De ganar un contrato con el Inter en un reality show al infrafútbol eslovaco

El Podbrezova es una de las revelaciones de la liga eslovaca. Foto cedida por Pablo Podio.

Mucho deben torcerse las cosas para que el Zilina no sea el campeón de la liga eslovaca. Tras cinco años sin ganar la liga, el conjunto del norte de Eslovaquia llega al parón invernal con 12 puntos de ventaja respecto a su más cercano perseguidor. Se trata del FO ZP Sport Podbrezova, un club casi centenario pero desconocido que se está erigiendo como una de las revelaciones de la temporada entre los países menos mediáticos del fútbol europeo. El Podbrezova representa a la localidad del mismo nombre, donde viven poco más de 4.000 habitantes, situada en el centro de Eslovaquia, lejos de las ciudades más importantes del país. Bratislava queda a unas dos horas y media en coche, por lo que se localiza en una zona donde destacan la naturaleza y las montañas a las que acuden los eslovacos cada invierno para esquiar. En 2014 el Podbrezova ascendió por primera vez a la primera división de Eslovaquia y ahora, dos temporadas más tarde, sueña con estrenarse en competición europea.

Tanto o más sorprendente que la situación del Podbrezova en la liga eslovaca es encontrar a un futbolista argentino en su plantilla. Sobre todo porque no se trata de un caso habitual como a veces es la proliferación de argentinos, brasileños o españoles en todo tipo de ligas exóticas, pues Pablo Podio lleva 8 temporadas en el Podbrezova. Aterrizó en Eslovaquia en 2008 poco después de cumplir los 19 años, en lo que era su primera experiencia como profesional. Y ahí sigue, por lo que podemos considerar a Podio un one-club-man. Únicamente el canterano Juraj Pancik puede competir con él en cuanto a longevidad en la entidad.

Un fichaje frustrado con el Inter

Fue para reírse, porque no tenía ni idea de lo que era Eslovaquia, ni el idioma, ni la liga”, reconoce ahora Podio, con la perspectiva que le confiere analizar el escenario con el paso de los años. El futbolista argentino terminó de rebote en Eslovaquia, pues él había llegado al fútbol europeo para firmar con el Inter de Milán. En 2007, Pablo Podio se proclamó campeón de un reality show emitido en el Canal 9 argentino, llamado “El Inter te busca”. El programa se promovió con el objetivo de brindar una oportunidad a un futbolista sin equipo en Argentina y, evidentemente, que el Inter ofreciese un contrato de 3 años al ganador -aunque fuese para incorporarse a la disciplina del equipo Primavera- se convirtió en un aliciente enorme tanto para el público como para los jugadores involucrados.

Pablo Podio aterrizó en Europa tras ganar un reality show que supuestamente lo debía . Foto: Focus Images Ltd.
Pablo Podio aterrizó en Europa tras ganar un reality show que supuestamente lo debía colocar en el Inter de Milán . Foto: Focus Images Ltd.

Pero no es oro todo lo que reluce. La situación que Podio se encontró al llegar a Italia no respondía a las expectativas generadas.Primero llegué en febrero, unas dos semanas para ver cómo trabajaban en el Inter. Después volví un mes más tarde y estuve de pretemporada, con jugadores de 18 o 19 años, en los Alpes. Pero no tenía visa, así que tuve que volver a Argentina mientras supuestamente hacían el trámite”, relata el argentino ocho años más tarde. “Debía tener un pasaporte, pero los representantes que tenía en Argentina no se pusieron de acuerdo con el Inter”, lamenta Podio.

La situación se bloqueó y el Inter decidió buscarle una salida supuestamente provisional mientras se arreglaban sus trámites.Tienen un grupo de academias por todo el mundo que se llama Inter Campus y justamente una de ellas estaba en este club. Me mandan por un año para terminar el pasaporte  y después volver a Italia”, detalla Podio para narrar cómo un chico tan joven terminaba en Eslovaquia. En este proceso le ayudó una figura clave, Raffaele Quaranta. El técnico italiano, que trabajaba para Inter Campus, asumió el rol de entrenador del Podbrezova, entonces un club de la segunda división eslovaca, y lo animó a probar fortuna. Allí Pablo Podio firma un contrato por un año, con la intención de regresar al Inter una vez se solucione el papeleo.

Sin billete de vuelta a Italia

Pero pasó un año y se olvidó todo, me quedé acá”. Entre el Inter y sus agentes, Podio se quedó tirado en Eslovaquia. “Un desastre”, dice el argentino natural de La Playosa cuando se le pregunta por los primeros meses en el país. “Primero vine por el solo hecho de probar en qué club jugar durante un año. Pero el principio fue duro, primero porque no conocía el idioma. Me ayudó un poco que el entrenador era italiano, y entonces me acompañaba y explicaba un poco” Incluso la adaptación al clima, muy distinto a su país natal, fue difícil para Podio:En Argentina vivía en un lugar donde la nieve la ves una vez cada 50 años. Llegué acá y eran 5 meses de pura nieve. Yo pensé que no iban a entrenar, con la nieve. Nieva y no se entrena. Pero tanto si es hielo, nieve… entrenan igual. Eso creo que fue lo más duro”.

En pocos meses, Podio pasó de soñar con entrenar con uno de los gigantes del fútbol mundial a hacerlo en un club con una estructura amateur. “El tema de vestimenta, vestuarios, canchas, era todo diferente. Cuando llegué apenas teníamos ropa para entrenar. Las canchas que teníamos de entrenamiento eran pésimas, íbamos a jugar a la montaña, en canchas con mucho barro donde casi no se podía entrenar”, rememora el todavía jugador del Podbrezova.  Asimismo, a nivel futbolístico la adaptación a un fútbol más físico también entrañó ciertas dificultades para Podio: “Llegué de enganche, pero de enganche acá saben poco. Hay pocos equipos a quienes les guste atacar. Primero tratan de valorar la defensa y luego salir con un ataque. Estoy jugando de cinco”.En el doble pivote, el argentino ha encontrado su sitio.

El peor momento del Podbrezova

Cuando Podio aterriza en Eslovaquia, el Podbrezova era un equipo con aspiraciones a subir a Primera división pronto. El proyecto se vendía como ambicioso, pero se vio frenado de golpe. Según explica el argentino, se armó una comunión entre tres clubes de la región para competir mejor. Como resultado de la reestructuración, el Podbrezova terminó ejerciendo de equipo B, jugando en Tercera División. Queriendo progresar, en realidad dio varios pasos atrás. Con ese retroceso, también quedó atascada cualquier posibilidad para abandonar la entidad para Pablo Podio. “Cuando se desmanteló el equipo fue la primera vez que quise irme. Pero tenía un año más de contrato y por soluciones de club no me pude ir. Me quedé ese año, después uno no tiene mucha propaganda jugando en Tercera y en ese momento también terminé todo contrato con los representantes que tenía en Argentina. No tenía donde fijarme para salir a un lugar mejor”, cuenta el centrocampista sudamericano.

Podbrezova. Foto: Ingolf, bajo licencia Creative Commons 2.0.
Podbrezova. Foto: Ingolf, bajo licencia Creative Commons 2.0.

Tras el ascenso a Segunda, Podio se rompe los ligamentos y está parado durante casi un año. Encadena esa lesión con una operación en la rodilla derecha que lo deja de nuevo apartado del fútbol durante más de 12 meses. El momento más duro de una carrera que evidentemente no retomaría el cauce con el que soñaba ese adolescente que se impuso en el reality show argentino. Aun así, Podio se muestra muy agradecido al Podbrezova por cómo lo ayudó durante las lesiones: “En ese momento el club se ocupó de todo, de la operación y las rehabilitaciones. Cuando empecé de nuevo a entrenar quería devolverle algo al club de lo que me cuidó. Me quedé acá”.

Ascenso y consolidación en Primera

La temporada 2013-14 el rumbo del Podbrezova cambia por completo. El equipo blanco arrasa en la segunda división, donde termina sacando 21 puntos de ventaja respecto al segundo clasificado y certifica el ascenso histórico a Primera. Los de Podio acaban el año como un tiro, ganando 12 de los 13 partidos que disputan tras el parón invernal, en los que solo encajan cuatro goles en contra. Sin embargo, el primer curso en Primera no fue fácil. “El primer año, cuando ascendimos, la mayoría éramos jugadores que no habíamos conocido la primera liga. Es un cambio bastante pronunciado. Entonces a veces ganábamos o perdíamos, al final terminamos penúltimos”.

Pablo Podio, en una disputa con un rival en un partido de liga. Fotografía cedida por Pablo Podio.
Pablo Podio, en una disputa con un rival en un partido de liga. Fotografía cedida por Pablo Podio.

En la segunda temporada no sufrió tanto, otra vez gracias a una fantástica segunda vuelta. El Podbrezova llega penúltimo al parón invernal, pero la racha de primavera coloca a la entidad octava, lejos del descenso. Para Podio, fue el germen del arranque de la temporada actual. “El comienzo de esta temporada sorprendió bastante, pero mucha gente no está sorprendida porque ya hace un año que venimos jugando de esta forma”, razona el argentino.

En estos momentos, el Podbrezova ha abierto un agujero de 8 puntos respecto al Spartak Trnava, el primer equipo que se quedaría fuera de los puestos europeos (4º). Aunque el objetivo inicial de la temporada fuese asegurar la permanencia, el buen rendimiento del club blanco obliga a replantear la meta a medio plazo de la entidad, que podría debutar en una competición internacional el próximo verano. “Nadie es ciego, se ve lo que está pasando, los puntos que tenemos y cómo estamos jugando. Conseguido el primer objetivo, estando segundos, lo próximo que queremos es jugar la UEFA”, reconoce Podio cuando se le pregunta sobre las aspiraciones europeas. El argentino también admite que el Podbrezova, club que menos tantos encaja en Eslovaquia, es un equipo basado en la defensa, que siempre está bien organizada e intenta potenciar la velocidad de sus futbolistas de ataque. El neerlandés Bernardina, el internacional sub-21 Safranko, el experimentado -ex del Amkar Perm- Breznanik y el propio Podio son los máximos anotadores del Podbrezova con cuatro dianas.

Quizás esta temporada pueda catapultar de nuevo la carrera del centrocampista argentino, a quien le gustaría probar fortuna en una liga algo más potente en el futuro.Cuando llegué al principio lo primero que quería era jugar un año o dos y luego encontrar un equipo mejor. Luego estas propuestas van cayendo y te acostumbras a un club“, explica. Aunque al mismo tiempo Podio matiza que las previas de Europa League podrían cambiar su horizonte, ahora que su contrato caduca en junio de 2017: “La diferencia ahora también es si llegamos a clasificar para la UEFA y jugar esos repechajes. También es algo importante para un jugador, que se puede mostrar un poco más a nivel internacional”.

Jugar la Europa League es una opción cada vez más realista para el Podbrezova. Fotografía cedida por Pablo Podio.
Jugar la Europa League es una opción cada vez más realista para el Podbrezova. Fotografía cedida por Pablo Podio.

Ahora en el parón invernal Pablo Podio ha vuelto a Argentina, donde pasará las fiestas navideñas con su familia y comprará mate para abastecerse durante los próximos meses. Porque además no solo debe traer mate para su propio consumo, sino que varios de sus compañeros de equipo también están enganchados a uno de los productos más icónicos de la sociedad argentina. “Con azúcar lo toman igual“, bromea Podio haciendo referencia a la amargura característica de la infusión. Como buen argentino, por mucho tiempo que lleve lejos de casa, hay costumbres que no se abandonan.

Foto de portada: Cedida por Pablo Podio.

Related posts

10 comments

Muy buena historia, 23. En España también se emitió un reality de este tipo, apadrinado por Zidane y Francescoli, y acabó más o menos igual, pero sin tanta fortuna. La página de Transfermarkt de Iván Ruiz, el ganador, demuestra lo cruel que puede llegar a ser este tipo de prácticas (http://www.transfermarkt.es/ivan-ruiz/profil/spieler/229279).
En su caso, el contrato era con el Atlético de Madrid y tampoco parece que saliera muy contento, a tenor de lo que he podido leer. Os dejo un enlace que he encontrado, por si os interesa: http://www.periodistadigital.com/periodismo/tv/2010/09/13/futbol-crackstv-ruiz-atletico-cuatro-television.shtml

Eso es. Me acuerdo de ese reality. Aunque en este caso era aplicable a “entrenar” y ver qué ocurría entonces. Y al fin y al cabo era entre futbolistas españoles y no implica cambiar de continente, país, lengua, etc. Es un asunto difícil e imagino que por eso ya no se han repetido este tipo de programas, porque le puedes dar visibilidad a un jugador pero luego el club en cuestión debe decidir si tiene nivel, encaja con sus posiciones, etc.

Exacto, al fin y al cabo, no deja de ser un equipo, con sus roles definidos y con unas preferencias por parte del entrenador (juraría que era el Mono Burgos) que puede que no se adapten a sus futuros clubes. Pero recuerdo que el cásting no se hizo solo en España y que había algún panameño y algún brasileño que fueron seleccionados para la fase final también. Cierto que el cambio no es tan grande comparando con ir a Italia, porque en la mayoría de casos no se cambiaba el idioma, pero sí que hubo desplazamientos transoceánicos.

Deja un comentario

*