Ferran Torres, el cohete de Paterna

Ferran Torres fue uno de los mejores en el debut ante Brasil.

El pasado 30 de noviembre, Ferran Torres se convirtió en el primer futbolista de la generación sub-17 del 2000, campeona de Europa y subcampeona del Mundial de la categoría, que debutó en un partido oficial con su primer equipo. El extremo nacido en Foios y formado en la cantera del Valencia desde los seis años se estrenó en el choque de vuelta de la Copa del Rey contra el Zaragoza. Necesitó poco tiempo para dejar su tarjeta de presentación: al cuarto de hora de entrar, Ferran Torres sacó un córner desde el flanco derecho y le brindó a Ruben Vezo la primera asistencia de su carrera profesional. Un par de semanas más tarde, con el Valencia empatando en Eibar, Ferran Torres se estrenó en Primera. Aunque el club vasco acabó ganando ese partido, no deja de ser llamativo que Marcelino García Toral apostara por este extremo todavía menor de edad en el minuto 80 de un encuentro de liga que su equipo no estaba ganando. Como no podía ser de otra manera, Ferran intentó regatear al lateral del Eibar en el primer balón que recibió.

Llamado desde hace tiempo a convertirse en una de las estrellas de su quinta, Ferran Torres es un extremo tremendamente desequilibrante que casi siempre actúa en el perfil derecho. Responde a un perfil de futbolista cada vez menos habitual: el extremo que se pega a la banda y juega en el flanco natural, un diestro que juega en el costado derecho y busca la línea de fondo para centrar. Eléctrico en el regate, tiene cambio de ritmo para zafarse del marcador con una primera aceleración que le permite abrirse el hueco suficiente para buscar la asistencia. Sus centros suelen ser tensos y precisos, pues se trata de una de sus mejores virtudes. Asimismo, el cambio de ritmo de Ferran Torres no se reduce solo a las acciones en las que recibe en estático y encara al adversario, sino que también es capaz de acelerar varias veces en carreras más largas. Letal a campo abierto, es un futbolista veloz que posee una zancada potente para hacer daño con espacios por delante. En este tipo de escenarios, se trata de un buen conductor de contragolpes, aunque normalmente no sea el canterano ché quien los finalice con un disparo.

Ferrán Torres.
Ferran Torres es un extremo diestro que juega en la banda derecha.

El remate a portería precisamente es uno de los ámbitos en los que tiene más margen de mejoría. Aunque apenas ha necesitado una decena de partidos en Segunda B para dar el salto al primer equipo, Ferran Torres por el momento no destaca por ser un goleador formidable ni una amenaza de cara a la portería contraria mediante el disparo. Su tendencia a buscar la línea de fondo lo aleja de la posibilidad de rematar a puerta cuando conduce el balón, aunque por otro lado goza de una altura llamativa, superior a los 180 centímetros, que le convierte en un potencial receptor de centros laterales desde el flanco izquierdo y un buen cabeceador. Así, de hecho, marcó uno de los dos goles que anotó en el Mundial sub-17 con España. Por otro lado, ha añadido movimientos interiores a su paleta de recursos y, consciente de que el lateral de turno espera el regate hacia su pierna derecha, de vez en cuando recorta hacia dentro para tirar con la zurda. Aun así, su precisión y potencia en el golpeo con la pierna menos hábil aún puede progresar.

En este aspecto, Ferran Torres no es un futbolista egoísta, sino que suele conducir el esférico con la cabeza levantada para asistir al compañero que llega a la zona de remate en buena posición. En la asociación es un jugador más que correcto, un buen pasador en espacios reducidos. España explotó esta faceta del canterano valencianista en el pasado Europeo sub-17, en el que a menudo el entrenador Santi Denia ordenó a Ferran esperar pegado a la banda derecha para abrir el hueco para la incorporación del lateral Mateu Jaume Morey por el carril central. De este modo, a menudo era el futbolista ché quien esperaba abierto, recibía y tocaba rápido para habilitar al futbolista balear en la frontal del área. Su buen golpeo para centrar también es útil para activar a futbolistas que aparecen por dentro incluso cuando hay varios rivales que parecen tapar la línea de pase.

Ferran Torres.
Ferran Torres casi siempre busca el desborde hacia el flanco derecho.

Por otro lado, la mencionada altura de Ferran Torres le convierte en un recurso interesante en el juego aéreo. Del mismo modo que ocurre con Kai Havertz, el joven talento del Bayer Leverkusen, la depurada técnica del extremo español no está reñida con la capacidad de ganar balones por alto. Así pues, en la selección española sub-17, ante chicos de su edad, Ferran Torres se convirtió en un argumento para salir en largo y zafarse así de la presión alta que proponían los adversarios del cuadro campeón de Europa. Emparejado a menudo con laterales bajitos, esta faceta también es útil y, como hemos comentado anteriormente, también convierte a Ferran Torres en una amenaza a la hora de cargar área cuando el juego se desarrolla en el flanco izquierdo. No solo por su altura, sino por su capacidad de salto, también llamativa. A medio plazo se puede convertir en una alternativa aplicable al fútbol profesional.

Ferrán Torres salta.
Ferran Torres también puede ganar balones por alto gracias a su altura y su capacidad de salto.

En esta misma línea hay que mencionar el desempeño defensivo del canterano ché. Pese a ser una de las estrellas de su generación en el Valencia e incluso de la selección, Ferran Torres no se desentiende de sus obligaciones sin el esférico. Es disciplinado a la hora de esperar el cuero cuando su equipo ataca, sin pedirlo en exceso por dentro cuando enlaza fases del encuentro sin participar, y también aporta en las tareas de contención. El extremo valencianista suele recular cuando toca ponerse el mono de trabajo y echa una mano al lateral derecho en fase defensiva. Su velocidad también le permite corregir situaciones comprometidas cuando el equipo está expuesto -tuvo tiempo de demostrarlo a la hora de abortar un contragolpe del Eibar en su estreno en Primera- y suele mantener la concentración en una faceta en la que quizás no esté tan verde como otros chicos de su edad. En la selección sub-17 Santi Denia hacía hincapié en esta necesidad para equilibrar a su equipo, en un aspecto del que Marcelino García Toral también podrá beneficiarse, y Ferran Torres atesora el físico adecuado para repetir esfuerzos de forma sostenida durante 90 minutos.

Ferran Torres.
Ferran Torres también trabaja en defensa.

El prometedor extremo de Foios ha asomado la cabeza en la élite, aunque deberá progresar para mantenerse entre los mejores. El Valencia ya lo ha blindado con una cláusula de recisión de 25 millones de euros que se anunció a raíz de su participación en el último Mundial sub-17, torneo en el que luego protagonizó varias actuaciones destacadas, y el club ché ha exhibido la confianza en uno de sus canteranos más talentosos ofreciéndole su debut con el primer equipo en Copa y liga. Con la mentalidad adecuada y la determinación en mejorar su fútbol de la que ya ha dado varias pinceladas, Ferran Torres aún puede añadir nuevos registros a su fútbol: el dominio de la izquierda, el regate hacia el interior, el tiro a portería con ambas piernas, las cifras goleadoras, la capacidad para jugar por el flanco zurdo e incluso la posibilidad de actuar por dentro sin la referencia de la línea de banda. No es perfecto, ni mucho menos, como no se le puede exigir a ningún chico de 17 años. Sin embargo, Ferran Torres es un talento especial con unas condiciones que encajan con el Valencia de Marcelino García Toral. Las oportunidades del último mes no serán las últimas con el primer equipo.

Ferran Torres.
Ferran Torres ya ha debutado con el primer equipo del Valencia en liga y en Copa del Rey.
Fotografías: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*