Aires del norte en la Copa de la liga escocesa

Imagen del Pittodrie Stadium de Aberdeen / Focus Images

La Copa de la liga no es la competición más importante de Escocia. Fue creada en 1946 y la juegan los 22 equipos profesionales. Y cómo no, Rangers y Celtic la han ganado más que nadie.

Este año la final será inédita: Aberdeen – Caledonian Thistle Inverness. El Aberdeen, que ganó ligas y Recopas en los 80 con Alex Ferguson, vive un buen año. Lucha por la segunda posición y se ha metido en la final de la Copa de la liga. El próximo 16 de marzo buscará su primer título en 18 años. El último fue precisamente la Copa de la liga de 1996 contra el Dundee por 2-0. Sus hinchas, pasionales como poco, son famosos por su odio a los equipos de Glasgow. En la semifinal de este año, algún aficionado del Aberdeen escupió al entrenador del Celtic, Neil Lennon, presente en la grada. Y se ha liado una buena. Aunque todo buen hincha del Aberdeen siempre sacará pecho afirmando que “odiamos al Rangers incluso más que los del Celtic”. Y cierto es. En esta ciudad abierta al Mar del Norte se odia al Rangers. Así que este año van por los estadios con pancartas donde se ríen de las predicciones que decían que el fútbol escocés se moriría sin el club de Glasgow.

Pittodrie Stadium Aberdeen - kelrickPittodrie Stadium, estadio del Aberdeen. Foto: kelrick.

En 2012 el club más laureado acabó en bancarrota y refundado en cuarta. Este año el Rangers juega en Tercera, donde lidera la tabla fácilmente. Charles Green, el empresario que arruinó al Rangers, afirmó en su momento que una liga sin el Rangers sería el fin del mundo. Y cierto es que el dominio del Celtic es insultante. Este año aún no conoce la derrota, el portero Forster acaba de batir un récord de 11 partidos sin goles en contra y le saca 21 puntos al segundo. Pero los otros equipos se divierten luchando por ser segundos y los estadios del Aberdeen, Dundee United e Hibernian han registrado en alguna jornada llenos totales. “¿El fin del mundo? ¡Nos encanta!”, decía una pancarta de la hinchada del Aberdeen. Con tipos experimentados como Flood y Barry Robson, el Aberdeen sueña y es feliz después de golear por 4-0 al Saint Johnstone en semifinales.

Su rival en la final será el equipo más grande de las Highlands, el Caledonian Thistle Inverness. El equipo que juega al lado del lago Ness se ha metido en la primera final de toda su historia. Fundado en 1994 sobre la base de equipos amateurs, ya en 2000 sorprendió cuando ganó al Celtic por 1-3 en Celtic Park. Luego ascendió a Primera en 2005, bajó en 2009 y volvió en 2010. Ahora, lucha por ser segundo y se ha consolidado en la élite.

Su acceso a la primera final fue dramático. Las semifinales se juegan en un campo neutral. En esta ocasión se designó el estadio del Hibernian de Edimburgo, Easter Road. Y su rival era, precisamente, el otro equipo de Edimburgo, el Hearts. A los 90 minutos el Hearts ganaba por 2-1 y el Caley Inverness jugaba con 9 hombres. Con 9. Y así empató. En la prórroga se defendió bien y en los penaltis, tocó el cielo.

Para el Hearts está siendo un año dramático. Uno de los equipos más grandes de Escocia está hundido con 5 puntos, pues empezó la temporada con una penalización. Ya sabe que bajará y lucha por su futuro sin dinero. Su hinchada recauda fondos y llena el estadio, pero ni siquiera en la Copa de la Liga les han ido bien las cosas. Tenían la ocasión de meterse en una final en el estadio del eterno rival. Y han perdido en los penaltis.

La Copa de la Liga pues, mira hacia el norte. Hacia las Highlands y la costa del mar Norte. Esa tierra dura de tipos duros. La tierra del Aberdeen, un equipo que lucha por ser grande de nuevo, y el Caley Inverness, consolidado ya como uno de los equipos más al norte de Europa con aspiraciones de jugar en Europa.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*