Tres candidatos al ascenso, tres historias belgas

Eupen - Marcadorint

En febrero, le dedicamos un articulo al Royal Antwerp, el equipo de Amberes, casi anticipado el ascenso de este club histórico, finalista de la Recopa en 1993, y entonando la canción de Tom Waes “Dos Cervezas por favor”, una de las peores de la historia de Europa, con una de las peores letras (dice que las españolas tienen bigote) y un ritmo jodidamente pegadizo. Aunque llegados a la última jornada de la Segunda División belga… el Royal Antwerp se puede quedar sin ascenso. En las últimas 10 jornadas, ha perdido cinco partidos y empatado uno, pasando de ser líder com comodidad a ser tercero.

En la penúltima jornada, perdió por 2-1 con uno de los equipos con más solera de Bélgica, la Union Saint-Gilloise, del maravilloso barrio de Saint-Gilles, en Bruselas. La Union, club con títulos antes de la Segunda Guerra Mundial, se jugaba la vida, pues esta temporada se modifica el formato de la Segunda división belga y los 9 últimos clasificados bajan, para reducir la Segunda a 10 clubes. Con su victoria, la Union se aseguró formar parte de la Segunda división. Y dejó muy tocado a un Royal Antwerp que queda con 61 puntos, los mismos que el Eupen, su rival en la última jornada en Amberes. O sea, si el Royal Antwerp gana, supera al Eupen… y deberá esperar el pinchazo del White Star de Bruselas, el mejor equipo as las últimas semanas después de ganar 8 de las últimas 10 jornadas. Aunque todo es complejo. El White Star empató un partido con el Seraing, aunque presentó un recurso por alineación indebida. Este martes el club vio cómo un juez les daba la razón en el caso, sumó dos puntos y pasó a liderar la tabla. El Eupen y el Seraing presentaron recurso y este jueves, les quitaron los dos puntos en espera de otra reunión aún sin fecha. O sea, el White Star ascenderá si gana y em Amberes empatan. Los otros resultados pueden dejar un escenario complicado: el ascenso se decidiría en una reunión analizando una alineación indebida. ¿Un caos? Si, detrás de los tres candidatos nada es fácil.

Amberes, flamencos orgullosos de su pasado

No ascender sería un mazazo para el club de Amberes, la principal ciudad belga sin club en Primera. Además, se trata del club más viejo de Bélgica, fundado en 1880 por ingleses en la ciudad flamenca. Un club con cuatro ligas y dos copas de una ciudad, Amberes, incapaz de ser protagonista con regularidad. En su momento se jugó un derbi de la ciudad en Primera, pero el rival, el Germinal de Beerschot, ha sufrido bancarrotas, ha desaparecido y su heredero juega en ligas regionales. Y el Royal, el equipo grande de la ciudad, juega en segunda desde la temporada 2004/05. Más de una década en la Segunda División sin dinero, sufriendo un concurso de acreedores. Pero esta última temporada, el empresario Patrick Decuyper, quien en su momento presidió el Zulte-Waregem, donde lo odian porque quiso sacar el club de la ciudad y llevarlo a Amberes, llegó con la idea de devolver al Amberes a Primera. Devolvió parte de las deudas del club, fichó y parecía que llegaría el ascenso. Pero las últimas jornadas todo se torció.

Amberes es la ciudad de Bélgica más grande sin club en primera. Foto: MarcadorInt.
Amberes es la la principal ciudad belga sin club en primera. Foto: MarcadorInt.

Eupen: idioma alemán, dinero del Catar

El rival del Royal Antwerp en la última jornada vive una realidad diferente. Eupen es una ciudad de 18.000 habitantes a pocos quilómetros de la frontera con Alemania, en una zona donde la mayor parte de la población habla alemán. Eupen forma part de la Comunidad Germanófona de Bélgica, una de las tres comunidades lingüísticas de Bélgica con una población de 74.169 habitantes. Una zona con el alemán como idioma oficial. Eupen, una de sus ciudades principales, tenía un equipo que nunca destacó y perdía dinero. Hasta que llegó la Academia Aspire, el proyecto creado en 2004 en Catar con el objetivo de desarrollar jóvenes jugadores. Ya sea formando talentos en Doha o detectando jóvenes en otras zonas, fichando, ayudando o creando franquicias como Aspire Senegal. Aspire, para dar salida a sus chicos, compró en 2012 el KAS Eupen, y allí empezó a mandar jugadores y entrenadores, muchos españoles, como Tintín Márquez o Jordi Condom. Al lado de jóvenes senegaleses o de Catar, juegan futbolistas más veteranos, como Luis Garcia (el exjugador del Espanyol, Zaragoza, Murcia o Mallorca), Jeffren Suarez (ex Barça y Valladolid) o el francés Florian Taulemesse, exjugador del Orihuela, Sabadell o Cartagena. Aspire, que sigue los pasos del proyecto del Eupen en la Cultural Leonesa, ha modificado del todo una sociedad, el KAS Eupen, que aún puede dar el salto a Primera esta temporada.

Los mejores chicos de Aspire Football Dreams, equipo habitual en el MIC, terminan recalando en el KAS Eupen. Foto: MarcadorInt.
Los mejores chicos de Aspire Football Dreams, equipo habitual en el MIC, terminan recalando en el KAS Eupen. Foto: MarcadorInt.

White Star: el club más polémico en el barrio más polémico

El White Star sueña con el ascenso y la respuesta del Presidente de la liga de fútbol belga, Guy Craybex es esta: “Sería un absoluto desastre. Este club no tiene ni licencia, ni estadio, ni hinchas. Es un desastre para el fútbol”. ¿Buena tarjeta de presentación, no? Lo explicamos.

El Royal White Star de Bruselas, fundado en 1948, es el fruto de la fusión de diferentes equipos de la capital, como el Woluwe FC, el White Star AC, el RR Bruselas y el Daring Club Molenbeek. Durante 60 años, el club cambió de colores, escudo y nombre, jugando básicamente entre dos municipios de la región de Bruselas: Woluwe-Saint-Lambert y Molenbeek. Se necesita una guía para poder seguir los cambios, fusiones, desapariciones y refundaciones de los clubes de la zona. De locos. Sea como sea, en su momento de este lío nacieron dos entidades: el RWDM y el White Star. El RWDM, jugando en Molenbeek, ganó una liga en 1975, eliminó al Schalke y el Feyenoord antes de perder en semifinales de la UEFA con el Athletic en 1977. Luego se transformó en el FC Bruselas y desapareció. El White Star, jugando en Woluwe-Sinat-Lambert, cambió de nombre, no ganó nada y sin apenas hinchas sobrevivió hasta ahora como pudo.

Con la desaparición del RWDM y el FC Bruselas, al White Star le salió la oportunidad de volver al estadio Edmond Machtens de Molenbeek, la vieja casa de ese Daring Club que ganó cinco ligas, la última en 1937, y jugó en Europa en 1969. Tanto el RWDM como el White Star tenían raíces en Molenbeek, así que era lícito que volvieran. Pero volvían a un municipio en evolución. Molenbeek-Saint-Jean se ha convertido los últimos años en una zona famosa porque ha pasado de ser un barrio de clase media a ser uno de los municipios de Europa con mayor porcentaje de gente nacida fuera. Casi la mitad de la población es musulmana y muchos de los cristianos son africanos del Congo. Con una alta tasa de paro, de allí han salido algunos terroristas que han acabado de dar mala fama a un barrio definido como “el estado islamico de Molenbeek” en un reportaje del New York Times. La masa social del viejo Daring Club casi ya no existe y la zona se ha ido quedando sin equipos en las últimas décadas. Cuando el White Star, que jugaba en el pequeño estadio Fallon de Woluwe-Saint-Lambert, volvió a Molenbeek acabó expulsado del estadio Edmond Machtens por no pagar las facturas. En los últimos años ha sido expulsado del estadio y ha vuelto dos veces. Y en ello anda.

Las últimas semanas, Molenbeek y el club negocian volver al Edmond Machtens, y el acuerdo parece cercano. El White Star, si asciende, necesita un estadio así. Sin acuerdo, no hay licencia y no hay ascenso. Y Molenbeek cree que podría ser una buena idea gozar de un club en primera para dar motivos de orgullo y unión a su población, cansada de periodistas que persiguen alguien con barba por las calles como si fuera un terrorista. El problema es que el White Star, efectivamente, es un desastre. Tantos cambios de estadio y nombre han creado un club sin apenas hinchas. Un club que en 2013 casi desaparece, y acabó salvado por el dinero que llegó de Dubai gracias a John Bico, un representante de jugadores de origen congoleño que llegó a representar a los hermanos Hazard.

Eden Hazard fue titular ante el Dinamo Kiev. Foto: Focus Images Ltd.
Joan Bico, que salvó al White Star con su dinero, también es conocido por haber sido el representante de los hermanos Hazard. Foto: Focus Images Ltd.

John Bico es un tipo muy polémico. La última temporada fue entrenador, director deportivo y director general del club. Este año, ha dejado el banquillo y busca soluciones para un club sin hinchas (en un partido no llegaron a 250). Estas últimas semanas, en una reunión con los representantes políticos del municipio, afirmó que el White Star representa la gente de Molenbeek, como respuesta a los hinchas que mantienen viva una entidad llamada RWDM, sin licencia, que pretende recuperar el espíritu de ese RWDM que llegó a ganarle una liga al Anderlecht. El RWDM era el otro club de Molenbeek y encarnaba, según muchos, la vieja Bruselas. Algunos de los hinchas de este RWDM llegaron a ir a partidos del White Star para insultar a Bico, al que consideran un usurpador del espacio de su club. Y usaron insultos racistas, pues para algunos el RWDM significa esa Bruselas que ha ido difuminándose. “El Anderlecht tiene aficionados en todos sitios, si quieres escuchar el dialecto de Bruselas, tienes que escuchar los hinchas del RWDM”, decía un hincha en este reportaje de Copa90. El futuro sería un acuerdo entre RWDM y White Star para pdoer compartir el campo de Molenbeek.

¿Complicado? Bienvenidos a Bélgica. Muchas lenguas, muchas regiones, muchas realidades. Y tres clubes con heridas y cicatrices buscando un ascenso.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

2 comments

El fútbol belga necesita un pequeño empujón. Tiene jugadores de mucha calidad pero los equipos necesitan mejorar como equipo. Veremos si el año que viene pueden dar una mejor imágen.

Buen artículo. La realidad en Bélgica es MUY compleja y también lo es en Bruselas, pero has conseguido explicarla bien.

Deja un comentario

*