El regreso de Rodrigo Caio

Rodrigo Caio Sao Paulo - Atletico Mineiro

Descubrí a Rodrigo Caio en 2013. Entonces era mediocentro y me sorprendió su capacidad de robo a pesar de su liviano cuerpo y su precisión para soltarla rápido y bien en corto. No maravillaba pero rara vez fallaba. Ya en aquella Copa Sudamericana en la que São Paulo llegó a semifinales ejerció alguna vez de central, pero no era lo habitual.

Apenas un año después, su rodilla se quebró en un partido ante Criciúma y le obligó a parar seis meses cuando su cotización empezaba a dispararse y se había convertido en uno de los jóvenes más interesantes de Brasil. Volvió a jugar en marzo de 2015, ya establecido como central, y en verano le llegó la opción de venir a Europa. Primero estuvo en Valencia, donde pasó reconocimiento médico y el club ché decidió descartarlo al considerar que no estaba 100% recuperado de la operación. Después tuvo la oportunidad de ir al Atlético como cedido, pero el propio futbolista se negó y regresó a Brasil. Pareció entonces una decisión difícil de entender, pero el tiempo le está dando la razón.

Robinho Rodrigo Caio Atletico Mineiro Sao PauloCaio con Robinho en el partido de anoche. Foto: Clube Atlético Mineiro.

Indiscutible en el centro de la zaga tricolor, la pareja que forma con Maicon va camino de convertirse en la mejor de la competición y ya es uno de los principales puntos fuertes del equipo de Edgardo Bauza. El Patón, competitivo hasta el extremo, suele construir sus equipos de atrás hacia delante y basa su éxito en la solidez defensiva. Y ahí Caio está siendo protagonista.

Puede que emocionalmente el líder sea Maicon, por veteranía y también por su fuerte personalidad, pero el que hace de la defensa paulista algo especial es Caio. Fino y preciso con la pelota, su desplazamiento largo con ambas piernas es el principal argumento del equipo para sacar la pelota desde atrás; mientras que su agilidad y velocidad de movimientos le permite anticiparse a prácticamente cualquier delantero. Anoche, ante uno de los mejores del continente como Lucas Pratto, le ganó la partida una y otra vez y consiguió que Atlético Mineiro apenas generara peligro en todo el encuentro.

Convocado por Dunga para la Copa América que se disputará este verano, ser discípulo del Patón Bauza parece justamente lo que necesitaba para ganarse un viaje a Europa sin billete de vuelta.

 Bastos volvió a hacer el gol de la victoria. Foto: GettyImages.

Foto de portada: Clube Atlético Mineiro.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*