Copinha, talento en forma de marketing

Liverpool Coutinho Focus

Empieza hoy, día 3 de enero, en el estado de São Paulo, la competición de fútbol base más tradicional de Brasil y del mundo, la Copinha 2014 (como es cariñosamente tratada) que se disputa desde 1969. Terminará, como siempre, el 25 de enero, día festivo y aniversario de la ciudad de São Paulo. La competición, al tener un número inusitado de equipos participantes, tiene una repercusión tremenda en los medios nacionales, internacionales y es un vivero de ojeadores de equipos nacionales y extranjeros.

La verdad es que desde 2006, para mí esta Copa ha perdido el nivel competitivo, que en una prueba sub-19 es importante a la hora de analizar un jugador. Ese fue el año de la creación del Brasileirão Sub-20 y, con ello, la Copinha quedó como una competición sub-19. Tanto el Brasileirão sub-20 como la Copa BH o mismo la Copa Brasil en sus diferentes categorías, hoy en día para un trabajo Scouting tienen una base más real para testar la calidad de jugadores en un ritmo de competición alto y en un calendario más restrictivo que la Copinha. Sin embargo, la Copinha es un auténtico vivero de jugadores principalmente para los grandes brasileños y equipos de menor capacidad financiera europea. La Copinha se convirtió en un mercado, en un escaparate para jugadores de clubes de regiones interiores de Brasil que se vuelven conocidos y así pueden lograr su gran contrato.

Liverpool Coutinho FocusCoutinho es uno de los futbolistas que ha jugado la Copinha (Foto: Focus Images Ltd)

En relación a los grandes equipos también es innegable el reconocimiento que tienen al ganar tan prestigiosa competición. Kaká, Neymar, Oscar y Marquinhos fueron muchos de los que en un pasado reciente pasaron por esta competición, y aunque no brillen en la Copinha, en un futuro, el hecho de explotar en el fútbol profesional hace que la Copinha se apropie de sus nombres para tener mejor marketing deportivo.

Esta Copinha de 2014 es la que más inscritos (104) tiene. Además, también participará un club extranjero. A los conjuntos foráneos que han participado en esta competición en alguna ocasión, como Bayern Munich, Vélez Sársfield, Boca Juniors, Cerro Porteño y Al-Hilal, entre otros, se les ha sumado el japonés Kashiwa Reysol, por imposición del patrocinador que adquirió el ‘naming rights‘ de la Copa, la empresa Hitachi, que también es el patrocinador del club. Por eso este año el nombre oficial de la competición es: Copa São Paulo Hitachi de Futebol Júnior de 2014.

En la Copinha es difícil prever un vencedor, pero es fácil pronosticar que saldrá de un grupo largo de 16 equipos grandes que Brasil presente: Corinthians, el vencedor ocho veces, un São Paulo lleno de internacionales por Brasil, y el actual campeón, Santos, llegan fuertes. Pero El actual campeón del Brasileirao sub-20, el Internacional de Porto Alegre, puede ser visto como el favorito, aunque perdió a varios de sus crack de ese torneo, pues los jugadores nacidos en 1993 no pueden jugar. A pesar de todo, mantiene una base de 7 titulares de ese torneo que terminó el mes pasado.

Si es difícil prever quién es el campeón, más difícil prever los que destaquen en el torneo, pero dejo mi 11, el 11 tipo de un torneo antes de empezar con base a mis gustos y informes Scouting de otros torneos de fútbol brasileño. La cuestión es: ¿estará algún en el 11 final?

Me la juego.

Portero: Paulinho (Goiás)

Lateral derecho: Alex (Atlético Mineiro)

Centrales: Gabriel Dias (Palmeiras), Patrick Ramos (São Caetano)

Lateral izquierdo: Loran (Vasco)

Mediocentros: Ualefi (Corinthians), Wellison (Vitória-BA)

Centrocampistas ofensivos: Dodô (Atlético Mineiro); Marco Damasceno (Atlético Paranaense)

Atacantes: Andrigo (Inter), Douglas Baggio (Flamengo).

Dejo fuera al mejor marcador del último Mundial sub-17, Boschilia, y hasta su compañero en el São Paulo, el lateral derecho ofensivo Foguete. También al campeón del año pasado, que se ganó el apodo de “Nuevo Neymar”, Neilton, del Santos. Y también al creativo Renan Donizete (Flamengo) y al central que destacó en el último Brasileirão Sub-20, Thiago Martins(Palmeiras). En definitiva, el talento existe pero lo bello del torneo es ver aparecer a otros jugadores en equipos como el Sumaré. A muchos de ellos los veremos en el futuro en un grande europeo o saltar directo a la “cartera de jugadores” de algún representante famoso, como ocurrió hace 2 temporadas con Filipe Augusto, que saltó del Bahía, en la Copinha, hasta el Rio Ave con la bendición de Jorge Mendes.

4 comments

Hombre! Joao Vaz! qué gusto leerte aquí!

Sigo la Copinha desde el 1992 más o menos, y coincido contigo que ha perdido el nivel, no sólo por bajar la edad máxima y por la creacción de otros campeonatos de base, pero también por el absurdo número de equipos participantes que se incrementa año a año. Muchos de ellos son equipos “de probeta”, equipos montados por algún empresario o representante para enseñar su “producto” y que en realidad no representan a ningún club o pueblo.

Aparte de esto, sigue siendo una competición muy bonita. Tengo un amigo en el cuerpo técnico sub-19 de un importante club así que lo vivo de cerca y tengo muchas ganas que empiece ya!

Del Sao Paulo 1-1 Kashiwa Reysol, destacar las individualidades brasileñas y el juego “casi perfecto” de los japoneses. Digo perfecto, ya que casi todo lo hacen con sentido, intentando combinar con continuos apoyos, con velocidad. Ayer hicieron jugadas que las hubiera firmado el mismísimo Barcelona, con paredes, juego al primer toque. Lástima que como en las categorías absolutas carezcan de un “Falcao” para matar los partidos. Nakayama fue su mejor jugador. En cuanto a los Brasileños, parten como uno de los favoritos, cuentan con una base de jugadores de gran nivel. El estilete es Bruno Boschilia que ayer nos regaló con varios detalles de “jugón”. El gol que marca de falta es de categoría. Un saludo fenómenos.

Deja un comentario

*