Tras el pitido final en La Liga

Mandzukic Atletico de Madrid Focus

Ya hay reserva en el restaurante, pero todavía falta saber cómo van a ir distribuidos los comensales por la sala. Ha pasado la trigésimo sexta jornada en La Liga y ya se han puesto en marcha con los preparativos de la fiesta final.

Cerca de la puerta de salida estará el Córdoba, descendido ya a Segunda División. Poca pasión en su encuentro contra el Granada, el 2-0 sirvió para que los nazaríes consiguieran sin mucha dificultad su segunda victorias de la temporada por primera vez en todo el año. Dos de dos para Sandoval, que no quieren sentarse cerca de los blanquiverdes en el banquete final.

Tampoco quiere el Deportivo de la Coruña, que sacó un luchado punto en un partido muy igualado en su visita al Athletic. Lopo en el descuento marcaba para hacer el 1-1 final que puede ser determinante para la permanencia de los gallegos.

El Almería, aunque se resista, también tiene muchas papeletas para hacer bulto por esta parte del salón. Su derrota (1-2) contra el Málaga evidenció sus principales carencias y es una buena muestra de por qué ha estado todo el año en la parte baja de la tabla.

David Barral, con su gol al Atlético de Madrid, se convirtió en el máximo goleador de la historia del Levante en Primera División con 18 tantos

Por esa zona, la última a la que sirve el servicio, con toda seguridad se pondrá el Eibar; aunque no se sabe todavía si justo pegado al equipo califa, o no. Su 0-2 frente al Espanyol le sitúa en posiciones de descenso por primera vez en toda la temporada, justo en el momento menos indicado. El gol de Sergio García es una oda al momento del Eibar. Los catalanes, motivados por su buen partido –ínedita su alineación inicial con tres delanteros- y su gran momento, se han comprado un esmoquin caro y quieren que les sitúen cerca de la gente guapa.

Por ejemplo, donde el Villarreal va a estar. Su 1-0 contra el Elche certifica su clasificación para jugar Europa League el año que viene. Pese a la victoria se notó que están con las fuerzas muy justas tras un exigido calendario todo el año. El Elche, tras saber que disfrutará de esta gala un año más, se ha desenchufado de la corriente y ahora juega solo con la batería, cuando se les agote, ya se habrá terminado el campeonato.

Las mesas del centro son para los que está arriba en la clasificación. La cómoda victoria del Barcelona frente a una dócil Real Sociedad (2-0) parece que le otorga estar en la tarima reservada al campeón, desde donde se observa al resto de equipos. El Real Madrid se mentaliza ante la posibilidad de no acaparar de todo el protagonismo esa noche. Levantó dos goles en contra (2-2), pero tres postes y Diego Alves salvaron de una derrota a un valiente Valencia.

Joel Campbell marcó su primer gol de la temporada frente al Elche, en su décimo cuarto partido con el Villarreal

El Atlético de Madrid es otro que casi con toda certeza estará entre estos equipos, pese a su complicado empate (2-2) contra el Levante. El Sevilla también gozará de la zona privilegiada, aunque todavía opta por una mesa más cercana a los tres del podio. El 1-1 en casa del Celta tampoco ayuda a los gallegos en su ánimo por la –todavía incógnita- séptima plaza.

Dos equipos que habitualmente no prestan mucha atención a la distribución de los invitados, Rayo Vallecano y Getafe, cerraron la jornada con un claro 2-0 para los de la franja roja. Equipos acostumbrados a que los platos les lleguen templados.

Real Madrid v Unión Deportiva AlmeríaLa LigaIsco anotó uno de los mejores goles de la jornada frente al Valencia. Foto: Focus Images Ltd.

Los cánticos de los aficionados van para Diego Alves, del Valencia. Espectacular partido de uno de los mejores porteros de la temporada. Probablemente su mejor campaña en Valencia, el brasileño, recién convocado por Dunga para la Copa América, entre muchas ocasiones madridistas, destacó porque paró un penalti a Ronaldo, el cual significa el 16º que detiene en Liga, igualando el récord histórico de Zubizarreta.

Los insultos de la grada son para Fede Cartabia, del Córdoba. Inició la temporada el argentino siendo la antorcha de los blanquiverdes, pero al igual que su equipo, la desidia de las derrotas le llevó hasta el ostracismo y perdió su puesto de titular. Recientemente entra como sustituto, aunque la versión que ofrece dista de la que mostró al comienzo de año. No canalizó su frustración y fue expulsado tras su rabieta infantil con el árbitro, doble amarilla en diez segundos.

Los recogepelotas se han quedado haciendo un rondo en el centro del campo, tras el pitido final.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*