos a nadie, pero tampoco destacaba demasiado. En mi entonces habitual consumo de lunes por la noche de Ligue 2, una segunda división con bastante talento escondido y por pulir, me topé con el Nantes y un chico pelirrojo que a veces era titular y a veces salía desde el banquillo. Rondaba los 20 años, era más o menos técnico, centraba bien y dejaba algún que otro detalle. Pero siempre lo veía cerca de la banda. No fueron muchos partidos, por lo que no era descartable que actuara en más demarcaciones, pero me apunté el nombre de Adrien Trebel por si algún día asomaba la cabeza.

Subió el Nantes, Trebel apenas jugó en Primera y le perdí la pista. Hasta que emigró al fútbol belga. Lo fichó el Standard de Lieja, trampolín de cierto prestigio en ligas de rango menor del fútbol europeo. Me llamó mucho la atención, porque reparé en que había firmado por el conjunto belga cuando apareció en una alineación de Champions. Allí es titular a menudo. Pero casi nunca lo vemos cerca de la banda. Le tocaba ejercer de mediocentro puro, de escoba de un equipo desorganizado, caótico y frágil. Que quizás había evolucionado en los meses anteriores, pero se le veía incómodo.

Trebel Standard Lieja (www.rsca.be)

Trebel, en un partido con el Standard de Lieja. Foto: www.rsca.be

No obstante, en los últimos tiempos ha convivido con un centrocampista mucho más físico como Ricardo Faty (o Enoh), que se encarga de guardar la posición, meterse entre los centrales y realizar coberturas cuando sus compañeros se suman al ataque. Está menos expuesto. Lo vimos en el último partido del año: Faty mediocentro, escoltado por De Sart y Trebel. El chico pelirrojo se soltó más a menudo, cayó en ocasiones a banda y puso buenos centros. Atacó bien y en defensa, con la seguridad de tener un compañero por detrás, saltó a presionar y recuperó varios balones. Cuajó una notable actuación, completa y decisiva. En defintiva, repartió dos asistencias. La primera, a balón parado. La segunda, con un precioso centro con el exterior que terminó en la cabeza de Yuji Ono. Dos envíos de calidad que valen tres puntos y permiten al Standard no descolgarse de la zona alta de la clasificación.

Foto de portada: www.rsca.be

Related posts

3 comments

El centro con el exterior en el segundo gol es una genialidad. Yo le vi por primera vez en el día de hoy frente al Lokeren y su golpeo de balón es lo mejor que nos dejó el partido. Por cierto, ¿qué nivel tiene Igor De Camargo?

Tiene regular para ser importante en un club de nivel medio-bajo de Bundesliga, equipo bueno de Bélgica o Holanda… una cosa así. Jugador que está bien, pero tampoco me maravilla.

A mí no me parece gran cosa, es cierto que es peleón, pero también marrullero. Si lo comparas con los delanteros que hemos podido ver o todavía vemos en Bélgica u Holanda hace bien poquito, no llega ni de lejos a su nivel. Por ejemplo: Pellé, Batshuayi, Bony, Sigthorsson, Lukaku… no sé, no veo a De Camargo con ese potencial.
A mí me tienen cautivado los dos centrocampistas del Anderlecht: Tielemans y Praet, y me apunto para el futuro a Kawaya.
Trebel tiene buena pinta, pero por ejemplo, me decepcionó cuando lo vi contra el Sevilla. Esperaba más.

Deja un comentario

*