La fiesta de Langil

Langil Mouscron Anderlecht

Han perdido a parte de su columna vertebral este verano. Han perdido la cuota de gol que ofrecían Ezekiel y Batshuayi, han perdido la calidad de Vainqueur en el centro del campo y varios actores secundarios como Opare o Buyens. Para los últimos choques incluso han perdido a Mujangi Bia, Bulot, Milec o De Sart, que aportarían calidad en un Standard de Lieja mermado a estas alturas de año. De hecho, el equipo de Guy Luzon hasta ha perdido sus dos últimos choques ligueros. Y el miércoles le espera el Zenit de San Petersburgo.

Guy Luzon The Israel Project

Guy Luzon no ha empezado con buen pie su segunda temporada con el Standard de Lieja. Foto: The Israel Project.

Cayó con estrépito el Standard en casa del recién ascendido Mouscron-Péruwelz, que no parece el típico equipo que aspira únicamente a mantener la categoría. Este club, herencia del Excelsior de Mouscron que desapareció a finales de 2009, ha empezado la liga belga con buen pie. Y, desde el año 2012, el 51% de las acciones de la entidad belga pertencen al Lille francés. Por este motivo no sorprende la masiva presencia de futbolistas franceses en este equipo de la primera división belga, la mayoría de ellos con pasado en el club del norte de Francia. Incluso su entrenador, Rachid Chihab, entrenó durante 20 años en las categorías inferiores del Lille. No es casualidad.

Sin embargo, el mayor protagonista en la goleada del Mouscron-Péruwelz no procedía del Lille, sino del Guingamp, campeón de la Coupe de France. Se trata de Steeven Langil, extremo rápido y eléctrico de 26 años. Pese al tempranero tanto anotado por Igor de Camargo, una obra de arte, el equipo local demostró una enorme personalidad. Agarró el balón, lo movió con cierta fluidez y se lo entregó a Langil, que partía desde el costado izquierdo, para que inventara. Y no sólo generó peligro, sino que destrozó a un Standard de Lieja incapaz de defenderse de los continuos golpes que encajaba. Langil encaró constantemente al joven lateral diestro rival, Mmaee (17 años), que disputaba su segundo encuentro como titular con el club belga. Casi nunca lo ayudaron y el extremo francés sacó un enorme provecho de la situación ante el inexperto defensa. Desequilibró en cada acción, atrayendo al oponente y soltando el balón a tiempo o regateando a Mmaee como si de un ejercicio de entrenamiento se tratara. A partir de ahí se gestó una superioridad que se tradujo en tres asistencias de gol y un penúltimo pase decisivo en otra de las dianas en el 5-2 final. Impotente, el Standard de Lieja se vio desbordadísimo por un rival con las ideas mucho más claras. En las cuatro primeras jornadas, el Mouscron-Péruwelz sólo ha perdido en el campo del Anderlecht. Potencial tiene para incomodar a la mayoría de equipos de la liga belga.

Foto de portada: rsca.be

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*