Genial McGinn

McGinn Aberdeen Focus

Un futbolista vistoso en el fútbol escocés es como un ramo de flores en medio del desierto. De vez en cuando aparecen flashes que deslumbran, jugadas que llaman la atención, pero no es la Scottish Premier League la mejor competición para que el talento explote de forma natural, más aún si excluimos al Celtic de la ecuación. Los balones rozan las nubes y los cabezazos están a la orden del día, por no decir una buena patada a destiempo, pero el pasado fin de semana apareció Niall McGinn y puso de su parte para enterrar el tópico. Lo del norirlandés fue una portentosa actuación individual para confirmar al Aberdeen como mejor equipo del momento en Escocia. 8 victorias en 8 partidos, 15 goles a favor y 3 en contra, el mejor arranque de temporada en un siglo y una victoria de las que ilusionan: un 2-1 contra el Celtic que ilusionaba a una afición cuyo último título de liga fue en 1985, con Alex Ferguson al mando.

Mientras Irlanda del Norte roza su clasificación para la Eurocopa, Niall McGinn trata de empujar al Aberdeen en la competición doméstica. Ex jugador del Celtic, el ahora centrocampista de los del este de Escocia, va de la mano de Ryan Jack -nacido en Aberdeen, hincha del club y designado capitán en verano a sus 23 años- y de Adam Rooney -6 goles esta temporada- para soñar con lo que sería un título histórico. Rooney, que fue padre el viernes, no salió de inicio en la visita al Hearts y lo suplió Goodwillie, pero fue McGinn quien dibujó el camino de la victoria con el pase del primero, la genialidad del segundo -ese giro de cintura (0’26”) antes de chutar- y el contragolpe y asistencia del tercero en un 1-3 tan contundente como su campaña.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*