Un domingo a las diez de la mañana

Viktoria Zizkov

Para acceder a los barrios de la ciudad que quedan detrás de la estación central hay que pasar por debajo de un puente por el que circulan miles de vehículos cada día. Pero pocos se detienen en Zizkov, una de esas zonas donde seguramente se puede vivir en paz pero por donde un novato no pasearía de noche sin conocer los pliegues del distrito situado en la mitad este de Praga.

En uno de esos recovecos emerge un recinto deportivo en apariencia semiabandonado. Desde fuera se aprecia, entre los árboles que lo rodean, una grada supletoria con asientos que se podrían habilitar en cualquier concierto al aire libre. Escondido entre la vegetación, cualquiera que pase al lado en coche puede confundirlo con un parque e ignorar la existencia del estadio. Solo los tradicionales focos que asoman la cabeza por encima de los árboles insinúan su paradero. El Viktoria Zizkov a menudo pasa desapercibido.

En ese rincón, un domingo cualquiera del mes de agosto, a las 9 y pocos minutos, brota la actividad. Miembros de seguridad blindan las puertas de entrada, los primeros automóviles estacionan en los aparcamientos más cercanos y aparecen algunas camisetas con franjas rojiblancas. Lo ignoran los actores que están rodando una película a pocas calles del campo, con un despliegue espectacular que desvía a los transeúntes por vías adyacentes para que no estorben, y también las decenas de veinteañeros que todavía duermen en los albergues y hostales cercanos. Pero a pesar de la hora hasta el eFotbal Arena se acercan, como si fuese un ritual, aficionados vestidos con los colores de su equipo. Algunos incluso incluso los lucen en pulseras, por si alguien duda de su lugar de procedencia.

El estadio del Viktoria Zizkov a menudo pasa desapercibido.
El estadio del Viktoria Zizkov a menudo pasa desapercibido.

Un domingo a las 10:15, el Viktoria Zizkov inaugura la temporada con su primer partido como local del curso. En segunda división, categoría a la que ascendió hace unos meses tras un año en Tercera. En 2015 no le concedieron la licencia para jugar en la división de plata y ahora intenta volver a la élite, lugar al que pertenece una entidad con más de cien años de historia. Al fin y al cabo, presume de ser el tercer club de Praga capaz de ganar la liga y el cuarto a nivel de palmarés. No sería la primera vez que el Viktoria Zizkov revive de sus cenizas. La disolución de Checoslovaquia le permitió regresar a la élite tras varios años en el olvido y entonces aprovechó su oportunidad: llegó a alcanzar las competiciones europeas e incluso eliminó al Rangers en la UEFA 2002-03. Si bien es cierto que en los últimos años se ha convertido en un club ascensor, el descenso administrativo a Tercera supuso un golpe especialmente duro para el Viktoria.

Héroes son quienes se plantan a las 10 en el estadio de su equipo para asistir a un aparentemente olvidable 1-1 contra el Taborsko, sacrificando un día de vacaciones en el primer domingo de agosto. Eliminado de la Copa y sin conocer la victoria en las tres primeras jornadas de liga, la temporada en Segunda División no será plácida para el histórico Viktoria Zizkov. Aunque el primer triunfo precisamente llegó este fin de semana.

Fue, cómo no, un domingo a las 10:15 de la mañana. Lo vieron 1386 espectadores.

Fotografías: MarcadorInt.

Related posts

2 comments

gracias 23 por estos articulos,particularmente creo que en tratar estos equipos ,en tratar estas historias es en donde aun reside el espiritu MI.

Tuve la oportunidad de visitar hace unos años ese estadio un jueves por la mañana. Increíble. Tiene un algo indescriptible. Me lo he pasado muy bien leyendo tu artículo, Tomás, vomo siempre. Gracias 🙂

Deja un comentario

*