Viejo nueve brasileño

Brasil Dunga - Focus

Desde hace años, más o menos desde que Ronaldo abandonó el Real Madrid en 2006, Brasil busca delantero para la selección. Desde entonces, Luis Fabiano ha sido el único que ha ofrecido ciertas garantías precisamente durante la primera etapa del actual técnico, Dunga, pero ninguno se ha acercado al nivel histórico de una posición por la que en la década anterior habían pasado Nazario, Adriano, Bebeto y Romario.

El problema, que quedó patente en el último Mundial cuando Fred terminó como el más señalado por su bajo rendimiento, ha sido de tal magnitud que Dunga incluso ha optado directamente por jugar sin nueve. Así, hombres de segunda línea como Diego Tardelli, Roberto Firmino o Hulk se han repartido la mayoría de minutos en una posición que ha dejado de ser una gran amenaza para las defensas rivales y se ha orientado en potenciar a Neymar. El delantero de Brasil ya no es el que mete los goles, sino un futbolista más que intenta ayudar a que los haga el crack de Mogi das Cruzes.

Con la llegada de las eliminatorias, que para Brasil arrancarán fuerte con una visita a Chile, Hulk parece el favorito del seleccionador para ser titular en dicha posición, pero como alternativa ha aparecido un futbolista con el que ya pocos contaban. En la cancha en la que Neymar dominó América y fascinó a Europa, manda ahora un veterano delantero que ha sido convocado por la canarinha ocho años después de su última citación. Es Ricardo Oliveira, que en su regreso a Santos está como máximo goleador del Brasileirão -17 goles en 27 partidos- y es uno de las grandes estrellas del fútbol local.

Dunga: “Es solo por rendimiento. Ricardo Oliveira es el máximo goleador del Campeonato Brasileiro. Ha hecho goles de derecha, de izquierda, de contraataque, de velocidad… En todos los sectores, fuera de casa y en casa”.

Oliveira ha asumido el liderazgo de Santos tras la salida de Robinho. Foto: Focus Images Ltd.
Oliveira ha asumido el liderazgo de Santos tras la marcha de Robinho a China. Foto: Focus Images Ltd.

Basándonos en una cuestión de edad, parece difícil pensar en que la incorporación de Oliveira a la lista vaya más allá de ser una solución temporal -entró por la lesión de Firmino-, pero el ex del Betis parece precisamente el típo de punta que necesita la seleção. Los años han restado a Ricardo explosividad y potencia, pero también le han calmado y le han aportado más conocimiento del área. Ya no tira desmarques de 30 metros, pero siempre está bien situado y eso ya es un avance para un combinado en el que solo Ney amenaza cerca de la portería. Además, en Santos está sumando mucho de espaldas y entre líneas -a ritmo de fútbol brasileño, sí- y mantiene intacto su temible golpeo de balón con las dos piernas.

Con 35 años es imposible aventurar cuánto aguantará a este nivel y más que improbable que pueda acercarse al Mundial de 2018, pero en unas eliminatorias tan largas y especiales como son las sudamericanas hay siempre momentos para muchos futbolistas y ahora puede ser el suyo.

Ricardo Oliveira: “No vengo a convencer a Dunga. Él ya conoce mi potencial. Es una cuestión de estar preparado y yo lo estoy. Vengo aquí por lo que he hecho en Santos. Por los goles, por mi rendimiento, por mi mentalidad ganadora. Si tengo que jugar, intentaré corresponder. Si tengo que esperar, esperaré. Lo importante es saber que formo parte de la selección. Estoy aquí porque encajo en el perfil deseado. Espero ayudar dentro o fuera del campo”.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*