El Maestro lidera el despertar del Spartak Trnava

Spartak Trnava Focus

A cincuenta kilómetros al noreste de Bratislava, la capital de Eslovaquia, asoma la cabeza una de las revelaciones del curso en Europa. En Trnava, un punto cercano a la frontera con Austria, en la séptima ciudad más poblada del país con unos 65.000 habitantes, el Spartak Trnava se postula como un candidato a disputar la próxima edición de la Champions League. El fútbol eslovaco es un terreno propicio a las sorpresas y a la alternancia de campeones en las últimas ediciones ligueras. Es cierto que históricamente el Slovan de Bratislava y recientemente el Zilina han ganado la mayoría de ligas, pero no deja de ser llamativo que en una de las ligas más jóvenes del viejo continente, con 24 ediciones disputadas, siete equipos distintos se hayan coronado campeones. El Spartak Trnava puede ser el octavo.

Si hace tres años el Trencin estrenó su casillero de títulos ligueros, esta vez el Spartak Trnava quiere ganar por primera vez la liga eslovaca desde la disolución de Checoslovaquia. Los tiempos de gloria parecían un lejano recuerdo del pasado para la afición de una de las ciudades industriales del estado eslovaco, un recuerdo de los años 60 y 70, cuando el Spartak Trnava ganó cuatro veces la liga checoslovaca en apenas cinco años. En 1969 incluso alcanzó las semifinales de la Copa de Europa en un año dorado para el fútbol eslovaco. El Spartak Trnava cayó ante el Ajax (3-0 en la ida, 2-0 en la vuelta), en la misma temporada en la que el Slovan de Bratislava derrotó al Barcelona en la final de la Recopa, hasta ahora el único título internacional que ha ganado un club eslovaco. Nadie volvió a pisar una final continental, aunque el Spartak Trnava se acercó cuando cayó en cuartos de final de la Copa de Europa de 1973 contra el Derby County de Brian Clough y perdió en los penaltis en la misma ronda frente al Ujpest húngaro en 1974.

England fans and their flags in Trnava before the 2018 FIFA World Cup Qualifying match at Stadion Antona Malatinskeho, Trnava Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267 03/09/2016
Trnava podría celebrar su primer título de liga desde los años setenta. Foto: Focus Images Ltd.

La realidad del Spartak Trnava es mucho más dura si la comparamos con los éxitos teñidos de blanco y negro, pues ha sido tres veces subcampeón de la liga desde la escisión eslovaca y no alza la Copa desde 1998. En total, veinte años sin festejar títulos para una de las instituciones más poderosas de la historia del fútbol de su país. Esta temporada, sin embargo, la historia puede cambiar. A falta de tres jornadas para el final de la temporada, el Spartak Trnava lidera la clasificación con siete puntos de ventaja respecto al DAC. Una ventaja significativa, casi definitiva, después de haber superado con éxito la fase más dura del calendario. Imitando el formato belga, la liga eslovaca se dividió en dos mitades a partir de la fecha 22: los seis primeros se juegan el título en diez duelos directos a cara de perro que comprimen la lucha por el campeonato, aunque a diferencia de Bélgica no se dividieron los puntos cosechados en la fase regular. Salvo hecatombe, bajo la presidencia de Dusan Keleti, legendario portero del equipo campeón, el Spartak Trnava volverá a saborear el éxito.

El rendimiento del semifinalista de la Copa de Europa en 1969 está muy ligado a la figura de su joven entrenador, que en su primera andadura como técnico en solitario aspira a hacer historia con el Spartak Trnava. Su nombre de nacimiento es Nestor Jevtic, aunque en su día logró cambiar su apellido hasta el punto de que en su pasaporte se puede leer la onomástica de Nestor El Maestro. Conocido en España por ser el hermano mayor de un joven talento que causó furor en Youtube y pasó por las canteras del Valencia y del Schalke, Nikon Jevtic, la carrera de Nestor como entrenador parece que será mucho más exitosa. A sus 35 años, el técnico nacido en Belgrado ha logrado que la plantilla del Spartak Trnava ignore su carné de identidad, aparte las posibles reticencias referentes a su falta de experiencia en la élite y confíe a ciegas en sus instrucciones. Una suerte opuesta a la de su hermano Nikon. Mientras Nestor progresó como técnico en los años en los que acompañó a su hermano en el Schalke y se convirtió en un hombre de la confianza de Mirko Slomka, Nikon se topó con que Julian Draxler era mejor que él. Poco a poco, Nikon fue bajando peldaños hasta llegar al Wiener Neustadt, donde empezó a entrenar con un equipo profesional junto a Peter Stöger. Sin embargo, a Nikon lo condenó un vídeo en el que se le veía cantando una canción de rap con una letra claramente racista. El vídeo circuló como la pólvora, como años antes sus jugadas maradonianas, y el Wiener Neustadt lo despidió. Según publicaba un reportaje de Goal recientemente, el que fuera un niño prodigio se retiró del fútbol con 23 años y llegó a trabajar en una oficina de correos. Ahora acompaña a su hermano Nestor en Eslovaquia y es un miembro más del cuerpo técnico del Spartak Trnava.

“Cambié mi apellido dos veces. La primera tenía 16 o 17 años y quería desprenderme del “ic”. Después de tantos años en Inglaterra, me sentía británico. Me siento un poco avergonzado de decir que me sentía avergonzado de proceder de Serbia. Serbia era descrita como agresora en esa guerra [de los Balcanes] y Slobodan Milosevic, con su apellido acabado exactamente como el mío, era un tirano en los 90. Me sentía británico, así que primero cambié mi nombre a algo parecido a John Smith. Unos años más tarde, cuando tenía 18, me sentía un poco falso y ridículo con un nombre como John Smith. Mis padres eran extranjeros y hablaban con acento. Yo no sabía qué hacer, así que volví a mi nombre original, Nestor, que siempre me gustó. Y en un momento de locura adolescente, cambié mi apellido por El Maestro, porque sonaba guay. Ahora ya he sido El Maestro durante más años que Jevtic. Es una parte de mí y he aprendido a vivir con ello”. Nestor El Maestro cuenta el origen de su cambio de nombre en una entrevista en The Guardian.

Spartak Trnava Focus
El Spartak Trnava renovó su estadio recientemente. Foto: Focus Images Ltd.

Nacido en Yugoslavia pero con nacionalidad británica, Nestor Jevtic recogió el testigo de Miroslav Karhan al frente del primer equipo de Trnava. El que fuera exjugador del Betis, y también el traspaso más caro de la entidad eslovaca, salió por la puerta de atrás y el jovencísimo entrenador está superando todas las expectativas. En cierta medida comparte algunas características con la generación de técnicos treintañeros que están destacando en la Bundesliga, la liga europea en la que más se está apostando por la inexperiencia en los banquillos de élite. Asistente en el cuerpo técnico de varios clubes desde muy joven, pues con 23 años ya era uno de los ayudantes de Mirko Slomka en el Schalke, Nestor El Maestro ha trabajado en el club de Gelsenkirchen, en el Hannover, el Hamburgo y el Austria de Viena. En los tres primeros clubes coincidió con Slomka. En el último, con Thorsten Fink. Su currículum también incluye colaboraciones con el West Ham, donde llamó la atención por primera vez. El Maestro se sacó la licencia de entrenador UEFA B con 16 años y mandó vídeos con análisis de partidos y sesiones de entrenamientos a varios clubes de Europa. El West Ham le llamó y ahí empezó, aunque también pasó por el Valencia cuando su hermano Nikon jugaba ahí. Asimismo, el conocimiento del técnico del fútbol austríaco ha sido clave para incorporar a jugadores como Yasin Pehlivan, Kubilay Yilmaz o Marvin Egho, habituales en las alineaciones del club eslovaco.

A nivel deportivo, el Spartak Trnava es el equipo que menos goles encaja en la liga eslovaca. El líder de la clasificación solo ha concedido 20 dianas en 29 partidos, nueve menos que el DAC. No se prodiga mucho a nivel anotador, pero su fortaleza defensiva le ha permitido sumar muchos puntos. Ningún jugador del Spartak Trnava ha marcado más de seis dianas en liga, pero hasta 15 futbolistas diferentes han perforado la portería rival al menos en una ocasión esta temporada en liga. Seguramente su mejor futbolista sea el explosivo delantero Marvin Egho, con seis goles y seis asistencias a sus 23 años. El delantero austríaco de origen turco Kubilay Yilmaz, de 21 años, o el potente extremo derecho eslovaco Erik Jirka, de 20 años, son otros dos futbolistas que brillan al contragolpe y que pueden ser apetecibles para clubes de ligas algo más potentes. Nestro El Maestro potencia a este tipo de jugadores veloces que se despliegan a la contra. Sin ir más lejos, en la mencionada entrevista en The Guardian, El Maestro confesaba que su paso por la Bundesliga ha marcado su estilo de juego: “Nos centramos en controlar los partidos sin el balón. Cuando era un adolescente, era un fan de Mourinho, como muchos en todo el mundo. Aunque ahora soy un adulto. En términos de juego, el Spartak se parece más a eso que a Guardiola. (…) Me influyó mi tiempo en Alemania, pues pasé casi una década trabajando en la Bundesliga. Jugamos con un estilo parecido al de muchos equipos alemanes. Somos dinámicos, nos basamos en la agresión. Somos directos, arriba y abajo. Es el fútbol con el que crecí y el fútbol que disfruto”.

Si el Spartak Trnava gana este sábado al DAC (17:00h), se proclamará campeón en Eslovaquia 45 años después. Nestor El Maestro nació exactamente una década más tarde.

Spartak Trnava Focus
El Spartak será campeón si gana este sábado al DAC en Trnava. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*