Del Real Madrid de Gareth Bale al Real Madrid de Casemiro

Rafa Benitez coach of Real Madrid during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid
Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934
31/10/2015

Rafa Benítez comenzó su andadura en la ciudad que le vio nacer entregándole el proyecto de su vida a Gareth Bale. El sistema que ideó originariamente se basaba básicamente en que, desde la posición de segunda punta, la sobrenatural movilidad y talento en el entendimiento del juego del galés fuera capaz de crear las suficientes ventajas como para que su ataque y su defensa lo tuvieran como punto de partida. Su ataque lo tenía como epicentro porque el resto de atacantes acompasaban y permutaban sus movimientos con el 11, asociándose, compensándole y aprovechando las ventajas que generaba con la descomunal calidad que albergan. Y, lo más importante, su defensa partía de ahí porque lo anteriormente comentado desorganizaba a los rivales y situaba al Real por sistema muy cerca del área rival, lo que le permitía estar bien colocado para ejercer una presión tras pérdida muy efectiva que además daba continuidad a sus posesiones. Es cierto que no llegó a enfrentar a ningún equipo de tronío y que siempre dio la sensación de ser un imperfecto boceto aún en diseño, pero aquella idea parecía competitiva y dejó ratos de fútbol convincente. Ocurre que, casualmente o no, al Madrid le asoló a mediados de septiembre una plaga de bajas verdaderamente dramática, entre ellas la del mencionado corazón de su proyecto: Gareth cayó. Rafa, que si estaba en la capital era precisamente por su capacidad de adaptación y versatilidad en contraposición con la de Ancelotti, tuvo que actuar. Si el modus operandi del italiano hubiera sido, más o menos, darle el rol que anteriormente ejercía Gareth Bale a otro jugador y no variar aspectos troncales de su idea, Benítez casi empezó de cero. Cambió el sistema (de 4-2-3-1 a 4-3-3) y con ello el guión de su película. Del Madrid de Gareth Bale se pasaba… al Madrid de Casemiro.

Artículo relacionado: descifrando a Gareth. Así era el Real Madrid de Gareth Bale

Casemiro of Real Madrid during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934 31/10/2015La pieza de Casemiro en el Real pasó a ser protagonista a partir de mediados de septiembre. Foto: Focus Images Ltd.

El punto de inflexión fue San Mamés. Bilbao es, lo sabemos de sobra, un escenario particular: siendo un equipo aún imperfecto, allí no aspiras a bordar el fútbol, sino básicamente a sobrevivir. La intensidad y el espíritu de los vascos no permiten otra cosa. Sin embargo, Benítez de inicio realizó un planteamiento de grandeza, totalmente coherente con la dirección que había tomado el proyecto blanco en los últimos años: situó de partida a los cuatro centrocampistas más asociativos de su plantilla (Isco, Kroos, Modric y Kovacic) para tratar de llevarse el duelo de la Catedral. Y, pese a que tuvo algunos problemas con el juego directo rojiblanco, ofreció un fútbol convincente que consiguió contrarrestar las eléctricas transiciones vascas con posesiones calmadas. Con el 2-1 de escaso margen, el cansancio físico apretando y San Mamés rugiendo, el técnico madrileño dio entrada a Casemiro. Allí se confirmó como una pieza contextual valiosísima: su intensidad defensiva, su agresividad en el tackling y prodigiosa capacidad de robo le servían al Real como un elemento muy útil a la hora de apagar fuegos y proteger resultados: el brasileño es garantía de dar la talla en esos partidos en los que el rival te está superando y necesitas al menos parar el juego, recuperar pelotas y tratar de cambiar la dinámica de alguna forma. Algo que, por cierto, Ancelotti ya había apreciado: lo metió en Dortmund pese a no contar nada con él jugándose toda una semifinal de Champions. Sin embargo, para Rafa el 14′ era algo más que eso. Tanto que, a partir del próximo encuentro ante el Atlético de Madrid que empezaría como titular, no se perdería un sólo minuto más con la camiseta blanca hasta el día de hoy. Benítez había quedado obnubilado.

Atletico de Madrid-Vicente Calderón-FocusCasemiro fue titular en el Vicente Calderón. Foto: Focus Images Ltd.

En el Vicente Calderón, en el primer gran duelo de Rafa Benítez como entrenador madridista, Casemiro encontró el escenario perfecto para lucir sus vistosísimas cualidades. Ante el que es quizá el conjunto con más raza de Europa y en un duelo algo alborotado al enfrentarse dos proyectos en construcción, el ex del Porto pudo imponer su exuberancia física en los choques, su pulcritud en el juego aéreo y su prodigiosa capacidad de robo. Incluso ante un Atleti que de partida se encerró y le cedió libertad en la base, el brasileño encontraba el tiempo necesario para demostrar un cambio de orientación verdaderamente interesante. La crítica era unánime: el Real había encontrado un jugador de talla de mundial. Incluso el propio Rafa Benítez confesaba en rueda de prensa que a su juicio lo que le faltó al gran Madrid de Ancelotti era un jugador de su perfil. ¿Era para tanto?

FC Schalke 04 v Real MadridUEFA Champions LeagueToni Kroos fue el principal perjudicado por la entrada de Casemiro. Foto: Focus Images Ltd.

Dime con qué mediocentro andas y te diré quién eres. Juanma Lillo sintetiza la capacidad de influencia del pivote sobre el resto del equipo en esa sentencia. En la elogiada primera parte ante el Atlético, Kroos ocupó el interior derecho y digamos que se resistía a ejercer de verdadero interior: muchas veces le disputaba al 14 blanco la base de la jugada y, por el sector diestro, donde se juntó con Isco y Carvajal, encontró el Real su principal foco de peligro para dañar a los colchoneros. Sin embargo, a medida que el Atlético fue avanzando en su presión por las urgencias del resultado, las carencias del parche de Benítez se empezaron a ver: Kroos cada vez lo tenía más difícil para recibir (no era el principal foco de salida, ese era el brasileño) y Casemiro, el verdadero mediocentro blanco, las pasaba canutas para superar la primera línea de presión y establecer al Real en campo contrario. La salida de balón era sucia y el Madrid no conseguía desplegarse. Como además, con Cristiano desconectado del juego e Isco por la banda derecha el Madrid no tenía ninguna capacidad de contragolpe, el conjunto de Rafa Benítez no conseguiría salir de su campo en los minutos finales, una dinámica que se iba a repetir con frecuencia a partir de ese momento. El Real, el equipo de Isco, Benzema, Toni Kroos, Marcelo o Luka Modric, se está viendo obligado a defender en posicional durante periodos largos de juego, por las causas ya comentadas. Evidentemente ahí Casemiro, un muy buen jugador para según qué cosas, luce sus virtudes defensivas (aunque, todo sea dicho, su impulsividad y agresividad no casa 100% con el poso que debe tener un pivote que no juegue en el Leverkusen), pero esa plantilla no está creada para jugar ese tipo de fútbol y, evidentemente, sufre. Se agobia. Y, como iba a ser la regla general a partir de entonces en referencia al conjunto merengue, se acusaría de falta de actitud lo que en realidad era falta de juego: si el Madrid no sale de su bloque bajo no es porque no quiera, es porque futbolísticamente no tiene capacidad de hacerlo. ¿Acaso alguien cree que Modric, Marcelo, Cristiano o Kroos disfrutan corriendo detrás del balón? Ocurre que colectivamente el Real no tiene ni verdadera capacidad de robo, ni un ataque posicional para desplegar ante presiones adelantadas, ni oportunidad de contragolpear. Aunque Varane, Ramos (ambos, además, con un contexto que no les favorece: ya no pueden anticipar y corregir a 50 metros como estaban acostumbrados a hacerlo, sino que tienen que ejercer de “Cahill y Terry“) y Keylor Navas han evitado que el mal juego se tradujera en una quizá merecida mala dinámica, en Sevilla por fin el resultado fue en paralelo con el juego. Y ya no hay nada a lo que agarrarse. O sí: a París. Aunque en ellos nos detendremos después.

Raphael Varane of Real Madrid during the La Liga match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934 31/10/2015Varane ha sacado las castañas del fuego al equipo blanco en más de un partido. Foto: Focus Images Ltd.

El principal perjudicado de la irrupción de Casemiro está siendo Toni Kroos. El alemán, en su primera temporada de blanco y ante la marcha del dinástico Xabi Alonso, se mostró como el autoritario director de orquesta del juego blanco. Su lucidez, presencia, constancia y talento en la salida de balón fue siempre el cimiento desde el que el elogiado Madrid de Ancelotti construyó sus actuaciones más majestuosas. Ya fuera en Anfield, en el Camp Nou o en el Vicente Calderón, todas las exhibiciones de aquel equipo nacieron desde la batuta germana. Sin embargo, a partir del encuentro del Calderón, Kroos ve como la base de la jugada cada vez le pertenece menos a él. No sólo se le ha escorado a un sector (ok, eso ya lo hacía en el Bayern, aunque cada vez menos) sino que en muchos partidos se le obliga a jugar de espaldas, incluso como segunda punta a la hora de presionar. Aquello para el 8 es un contexto muy incómodo: él, nacido para jugar de cara por excelencia (ni es ágil girando, ni es potente para transitar) ve casi siempre de espaldas el juego blanco y, cuando lo hace de cara, es porque ha conseguido forzar un robo y ahí es demasiado lento como para lanzarlo. Pese a que ese rol le permite esos ocasionales disparos a puerta que en su primera temporada prácticamente no vimos, aquello no le compensa. En definitiva, el foco del juego del Madrid de los centrocampistas (el de Isco, Modric, Kovacic, James Rodríguez o Benzema) ha pasado a ser Casemiro en detrimento de Toni Kroos, que se ha convertido en un secundario jugador de rol. Meridianamente se pudo apreciar en el reciente encuentro ante el Sevilla. Mientras que de inicio Unai Emery ordenó a los suyos que se establecieran atrás, lo que alivió los problemas blancos en salida de balón y facilitó su camino al área rival con Isco y Bale como enlaces, en cuanto Ramos marcó, el conjunto andaluz hubo de dar un paso hacia adelante en su presión y de ahí el conjunto merengue no conseguiría salir más. Su salida de balón lo lastraba demasiado, incluso ante el peor Sevilla de los últimos tiempos. El Real se veía obligado a ejercer un fútbol que le agobia muchísimo, que es defender atrás en un bloque bajo. Y desde el banquillo llegaría un mensaje meridiano, toda una declaración de intenciones: Isco y Kroos abandonarían el campo con el resultado en contra, mientras que Casemiro permanecería en el campo. Para ese fútbol que el Real estaba practicando Casemiro era necesario (quién si no él va a forzar robos y ganar disputas), pero… ¿es este el Real que quiere Benítez? ¿Quiere que su Madrid sea un equipo en el que Casemiro es imprescindible? Sólo él tiene la respuesta a esta pregunta. La puntual vuelta de los lesionados nos lo aclarará.

Angel Di Maria of Paris Saint-Germain during the UEFA Champions League match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Marcos Calvo Mesa/Focus Images Ltd +34 654142934 03/11/2015París como camino. Foto: Focus Images Ltd.

Si Benítez continua con la idea de que Casemiro sea un jugador troncal en su proyecto, quizá retrocediendo al encuentro de París encuentre el camino a seguir. En el Parque de los Príncipes, en el periodo más caliente de la temporada hasta ahora, el Real consiguió salvar la papeleta bordando el fútbol en una primorosa parte. Un fútbol en el que coexistieron grandes versiones de Toni Kroos y Casemiro. ¿Cómo fue posible? El Madrid presionaba arriba de forma enérgica y disciplinada (los sumisos Jese y Lucas y el talentoso Isco así lo lograban) y conseguía recuperar el balón casi siempre en campo contrario. Casemiro quedaba atrás como pivote, lejos de la zona recuperaciones y era Kroos, posicionado arriba, quien era el encargado de dirigirlas, pues se lograban con él cerca de cara, con Isco ofreciéndole apoyos constantes y Lucas y Jesé abiertos a las bandas haciendo ancho el campo. El rol de Casemiro consistía en, una vez el PSG había conseguido superar la poblada primera línea de presión madridista, gestionar el ancho terreno que quedaba a su espalda con su exuberancia y agresividad en la fricción. Allí aquello sí tenía sentido. Además, con Lucas y Jesé como balas en las bandas, el Real sí tenía capacidad de contratacar, por lo que las veces que el PSG lograba encerrar al Madrid, aquello no era un punto de no retorno. Aunque esa actuación se dio con las características de unos protagonistas de cualidades muy concretas, a Rafa siempre le quedará París.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

12 comments

Magnífico análisis Guillermo. No crees que la figura de Modric, al que apenas nombras en el artículo, se antoja fundamental para resolver esas carencias en el juego actual del Madrid?

Estoy de acuerdo con Guillermo. ¿No crees Guillermo que Modric ha perdido peso en el centro del campo y por ello el Madrid no juega a lo que quiere Benítez?

La pérdida de peso de Modric en el centro del campo me parece una consecuencia de lo que pasa detrás de él. La salida de balón y los espacios detrás de él están muy mal organizados y él es una víctima de ello. Individualmente le veo bien.

Me gusta esta pagina por que es imparcial y se habla de futbol, pero con este Madrid no puedo serlo no me gusta nada, sobre todo así se compara con el del año pasado de anceloti , el nivel del equipo a bajado mucho y por eso espero que no dure mucho benitez es el tipo de entrenador que no presenta propuestas atractivas.

Me ha gustado mucho el análisis sobre todo por el rol de Kroos. Una cosa que no logro entender aun es por qué Benitez ha intentado poner a Kroos arriba en la media punta para presionar. Como bien dices, creo que está claro que él no tiene ni la potencia ni la velocidad para ir arriba a hacer eso, y me parece que el equipo pierde justamente lo que comentas, su salida con el balón de cara, además tampoco tiene conducción, por lo que tampoco hay contragolpe. Ahora, si tanto en el partido en París como en la primera parte ante el Atlético, Kroos jugó de interior y el equipo lo hizo bien, (que tiene quizás que ver con una presión más agresiva de los de arriba) qué se busca al poner a Toni más arriba?? Es que en síntesis me parece la peor decisión de Benítez en estos meses. Lo que sí parece definitivo es que Rafa no le ve como mediocentro posicional, porque incluso en los un par de los primeros partidos del año, llegaron a jugar en línea de 3 Kroos por la derecha, Modric en el centro e Isco a la izquierda. No está fácil el tema, porque parece que si la BBC cuando vuelva va a ser innegociable, pues también lo va a ser Casemiro… Kroos, James, Isco, Modric, Kovacic para dos puestos es una decisión complicada.

El articulo en si es magnifico. Me alegra no ser el unico que se dio cuenta del magnifico papel de Lucas y Jese en Paris. Creo que no es ninguna tonteria el plantearse si Cristiano deberia seguir jugando de titular. En este momento no aporta desborde ni en estatico ni ya tampoco en contraataques, ya que ha perdido velocidad. Tampoco quiere bajar a defender y tampoco se mata a presionar precisamente. Y luego si dices bueno, pues le pongo de 9, tampoco esta resultando especialmente efectivo. Dicho esto, o a Cristiano se le dosifica y se le cambia el chip, o para mi, con el rendimiento actual debe estar fuera del 11. Como bien dice Guillermo Casemiro es un jugador muy util, pero si estan todos bien los que deben jugar son los buenos, Kroos y Modric, y ellos deben ser quienes gestionen el equipo. Un equipo con esta tremenda capacidad tampoco va a necesitar obligatoriamente un jugador especifico posicional para robar balones como Casemiro. Contra el Barcelona va a estar dificil ganar porque tienen una pegada increible. Pero aun asi creo que el mejor camino que puede tomar el Madrid es adueñarse del balon. Con Benzema y James recuperados la fluidez en ataque va a ser otra. A veces no nos damos cuenta de lo importantes que pueden ser ciertas bajas. Y para mi en ataque el jugador que mejor se asocia es Benzema y James me parece un jugador de escandalo con una lectura del juego combinada con una pegada que no tiene nadie. No obstante conociendo el perfil de Benitez seguramente saldra mas a contrarestar al Barsa que a proponer un juego brillante.

Llevo varios partidos fijándome mucho en Kroos, y sigo sin entender porque Benitez le ha sacado de la posición de mediocentro, al alemán se le nota muy incomodo, fuera de sitio y sin poder aportar al equipo de forma útil. Solo se me ocurre una opción por la que haya hecho esto con vistas a un futuro, actualmente esa posición de medio que sale a presionar la ejerce Kroos, pero creo que es debido a las bajas, me parece que es una posición en la que seria mas útil James, ya que tiene mejores movimientos por delante de la linea de balón, sabe esforzarse y le acercaría al área donde es tremendamente decisivo, creo que Kroos juega ahí por las bajas, cuando vuelvan todos espero que Benitez entre en razón y devuelva la organización del equipo a su legitimo dueño.

Buenas tardes. Felicidades por el gran análisis, así da gusto leer prensa deportiva.
¿No creéis que el estilo de juego de Benítez sería el ideal para Di María?

Gran análisis, da gusto leer algo así. En cuanto a lo comentado, todos sabemos que cuando estén todos bien (casi con total seguridad), volverá el 4-2-3-1 con Kroos y Modric en el centro y arriba James, Bale, Cristiano y Benzema. Lo que sí creo que puede hacer es modificar la posición y/o rol de los 4 de arriba, sería interesante ver que decide. Respecto a Kroos, ya no es mediapunta claramente pero tampoco pivote, es más yo le tenía como un muy buen interior hasta los últimos partidos. Pero parece que la temporada pasada le ha influido mucho. Tampoco ayuda al 4-3-3 el hecho de que Casemiro es un mediocentro defensivo, pero para nada un pivote posicional. Con lo cuál en un doble pivote con Casemiro y Kroos repartiendose las funciones, creo que sería la posición ideal de ambos. De todas formas este equipo está en manos de Modric y James.

Sigo y seguiré insistiendo en lo mismo.Ancelotti el problema que tenia era que le faltaba un mediocentro (si hubiese tenido a Casemiro el año pasado otro gallo cantaria).Pero aún así seguiré diciéndote que Bale es un jugador sobrevalorado.Hay una estadística que vi hace poco donde el madrid ganaba sin el,el 90% de los partidos.Con el la estadística se reduce bastante.Poner de 10 a un jugador que si no es en velocidad,no tiene desborde.Es una de las mayores bestialidades que e visto.El madrid el jugador que más hecho en falta contra el Sevilla fue Marcelo. El único que entra y rompe líneas a base de desborde.Mientras los de arriba siguen estáticos. …Nose cuantos partidos tendrá que jugar Bale para que de una vez por todas la gente se de cuenta.Es mi opinión y por mucho que la gente la critique,a pasado y seguirá pasando.Porcierto el año de la décima había un tal Di Maria en el Madrid.Un tio com desborde y que encaraba.Cómo lo hecha de menos el Madrid….

Deja un comentario

*