El retorno de la Red Army de Aberdeen

FIL SHEFFWED BRISTOLCITY

A sus 42 años, Derek McInnes ya es un héroe. No ha protagonizado ninguna epopeya homérica. No ha conquistado una cima inaccesible o derrotado un gigante. Pero como en Aberdeen los últimos 18 años han sido muy duros, ganar la Copa de la Liga se ha considerado un éxito. Y este entrenador tiene su mérito.

Al acabar la final de la Copa de la liga escocesa contra el Caley Inverness (ganado en los penaltis después del empate sin goles), el narrador de la televisión escocesa ha definido el Aberdeen como “un gigante dormido”. Por títulos es el tercer equipo de Escocia y tiene la capacidad de desplazar 40.000 hinchas a Celtic Park para sufrir en esta final. Vive de los recuerdos de esos años 80 en que derrotó al Madrid en una final europea. Pero el Aberdeen, gigante del norte, ha sufrido 18 años sin ganar ni un título. 18 años de partidos horribles, derrotas humillantes.

Millwall v Bristol City.npower ChampionshipDerek McIness ya es un héroe del Aberdeen (Foto: Focus Images Ltd)

Este año, con el equipo saneado económicamente y McInnes en el banquillo, el Aberdeen se siente de nuevo protagonista. Sin el Rangers en Primera, ocupa la segunda posición en la liga por detrás del Celtic. Y en la Copa se ha permitido el lujo de eliminar precisamente al Celtic en su casa. De momento, el Aberdeen ya está en semifinales de la Copa (contra el Saint Johnstone) y ha sumado un título, esta Copa de la Liga que ha llegado en los penaltis.

El partido, jugado en Celtic Park ya que Hampden está patas arriba por las obras de los juegos de la Comonwealth, no ha sido bueno. Pero sí intenso. El Aberdeen buscaba su primer título en 18 años y el Caley Inverness, el primero en su corta historia. Y el equipo de las Highlands aguantó bien en defensa contra un Aberdeen muy favorito.

Al final, el equipo de Pittodrie logró su sexto título de la Copa de la Liga de Escocia, título que no ganaba desde 1995. Muy favorito, empezó nervioso el Aberdeen. Aunque después dominó, gozando de dos ocasiones claras. Rooney pidió penalti por una falta de Meekings y la defensa del equipo de las Highlands evitó un gol sobre la línea de gol a disparo del capitán Russell Anderson. Sin el extremo Peter Pawlett, lesionado, el Aberdeen perdió poder ofensivo, aunque el irlandés Adam Rooney (ex jugador del Caley Inverness) no cejó en su empeño de crear peligro.

En la segunda parte, el Aberdeen siguió dominando aunque sin ocasiones claras. McGinn tuvo la oportunidad más clara en los últimos minutos, pero Meekings puso el pie en el último minuto, condenando al final a una prórroga en que no bajó la intensidad de dos equipos incapaces de disparar entre los tres palos. Con un grupo de jugadores que no triunfó en el Celtic como Willo Flood, Barry Robson o Niall McGinn, el Aberdeen ha armado un grupo compacto que compite bien. Aunque hoy sólo los penaltis le permitieron ganar.

Al final, McInnes afirmó que esta Copa puede significar el inicio de una nueva época en el Aberdeen. El club confía en cerrar la temporada con dos títulos y una segunda posición. La Red Army está de vuelta. McInnes, con contrato hasta la temporada 2016/17, se jugará estar en la final de copa precisamente contra el equipo en que brilló por primera vez como técnico. El Saint Johnstone.

Foto de portada: Focus Images Ltd
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premiumpodcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

Related posts

Deja un comentario

*