El retorno del Old Firm

FIL CELTIC Focus

El Glasgow Rangers está de vuelta en la Premier. Y todos los que se han quedado tristes sin poder ver cada temporada unos cuantos Celtic-Rangers tienen este sábado un avance de la programación de la próxima temporada, pues los dos rivales se citan en Hampden Park en las semifinales de la Copa. La otra, curiosamente, enfrenta dos clubes históricos metidos en problemas: Hibernian y Dundee United. Hibernian juega en segunda, es tercero en la tabla y puede encadenar tres años en el pozo. Y Dundee United, colista, bajará a segunda. Aunque esa es otra historia.

Domingo 17 de abril, 13:00h. Rangers-Celtic

Volvamos a Glasgow. La euforia ha invadido la mitad de la ciudad que tiene su corazón en Ibrox Park. Han sido cuatro años en el infierno de las categorías inferiores. Como para no estar feliz. Aunque detrás de este ascenso se oculta una historia oscura que pone sobre la mesa todo lo bueno y todo lo malo del fútbol. Lo bueno, la fidelidad de una hinchada. Lo malo, todo lo demás. El Rangers, después de años en manos de empresarios sin alma que se gastaban dinero sin miedo a nada, sufrió una bancarrota humillante en 2012. El club con más títulos desaparecía. Ahora vuelve, con alegrías en el campo y miserias en el palco.

El Rangers regresa a la máxima categoría cuatro años después. Foto: Focus Images Ltd.
El Rangers regresa a la máxima categoría tras cuatro años en el infierno. Foto: Focus Images Ltd.

Los últimos cinco años han sido un guión escrito por el hincha más radical del Celtic. El Rangers se ha hundido solo, por sus errores. Un tiro al pie de un club orgulloso. En su momento, el club acumuló deudas de más de 100 millones de euros. En los juzgados y en los periódicos se filtraba cómo se había malgastado el dinero en tiempos de opulencia. Al final, un juez ordenó la liquidación de la empresa después de la falta de acuerdo entre el club y los bancos que habían dado créditos impagados. Los hinchas se encontraban intentando entender el léxico judicial cuando solo querían hablar de laterales derechos o tarjetas amarillas. Fueron días locos. En verano del 2012, sucedió lo imprevisto.

Las portadas de la prensa de esos días hablaban de la defunción del club. Y sí, administrativamente, el Rangers falleció y se fundó una empresa nueva. Por eso muchos hinchas de clubes rivales afirman que no vuelve el Rangers a Primera. Hablan de un club nuevo. Legalmente tienen parte de razón. Sentimentalmente, no. De forma despectiva, los llaman ‘zombies’ por ser muertos vivientes o “Sevco”, pues Sevco es el nombre en los registros de la sociedad del empresario Charles Green que en 2012 compró los derechos, escudo y símbolos del club difunto. El nuevo club, con la ropa del anterior equipo, pidió poder seguir en Primera División en 2012. De los 12 clubes, 10 votaron en contra. El Kilmarnock votó en blanco. Y el Rangers, cómo no, votó a favor. Así pues, el nuevo Rangers empezó de nuevo en la cuarta división escocesa, bautizado como “The Rangers Football Club FC Plc”. Un nuevo club con los mismos hinchas. Algún jugador se quedó. También el entrenador, Ally McCoist, una auténtica leyenda por sus goles en los años 80 y 90. El primer año, en campos de cuarta, el club ascendió fácilmente, aunque cada empate o derrota provocaba las carcajadas del resto de Escocia. El Rangers no es un club amado fuera de Ibrox, y no solo entre los hinchas del Celtic. En Aberdeen dicen que odian al Rangers aún más que el Celtic, por ejemplo. El día del debut en cuarta, con un 2-2 en Peterhead, el partido fue más seguido que muchos de Primera. Unos por amor, otros por morbo.

En la temporada 2013/14 llegó el ascenso de Tercera a Segunda. Aunque como sucedió en el primer año, no se ganó ni una copa. Ni Copa, ni Copa de la liga, ni Challenge Cup (una copa destinada a clubes de segunda, tercera y cuarta). Aunque se ascendió. En Segunda ya esperaban equipos con más peso histórico, y algunos, como el Falkirk o el Hibernian, en sus programas del partido publicaron la bienvenida a “un nuevo rival”. Decían que era “el primer duelo de la historia entre nuestro club centenario y el The Rangers FC Plc”. La temporada 2014/15m pues, era la del retorno a Primera.

Pero no pudo ser. Ese año habían descendido a Segunda los dos grandes de Edimburgo a Segunda, Hearts y Hibernian. Y el Hearts dejó al Rangers sin ascenso. McCoist, en su momento un nombre relacionado con el glorioso pasado de la entidad, fue destituido. Ya en la última temporada en Primera, su Rangers había perdido el liderato cuando le sacaba 15 puntos al Celtic en enero. En mayo, el Celtic ganó la liga con 20 puntos de diferencia. Una humillación. McCoist se quedó después de la bancarrota pese a su mala relación con Charles Green, quien definió su equipo como “el peor Rangers de la historia”. Y finalmente, en 2014, se quedó sin cargo. Ese Rangers acabó tercero en la liga, aunque ganó un play-off contra Queen of the South y Hibernian, lleganado a la promoción de ascenso. Allí fue humillado en la promoción de ascenso contra el Motherwell, perdiendo por un global de 6-1. Entonces el entrenador era Stuart McCall, otra leyenda de los 90. También fue despedido.

El Hearts dejó al Rangers sin ascenso el año pasado. Foto:oanababy
El Hearts dejó al Rangers sin ascenso el año pasado. Foto:oanababy

El plan de ascender a la Premier en tres años, pues, no se cumplió. El ascenso ha llegado un año tarde. Aunque esta semana, como mínimo, el club pudo ganar por fin, al cuarto intento, la Challenge Cup. Después de perder contra equipos como Raith Rovers o Alloa Athletic, el Rangers goleó por 4-0 al Peterhead para ganar su primera copa desde la bancarrota. Algo es algo, aunque sea una copa menor. Por eso es importante la semifinal contra el Celtic. Está en juego una final grande y el sueño de volver a Europa. En su momento, el presidente Charles Green dijo que “volveremos a Europa antes que a Primera, con una Copa”. Y como siempre sucedía, se comió sus palabras.

El ascenso ha llegado, aunque con líos detrás. El nuevo Rangers ha imitado los errores del anterior, con la segunda plantilla mejor pagada de Escocia. La directiva recortó salarios en 2 ocasiones en estos cuatro años, puesto que el club empezó a acumular de nuevo deudas. Y finalmente, después de llegar a los juzgados, Charles Green se marchó por la puerta de atrás dejando una lucha de poder detrás que ha ganado Dave King. Se trata de un antiguo directivo del club que vivía en Sudáfrica. King pidió a la hinchada que le diera su apoyo y luchara contra Green. Con el 15% de las acciones, ha ido ganando peso y ahora es la cara visible del club, aunque tiene dos casos abiertos en los juzgados. Uno, contra el propietario del Newcastle, Mike Ashley.

Newcastle United chairman Mike Ashley prior to the Barclays Premier League match at the Stadium Of Light, Sunderland Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 25/10/2015
Mike Ashley es un empresario polémico. Foto: Focus Images Ltd.

Ashley es otro tipo polémico. Mientras el Newcastle se hunde en la Premier, él lucha por controlar el Rangers. El empresario inglés tiene un pacto con la Federación escocesa según el cual no puede controlar más del 10% del Rangers (es propietario del 9%), pues las normas no permiten que un hombre controle 2 equipos profesionales británicos y Ashley ya controla el Newcastle. Pero Ashley rompió el pacto a través de empresas fantasma y acciones como dar un préstamo de su bolsillo al club escocés de 3 millones de libras, ya que la entidad necesitaba recursos. Ashley, un hombre que en 2012 compró por 1 libra los derechos comerciales que permiten poner el nombre de una empresa al estadio de Ibrox, ha presentado un recurso contra la decisión de un juez de declarar a King como apto para presidir el Rangers. Pese a que formó parte de la directiva de la bancarrota en 2012 y fue declarado culpable de 41 pequeños delitos fiscales en Sudáfrica, King recibió el permiso para controlar el Rangers y parece el ganador de la lucha contra Ashley por controlar un club que nació de nuevo ya con deudas.

Con cesiones de jugadores interesantes de la Premier inglesa como Gedion Zelalem (Arsenal), Dominic Ball (Tottenham) y el entrenador inglés Mark Warburton, el Rangers ha jugado bien esta temporada, con algún veterano como Kenny Miller o Lee Wallace. Ha encontrado cierta paz en el terreno de juego, mientras en el palco se escuchaba ruido de sables. Sea como sea, el nuevo Rangers está de vuelta, listo para protagonizar nuevos Old Firm. El año pasado se jugó el primero en tres años y lo ganó el Celtic fácilmente en semifinales de Copa de la liga. El Celtic ha ganado cada liga sin un Rangers en Primera y este año la ganará, aunque el Aberdeen se ha aprovechado de las dudas del equipo de Ronny Deila para plantar cara. La próxima temporada será divertida.

Mark Warburton, entrenador del Rangers (Foto: Focus Images Ltd)
Mark Warburton, entrenador del Rangers. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*