El Barça resiste y sentencia

Messi Suárez Alba Barcelona Focus

Los primeros instantes del encuentro fueron casi lo que las inercias y el ambiente mediático de estas semanas obligaban. El Madrid salió al césped del Camp Nou con la humildad que su reciente pasado le había instaurado y replegó de inicio en un 4-4-2 medio, mientras que el Barça, en su sempiterno 4-3-3, llevaba la iniciativa que está acostumbrado a llevar en estos partidos desde hace tiempo. Pero como este Barcelona tiene a los centrocampistas como ascensores más que como cimientos (quizá Iniesta y Rakitic fueron los peores azulgranas anoche, quién le iba a decir al club catalán que podría ganar clásicos así) y Messi, el actual foco de juego culé, estaba bien controlado por Isco, Kroos y Marcelo, no conseguían desordenar a los blancos. Sólo Suárez, quien desde la primera acción sembraba el pánico y la precipitación en cada contacto como quien suelta un búfalo en un autobús, inyectaba peligro de gol en las circulaciones culés. Así, el Real fue poco a poco templándose en el encuentro y empezó a desplegar su juego. Ancelotti, ante el reto de enfrentar a este Barça de Leo, no eligió adecuaciones contextuales ni planes alternativos, sino que se la jugó por recuperar el sistema que pareció invencible durante una buena parte de la temporada, pese a que últimamente pareciera herido de muerte. Frente a Messi, sistema, sistema, sistema. Carlo, consciente quizá de que confundir a los suyos con alternativas era una mala inversión para el futuro, confió en que la majestuosidad de las grandes noches reparara el déficit de confianza y lograra que el talento blanco se reencontrara armoniosamente. Acertó.

Real Madrid v Cordoba CFLa Liga

Ancelotti no quiso hacer grandes cambios para el partido. Foto: Focus Images Ltd

En su habitual 4-3-3 con balón, el conjunto merengue escalonó a Isco y a Modric, abrió a los laterales y puso a un imperial Toni Kroos al mando de todo. Los primeros instantes de ataque posicional madridista fueron, sin embargo, imprecisos. Lógico: el Madrid viene de lo que viene, el escenario intimida y ver al mejor jugador de la historia en su actual estado de forma andando detrás de ti intranquiliza cada pase. Sin embargo, dos cosas cambiaron esa dinámica e inyectaron la autoestima que necesitaba el Madrid como gasolina para alcanzar la velocidad de crucero. La primera fue Karim Benzema, quien firmó una primera parte verdaderamente legendaria. Mientras que sus compañeros sentían sobre su pecho el latir de la trascendencia, Karim levitaba. Si cada intervención de Luis Suárez provocaba chillidos de terror, las de Benzema eran gritos de calma hacia los suyos, como cuando siendo niño te perdías en un centro comercial y de pronto oías la voz de tus padres. En medio del frenetismo de cada ataque blanco, era como si el francés pudiera parar la partida, llamar a un comité de sabios para analizar la jugada y entonces elegir la mejor opción, que sus inabarcables recursos técnicos le permitían siempre ejecutar. Su inspiración como foco de juego (una vez más, presente en las grandes noches) le daba al juego posicional blanco la magia añeja, que en torno al número 9 se empezó a reencontrar. El otro factor fue la banda izquierda blanca. Isco y Benzema, ante la lógica pasividad defensiva de Messi, explotaron la superioridad numérica merengue para encontrar a Marcelo sólo una y otra vez, cuyo imprevisible regate generaba desequilibrios prácticamente per se. Así cimentó el Real su superioridad inicial, que fue lo que dio posibilidad a que todo lo demás fluyera. Como el Madrid sometía a su rival y su sistema funcionaba defensivamente, su transición ataque-defensa era redonda (sus defensores, Isco, Kroos y Modric se anticipaban con soltura), la MSN estaba desconectada del juego y el Barça tenía problemas para salir y desplegarse. Sin embargo, Luis Suárez, cuyo hambre y pasión por este deporte no entiende de estados de ánimos provocados por el juego, aprovechó un resquicio que le dio el Madrid para provocar una falta de la nada. La incomparable pierna zurda de Messi, el trabajo en el balón parado de Luis Enrique y la testa de Mathieu hicieron el resto para convertirlo en una ventaja en el marcador. 1-0. El golpe era duro.

Luis Suárez Barcelona Focus

 Luis Suárez provocó la falta del 1-0. Foto: Focus Images Ltd

El Real, con su sistema ya dispuesto sobre el campo, no titubeó tras el primer golpe y continuó ejecutándolo con concentración. Emergieron entonces las figuras de Toni Kroos y Luka Modric, que con la ayuda de Ramos dirigieron la circulación blanca con velocidad, precisión y constancia, moviendo el balón de un lado a otro, encontrando a Marcelo, Isco, Carvajal y Benzema y presionando con intensidad cuando el balón se perdía. Fueron minutos brillantes de sometimiento blanco y un golpe de autoridad imponente, pese a que la lucidez de un imperial Gerard Piqué, que se empezó a erigir como uno de los hombres de la noche, y la activación de Mathieu impidieron que se transformara en ocasiones manifiestas. Luis Suárez, como superviviente, ejerciendo de sistema ofensivo en sí mismo, convertía en oro cualquier balón que le llegaba y daba aire a los suyos, por lo que el dominio blanco tenía sus interrupciones. De hecho, pudo sentenciar el partido el FC Barcelona con una ocasión clamorosa de Neymar tras pase de la bestia uruguaya. Fue justo entonces, cuando la tranquilidad blanca amenazaba con convertirse en precipitación, cuando el Madrid trenzó una jugada milimétrica para que Cristiano, tras regalo en forma de obra de arte de Benzema, igualara la contienda. Con el gol, vinieron los minutos de exhibición blanca, que sostenidos por la autoridad visual de su juego y la tranquilidad del resultado pudieron desplegarse en toda su extensión. Fue el periodo en el que verdaderamente desbordaron al Barça, liderados por un Benzema absolutamente cruel en cada una de sus intervenciones. El Madrid encontró por fin el dinamismo ofensivo de sus grandes días y dinamitó la estructura defensiva culé. Bravo, en una actuación de portero grande, un Piqué imperial y la falta de pegada blanca mantuvieron el encuentro con vida al descanso. 1-1.

Real Madrid v Athletic BilbaoLa Liga

Cristiano empató el partido. Foto: Focus Images Ltd

Tras el descanso, el encuentro siguió una dinámica parecida, aunque con un ligero cambio. El Barça trató de obstaculizar la salida blanca a través de una presión más arriba. El Madrid, mediante un Ramos que con balón ofrece una salida limpia casi siempre, la conseguía superar y se encontraba con espacio por delante en sus ataques y a un rival demasiado largo. El control del partido era blanco, pero los culés tenían a sus delanteros descolgados y su salida a la contra era amenazante, pese a que los centrales madridistas consiguieran resolver los envíos culés. Hasta que Dani Alves se aprovechó de un fallo de coordinación entre Ramos y Pepe para encontrar a Suárez y que el uruguayo, tras un control absolutamente prodigioso, superara a Iker Casillas. Sobre el gol, dos detalles: la rotunda justicia poética de que fuera Luis Suárez quien marcara el gol de la victoria, absolutamente colosal durante toda la noche. El otro, la reacción de Iker Casillas al disparo: venciéndose al lado contrario prematuramente de forma inexplicable.

Llegados a este punto, hay que detenerse en una reflexión. El Barça, al que siempre se le han achacado los problemas defensivos, había resistido un vendaval ofensivo del campeón de Europa con entereza. Luis Enrique, consciente de que sus mimbres actuales (especialmente en el centro del campo) no le permiten construir un sistema de juego redondo, ni un fútbol ofensivo que conceda demasiadas exposiciones, ha optado por diseñar un plan basado en optimizar la determinación de sus atacantes y cierta estabilidad defensiva, sin una estructura general de juego que lo articule. Y una vez más volvía a salir con vida de uno de los escenarios más complicados que se puede encontrar, como ante el Atlético de Madrid (3 veces), Villarreal (3 veces) o Manchester City (2 veces). Quizá no sea un fútbol colectivo que enamore (sí lo hace la plasticidad de sus delanteros), pero nadie puede discutir su efectividad. A día de hoy, son los principales favoritos para las tres competiciones que empezaron en verano. El resultado le daba la razón al entrenador asturiano.

Barcelona Barça Piqué Focus

Piqué estuvo colosal. Foto: Focus Images Ltd

El 2-1 afectó al Real lógicamente en lo anímico, que cambió la pulcritud en sus movimientos por una ansiedad que le volvió muy vulnerable. El Real necesita a su sistema para defender, porque individualmente simplemente no tiene capacidad de robo, por lo que sin él se desesperó por recuperar el balón y se partió definitivamente, algo que el Barça, que si algo tiene es capacidad de contraatacar, aprovechó y no convirtió en una goleada de puro milagro. Protegidos frente un Madrid desestructurado, los 30 minutos finales fueron escandalosamente culés. Neymar, Suárez y Messi, ante un Real partido, hicieron estragos transitando. El conjunto blanco se quedó sin juego y los cambios le desarroparon aún más, impidiendo cualquier esperanza de remontada. Llamó la atención durante este periodo la actuación de Kroos: sabíamos que protegido por su sistema no era una debilidad y con balón habíamos visto una exhibición durante la primera hora, pero lo que no sabíamos era su capacidad para sufrir y morder como un mediocentro italiano cuando el juego te desconecta. Todo lo contrario que un Dani Carvajal al que Neymar le sacó las costuras durante la superioridad culé. Notó el Madrid dos cosas: en primer lugar su falta de alternativas en el banquillo (comparen el impacto de los suplentes de ayer con los de Lisboa, por ejemplo). La vuelta de James obligará a su entrenador a tomar una decisión difícil, pero permitirá al mismo tiempo opciones tácticas obvias necesarias desde el banquillo. La segunda: la poca capacidad de reacción de Ancelotti, que hizo los mismos cambios que haría siempre sin adecuarse a una situación excepcional, lo que agravó la inferioridad táctica de su equipo.

Sobre el Barça, lo dicho. Imperfectos, pero favoritos a todo. Sobre el Madrid, no puede consolarse en que fue mejor que su rival durante un buen tramo del encuentro y en que lo que decidió el resultado fue la dispar determinación en las áreas. Ese factor no fue algo, digamos, trivial, arbitrario, azaroso. Es algo que responde a la más absoluta de las lógicas. Lo normal es que pierda muchos de los partidos que transcurran como el de ayer. Desde el momento en el que Carlo Ancelotti elige al actual Iker Casillas como portero titular de su equipo, acepta tácitamente que para ganar no sólo va a tener que jugar mejor que su rival, sino además tener un ratio de ocasiones propias/ocasiones del rival escandalosamente superior. Si ayer Claudio Bravo sostuvo épicamente a su equipo en los periodos en los que el partido estaba cuesta arriba y se sentían desbordados, el Real tuvo que convivir con el lastre emocional que supone recibir dos goles en los dos primeros tiros a puerta claros de su rival. Y así va a continuar siendo. No puede sorprender a nadie a estas alturas.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

34 comments

Muy de acuerdo con el artículo. Aunque creo que ayer el Madrid si generó suficientes ocasiones de gol como para compensar el lastre de la portería.

Guillermo, gran articulo. Cual crees que es la principal razon de la pobre lectura de lo cambios de Carletto? Yo veia claro el cambio Lucas por Isco y liberar a Kroos y Modric.

Lo que yo no hubiera hecho bajo ningún concepto es despoblar el centro del campo cuando el Barça te estaba fundiendo a contras. Más bien todo lo contrario.

Carletto apuesta por Jesé y el 4-2-4 porque el año pasado se destapó como una alternativa muy útil, pero entre que el canario está como está, que el sistema de juego es radicalmente distinto y que el Barça es un rival contra el que nunca te puedes exponer demasiado, funcionó fatal.

En mi opinión sí influye y como es algo sistemático y no puntual, debe ser tenido en cuenta en el análisis.

Yo también creo que influye bastante en el resultado si miramos una portería y otra, Bravo tiene un par de intervenciones muy buenas, Iker en el gol de Mathieu poco tiene que hacer, pero en el segundo gol se vence inexplicablemente hacia un lado, no lo considero fallo garrafal, pero puede hacer más. Está claro que todos los porteros fallan en ocasiones, el problemas es cuando tu portero destaca más por errores que por aciertos.

Todos vimos el mismo partido y cada uno tenemos una opinión y visión del mismo. Para mí Luis Enrique se equivocó y no por la alineación, pero sí por el papel que le dio a Rakitic de absoluto escudero de Messi y usándolo de interior en muchos puntos casi extremo, parece que ya nadie se acuerda los partidos a principio de temporada cuando Rakitic antes de ser el hombre todoterreno, naufragaba en esa posición, sin pena ni gloria. La consecuencia, más allá de controlar a Marcelo, el centro del campo después del primer gol del Real Madrid fue totalmente suyo con un Mascherano que tenía que estar en todas partes y claro, no podía multiplicarse. No fue tanto ni el cambio de Modric ni la salida de Rakitic, que también, como el que Messi por fin hiciera de Messi, es decir, bajara a empezar (y acabar con eslalons y últimos pases) jugadas, a dar apoyo y salida a sus escuderos, cuando el Barça volvió a adquirir el ritmo y el mando del partido. Me hace gracia y no comparto para nada ese punto de vista del Real Madrid mandando y el Barça contragolpeando. No os equivoqueis, los goles vinieron así, pero pudieron ser varios y de otra forma.

En otra ocasión discrepé con tu análisis Guillermo, pero este roza la perfección. Estoy de acuerdo en absolutamente todo. Para mí las claves del partido fueron las siguientes:

1. Posicionamiento táctico casi perfecto del Madrid. Isco-Kroos e Isco-Marcelo anularon a Messi que siempre que recibía, ya fuera en posición de extremo o interior, tenía delante al malagueño y detrás de él la ayuda de un compañero (imagen: http://t.co/QOg6Go2DSA ). El Madrid anuló a Messi y con ello bajó al Barça a la tierra, pues pareció un equipo mucho más vulnerable, asentado solo en Piqué y Suarez. Además, por el otro lado, Modric secó a Iniesta y me gustó mucho el movimiento de vaivén típico de balonmano entre Kroos y Modric para salir a tapar a Mascherano cuando recibía de espaldas o a los interiores (Modric-Iniesta, Kroos-Rakitic/Messi) (captura: http://t.co/QOg6Go2DSA )

2. El Madrid, ayudado por el Barça, sacó el balón jugado desde atrás con una gran solvencia. Ramos siempre tenía a Kroos cerca y este a Modric e Isco, muy bien escalonados y posicionados. Modric se hinchó a iniciar jugadas derecha-izquierda que acababan en Marcelo con pases rápidos y tensos. El brasileño dio una exhibición, fue todo menos lateral: carrilero, interior, extremo, mediapunta derecho…. ( http://t.co/QOg6Go2DSA ). Sus movimientos con balón hicieron muchísimo daño al Barça, al igual que los de Benzema sin él. También me gustó mucho Ronaldo, que fue más extremo que de costumbre e hizo mucho daño.

3. Bale. Has nombrado lo mejor y peor de cada equipo, para mí acertadamente, pero por qué has obviado a Bale? Su primera parte me pareció buena, a secas, (buena porque lo hizo bien sin balón). La segunda me pareció bochornosa, es difícil aportar menos a tu equipo cuando este tiene el balón, está lanzado y no para de llegar y atacar. Apenas participó, pero cuando lo hizo perdió muchísimo balones, eligió mal las jugadas, no centró, no tiró a puerta y lo peor, creo que solo dio 1-2 pases verticales de más de un metro en campo rival.

Me lo habéis comentado muchos por Twitter y la verdad es que tenéis razón. No se menciona el nombre de Bale (como tampoco se menciona a otros) porque su actuación es intrascendente y su influencia en el partido reducida, pero quizá sí debí hacer hincapié en que un jugador de su talla pase de puntillas por un partido favorable para sus condiciones como el de ayer. Es grave.

Tus articulos sobre el Real Madrid son especialmente buenos. Analizar con esa frialdad y sin ningun condicionante o prejuicio previo es toda una novedad en estos tiempos y es digno de elogio. Por otra parte, crees como yo que uno de los mayores problemas en el futuro del Madrid esta en la porteria? Quiero decir, ante un portero titular que, sorprendentemente, pasa de ser suplente a titular con una edad que no implica grandes cambios o mejoras en tu rendimiento y que su nivel es tan bajo desde hace unas temporadas y ademas teniendo un portero suplente que personalmente tampoco me acaba de convencer como portero titular del Madrid, y teniendo en cuenta que los grandes porteros jovenes de Europa es muy complicado que salgan (De Gea, Courtois…) Como crees que se presenta el futuro en esta posicion para el Madrid, o cual crees que seria lo mas acertado? Muchas gracias y enhorabuena.

Muchas gracias. Absolutamente, para mí la mayor debilidad competitiva del Madrid en su once inicial es con diferencia la portería. Creo que lo más acertado sería fichar un gran portero joven este verano que zanje el debate. De Gea parece la opción más clara en este momento (acaba contrato en 2016 y no ha renovado). En caso de que sea imposible, traería un portero consolidado TOP tipo Cech para hacer tiempo hasta que surja en el mercado un perfil de largo plazo. Ojo con Bernd Leno también, que para mí es un portero de equipo grande.

Mi percepción es que el triunfo del Barcelona es inmerecido. El Real Madrid dominó el partido durante una buena parte del mismo y tuvo bastantes ocasiones como para marcar más goles. El empate hubiese sido lo más justo. En cuanto a individualidades, prodigioso lo de Luka Modric -se nota una barbaridad la vuelta del croata- y Karim Benzema, que en ningún momento titubeó. Encuentro vibrante con un cruel desenlace para los blancos.

Una pregunta, Guillermo. ¿No crees que el banquillo del Madrid esta temporada tiene un nivel muy bajo? Keylor Navas, Nacho Fernández, Álvaro Arbeloa, Asier Illarramendi, Jesé Rodríguez, Javier Hernández, etc. La escasa profundidad de plantilla está pesando en el equipo.

Totalmente. De hecho, lo he comentado durante toda la temporada. Un perfil de jugador joven revulsivo tipo Cheryshev, Asensio, etc. le ayudaría muchísimo al Madrid. Durante todo este tramo de temporada, la única opción para cambiar de contexto durante el partido es Jesé y después de su lesión es lógico que no aporte sin ritmo de juego. Sobre este aspecto, la vuelta de James obligará a que en el banquillo haya una alternativa mucho más clara, sea Isco, el propio James o quien acabe sentando Carlo.

Genial analisis, tanto el de Guillermo, como el de Rafa. Poco más que añadir, aunque matizaré algunas:
-Casillas: es un factor psicologico en CONTRA saber que tu portero no está fino, que no puedes conceder tiro por que, a poco que vaya colocado/fuerte, o le dobla las manos, o no se lanza bien…Condiciona mentalmente al equipo.
-Estado fisico: duraron los blancos lo que suelen aguantar, 60 min. Se nota el “quemado” de no tener banquillo o profundidad de plantilla, más las “imposiciones”
-Planteamiento FCB: lo comente a los 5 minutos de empezar el partido: “a poco que el madrid encime, van a buscar balones largos para suarez/neymar a la espalda de los laterales”. Recurso que “permitio” la falta previa del 1-0 y el gol 2-1, ambas acciones del charrua.
-Cambios: a mi modo de ver, ambos entrenadores fallaron. LE por que no consiguio lo que quería (dicho por él en la RP).Ni Xavi ni Busquets consiguieron dar tranquilidad. Carlo porque sinceramente, tiene algo mejor? Que actualmente solo James esta lesionado… Jesé (apenas) nada. Varane nada, y Lucas Silva testimonial. solo un cambio de “ataque” y fue para sustituir a otro jugador ofensivo (Isco)
-Últimos minutos: los jugadores reventados, fallando pases de 5 metros en el centro del campo…. En europa, se tienen que poner mucho las pilas, porque ambos contricantes,(especialmente el Atleti) son equipos muy fisicos, que te pueden aguantar hasta el 90′ en optimas condiciones.

Gracias Pablo. De tus matices:

– Creo que el bajón del Madrid fue más mental que físico. Si el Barça hubiera marcado el gol en el minuto 80 el Madrid creo que hubiera aguantado hasta ese minuto bien, pero el gol le da “una hostia” tremenda, los hunde moralmente, los precipita y se rompe.
– Suplentes. Estoy de acuerdo. El Madrid no tiene banquillo, culpa del nivel de ellos (Chicharito, Lucas, Illarra, Arbeloa….) pero también Ancelotti (creo Jesé podría haber jugado fácilmente 400-500 minutos más, y con ellos creo que hubiera sido mucho más útil cuando el Madrid lo necesitó como revulsivo). Quizás Denis Cherishev o Morata (o al menos a este nivel) hubieran sido muy útiles este año, o igual no porque Carlo no los hubiera puesto igualmente.

Gracias! es que el factor mental del mazazo supuso un bajón importante! Pero pienso que el físico también se notó.
Lo más duro que pienso es que lo “mejor” que le puede pasar al Madrid es que bale y Casillas que se lesionen. Para que carlo haga los cambios que debería hacer
Respecto a lo de jese, no se yo si jugando 3-4 partidos completos estaría mejor, aunque si era necesario como hombre refresco, para segundas partes o partidos sencillos, completos. El problema ha venido de la mala racha que forzaba a los titulares a jugarlo todo para intentar cambiarlo, cuando la solución podía ser distinta.
Y pienso que es un error que un equipo solo tenga 2 variantes de juego. Es muy previsible, y salvo que todo esté al 100%, tarde o temprano te la vas a pegar. Ancelotti debería ser más flexible.

Si el partido no terminó en goleada fue gracias a Iker Casillas, quien salva ante Alba y Messi dos goles. En los dos primeros goles no tiene nada que hacer.

En el segundo gol se regala. Las que mencionas que atajo, creo que cualquier portero las ataja. Si hubiera estado Keylor igual no entran esas dos jugadas de Alba y Messi.

No estoy de acuerdo. Creo que en el segundo gol puede hacer mucho – mucho- más de lo que hace. Su reacción me parece casi anticompetitiva. Las dos paradas que nombras creo que son exigibles para cualquier portero de élite. Aunque por supuesto respeto tu opinión.

Yo creo que es un análisis bastante bueno, que comenta muy bien lo sucedido durante el encuentro por lo menos bajo mis impresiones. Creo que un condicionante también a tener en cuenta es el rasero que tuvo Mateu con las tarjetas. A mi parecer cargó mucho de tarjetas el partido, por poner un ejemplo la que saca a Pepe o Ramos que son faltas por contacto al encimar, me parecieron injustas.
Con 2-1 ya para el Barcelona y el Madrid exponiendose precipitadamente al ataque, se notó que 3 de los 4 defensas tenían tarjeta, se ve claramente en un par de eslalons de Neymar que por no meter bien el pie temiendo que una posible falta deje al equipo con 10, se mete en la cocina casi sin que le lleguen a entrar.
En fin se vio un buen espectáculo de dos grandes equipos y el que estuvo más acertado de cara a puerta se lo llevó.

Final de la primera parte posesion 50,5% para el barça 49,5% del madrid.Posesion al final del partido 51% para el barça 49% del madrid.Disparos a puerta 5 para el barça y 4 para el Madrid,disparos fuera 9 para el barça y 5 para el madrid.
Y al final se acaba leyendo siempre lo mismo,baño del madrid en posesion y en el centro del campo,y partido donde el madrid tuvo mala suerte,de cara al gol….Empiezo a pensar que los partidos en este pais se ven diferentes segun la marca de tele

La inmensa mayoría de las ocasiones del Barcelona, fueron en los últimos 30 minutos cuando el rival ya estaba expuesto a buscar precipitadamente la victoria. No fue un baño, fue un gran partido de ambos equipos, pero en los primeors 60 minutos en juego se vio superior el Real Madrid, y en los últimos 30 min el FC Barcelona, además Bravo fue decisivo para el resultado final, mientras que Iker pudo hacer más en el segundo gol.

Ay amigo,no es un comentario tipo Marca,es leer comentarios en los que no estoy de acuerdo.No puede ser que se pongan barbaridades con tan poca neutralidad.Y porcierto solo pongo estadísticas, si te molestan,no se puede hacer nada,son reales.Un saludo

Yo pienso que el Madrid fue mejor que el Barsa durante la mayor parte del partido, igual que en la ida. Lo que indica un claro cambio de tendencia, ya que asta hace muy poco casi siempre el Barsa dominaba los clasicos.
Hay dos cosas que marcan la diferencia, la primera el mal momento animico con el que se llega al partido que no permitio desarrollar el juego con confianza desde el principio y nos dejo con el 1-0 demasiado pronto, y sobre todo el bajon animico tras el 2-1.
Por supuesto en esta derrota hay un protagonista indiscutible: Casillas. Y no solo por el segundo gol, sino porque no es capaz de sacar el balon jugado practicamente nunca. Sin ser su peor partido de la temporada estuvo en su linea lamentable de las ultimas temporadas.
Dicho esto estoy de acuerdo en que el Barsa sea favorito a todo. Creo que el Madrid jugando asi incluso 4 puntos por debajo tiene todas las posibilidades de remontar. Y en la champions no creo que el Barsa sea ahora mismo el favorito ni mucho menos.
Sobre el banquillo el problema es que se fueron Higuain/Morata y que Jese esta bajo dd forma, sin lesiones siempre habriamos tenido a Isco de revulsivo de lujo.
Estoy deseando volver a ver a Jamrs en accion, este chico puede marcar una epoca, lo tiene todo: calidad, pase, regate, vision y sobre todo, gol. Me parece un futbolista maravilloso. Tras este partido y con Modric inspirado tengo plena confianza en que el Madrid dara la cara hasta el final.

Errores de mi comentario debido al fatidico teclado de los moviles, linea 3 hasta sin h. Linea 12 quise decir que No estoy de acuerdo en que el Barsa sea fsvorito a todo.
Dicho esto, enhorabuena una vez mas por el articulo Guillerno, me encantan tus analisis tsn profundos, serios y coherentes de los partidos del Madrid, esa facilidad para entender los partidos y ese nivel de detalle con el que explicas cada acontecimiento del partido.

Otra cosa que he olvidado comentar. Me parece ridiculo la forma en la que la gente se ha olvidado de Odegaard. Este chico podria ser un cambio de lujo para el Madrid, pero parece que por tener 16 años tiene que pasar por el Castilla y la gente se olvida de que este chaval ya ha decidido partidos en primera division sueca y partidos internacionales. Estando como estan Jese y Chicharito creo que seria mas que razonable dar oportunidades al crak noruego.

Odegaard ha resuelto algunos(pocos realmente) partidos en la Primera Divison Noruega en todo caso, más concretamente Tippeligaen, por temas de patrocinio.

Poco mas que comentar Guillermo, gran análisis. Veo que lo dejas caer pero no terminar de decirlo ni de decantarte, ¿Ves a Bale candidato a banquillo cuando este James en óptimas condiciones?

Es decir, de la terna Karim, Gareth, Isco y James, ¿Cuál sobrará para los días grandes si sigue la tendencia actual en el galés?

Deja un comentario

*