Un Standard de Lieja optimista

Standard Lieja drhenkenstein

Primero llegó el técnico del Sint-Truiden, Yannick Ferrera, y en el mercado invernal desembarcaron otros dos jugadores procedentes de una de las revelaciones del fútbol belga. Edmilson Junior y Jean-Luc Dompé han acompañado al que fue su entrenador en su viaje a Lieja. El Standard se ha fijado en este modesto club, recién ascendido a la Jupiler Pro League, y se ha llevado a tres de sus piezas más valiosas. El STVV desplegaba un fútbol rápido y vistoso, eléctrico y agradable de ver para los ojos del aficionado neutral, que se divertía con la propuesta valiente de un equipo a priori llamado a luchar por la permanencia.

Como el arranque con Muslin al frente del Standard no convenció, el club decidió apostar por uno de los entrenadores más prometedores del panorama belga. Los de Lieja, entidad muy inestable a nivel institucional, con constantes entradas y salidas y con tendencia autodestructiva para consumir proyectos antes de tiempo, confiaron en Ferrera, que había arrancado con buen pie la temporada con el Sint-Truiden. Este recién ascendido sumó 10 puntos en las cinco primeras jornadas, derrotó a Brujas y Genk y marcaba goles con asisuidad. Con esto bastó para llamar la atención de todo el país tras una campaña excelente en Segunda División en la que el Sint-Truiden se proclamó campeón. El Standard, club impulsivo por excelencia en el fútbol belga, se lanzó a por él y lo fichó en septiembre.

“Nosotros decidimos parar de fichar jugadores de renombre con experiencia para empezar a traer futbolistas jóvenes con talento, pasión y ganas de demostrar lo que valían. Jugadores hambrientos que tenían todo para dar y cuya motivación no era el dinero, como ocurre a veces con los jugadores de mayor edad. Y nuestra filosofía funcionó”.

Yannick Ferrera, en una entrevista a Underground Football, en referencia a su Sint Truiden.

Los inicios de Yannick Ferrera en Lieja no fueron fáciles e incluso el Standard llegó a dormir colista a lo largo del mes de octubre, con una serie de problemas que se reproducían sin cesar en el seno de la entidad francófona. Así pues, el desorden, la fragilidad defensiva y un excesivo individualismo de varias piezas de ataque eran patrones que se repetían a pesar de la llegada del nuevo técnico. La inseguridad bajo palos o la presión en varios jugadores jóvenes tampoco ayudaba, pero a raíz de una derrota precisamente en el campo del Sint-Truiden (con gol de Edmilson Jr) el Standard ha ido remontando el vuelo. Poco a poco el Standard ha progresado en términos de orden y equilibrio defensivo, pues ha dejado la portería a cero en varias ocasiones (4 de los últimos 5 partidos en liga), y ha potenciado la sociedad que conformaban sus dos futbolistas más creativos en campo rival, con Knockaert y Dossevi.

Desde el 2 de noviembre el Standard solo ha perdido un partido (4-1 en Oostende), se ha clasificado para las semifinales de Copa y merodea las seis primeras posiciones de la tabla, que dan acceso al hexagonal final en el que se decide el título. A pesar de haber perdido a su futbolista más desequilibrante, Anthony Knockaert, los de Ferrera se han reforzado en ataque con tres refuerzos ilusionantes. El brasileño Boschilia, subcampeón del mundo en categoría sub-20, aspira a gozar de un protagonismo que el Monaco no le ha ofrecido mientras dos viejos conocidos de Ferrera como Edmilson Junior y Dompé aportarán verticalidad y desborde por las bandas en una aventura que, de salir bien, les puede catapultar a una gran liga europea a medio plazo.

Foto de portada:drhenkenstein

Related posts

Deja un comentario

*