Tras el pitido final en La Liga

Barcelona - TM23

Se acabó La Liga 2014/2015. Último capítulo de un curso futbolístico que se despide a imagen y semejanza de como lo hace el Eibar. Vencieron con autoridad los armeros 3-0 al Córdoba, mostrando desde del inicio la cara que les llevó a sorprender a todo el balompié español en su debut en Primera División. Con esa misma convicción con la que salieron a Ipurúa hubieran conseguido, seguro, algo más que los ocho puntos obtenidos en los 19 partidos de la segunda vuelta.

Si los de Garitano –que dimitió en la rueda de prensa posterior al partido– vuelven a Segunda División es a merced de un triple empate a puntos con Deportivo de La Coruña y Granada; la diferencia de goles les condena. Los gallegos consiguieron levantar una desventaja de dos goles (2-2) en casa del campeón de liga, el Barcelona, para unirse así a las celebraciones por el título de los azulgranas y al adiós de Xavi Hernández. Los nazaríes bajo el mando de Sandoval han conseguido, invictos, 10 de los últimos 14 puntos en juego; el 0-0 frente al Atlético de Madrid es noticia, más por lo que no ocurrió en el campo que por lo que ocurrió, al revés de lo que suele suceder. El empate sirve también para que los de Simeone aseguren su acceso directo a Champions League el año que viene.

Unai Sevilla Focus
El conjunto de Emery puede acabar la temporada con otro título europeo en sus vitrinas. Foto: Focus Images Ltd.

Otro equipo que abandona la máxima categoría del fútbol español es el Almería. Pese a que el TAD le devolvió los tres puntos con los que la FIFA los sancionó, la espera de la decisión final del TAS ya no importa a los de Sergi Barjuan. Su derrota 2-3 frente al Valencia los envía sin remedio a la división de plata tras dos años en la de oro. Era un partido de victoria obligatoria para ambos conjuntos, de ahí el gran número de goles marcados. Quien más acierto tuvo cumplió su objetivo. Los de Nuno volverán a disputar Champions League el año que viene tres años después de su última participación. Además, con 77 puntos, igualan la puntuación con la que consiguieron su última liga en 2004 y superan los 75 con la que alzaron su penúltima, en 2002. La nota negativa es la lesión de Diego Alves, que se rompió el ligamento cruzado anterior y el menisco externo de su pierna derecha él solo, sacando de puerta, y no podrá poner el colofón a su gran temporada con la disputa de la próxima Copa América.

Otamendi queda como el defensa más goleador de La Liga con seis tantos. Tres de ellos, en los últimos cuatro partidos del Valencia, clave para su vuelta a Champions League.

También se marcaron bastantes goles en Vigo, Bilbao y en la capital de la Costa del Sol. En el Celta-Espanyol, 2-3, se despidió de la afición Borja Oubiña, retirado por su lastre con las lesiones, y Krohn Dehli, quien dio muestras de su calidad una tarde más. Destacaron también otros dos que pueden no volver a jugar el año que viene en Primera División, uno de cada equipo: Sergio García y Nolito. Ambos suenan para equipos extranjeros, y en su posible último partido en España dejaron detalles, goles y asistencias de por qué son tan pretendidos. En el Athletic-Villarreal, 4-0, los aficionados locales vieron el último gol en el último partido como rojiblanco, y como capitán, de Iraola. La goleada a los castellonenses refleja las antípodas en las que se encuentran ambos conjuntos, no solo ahora, sino a lo largo de toda la temporada. Los de Marcelino empezaron muy bien y han acabado defenestrados. Los de Valverde comenzaron muy dubitativos pero han llegado al final con mucha moral y con la posibilidad de conseguir un título, la Copa del Rey. En el Málaga-Sevilla, 2-3, la temprana expulsión de Weligton amainó la victoria de los de Emery. Con su clásico juego veloz por bandas pusieron el broche a una magnífica temporada que todavía puede acabar mejor si repiten título continental. Los de Gracia, pese a la derrota -cuatro en sus últimos cinco partidos de liga-, disfrutaron por última vez de la satisfacción de haber realizado una gran campaña.

Aduriz, del Athletic, gracias a su doblete frente al Villarreal, finaliza el campeonato como máximo goleador nacional. Con 34 años ha anotado 18 tantos en La Liga, su mejor marca goleadora personal en una temporada.

Donde sí hubo goles fue en el Real Madrid-Getafe. 10 goles entre los dos equipos repartidos en un marcador de 7-3 con el que se clausuró la temporada. A falta de títulos para los blancos, se marchan de vacaciones henchidos de goles. El equipo y el jugador máximo goleador son de la parroquia del Bernabéu. El Getafe, sin miedo a nada y con la salvación asegurada, llegó a nivelar el partido a tres goles, pero el martillo blanco no cesó, hasta en el último minuto llegaron a marcar.

En Vallecas, la Real Sociedad consiguió su segunda victoria a domicilio de la temporada, la más contundente. 2-4 en casa del Rayo Vallecano que disfrutó del partido, más que por el resultado, por el anuncio de renovación de su técnico, Paco Jémez. El año que viene será la cuarta temporada del ex jugador internacional en el banquillo de la franja vallecana, cada cuál más exitosa que la anterior.

Abrió la jornada el partido que cierra esta última crónica general, el Levante-Elche. Pese al 0-0 final las ocasiones producidas fueron numerosas, y de hecho Mariño detuvo un penalti a Aarón Ñíguez, por lo que el marcador pudo haberse visto alterado sin problemas. Lo más llamativo, que el Levante lució la equipación de la próxima temporada: este año ha vestido un uniforme con muchas rayas verticales, el que viene, giro de 180º, llevará una sola franja azul.

Real Madrid v Cordoba CFLa Liga
El equipo de Ancelotti ha sido el más goleador de toda la categoría con 118 tantos. Foto:  Focus Images Ltd.

La última ovación del público esta temporada se la lleva Fabricio, del Deportivo de La Coruña. Suplente al inicio de la temporada, sus actuaciones, especialmente en sus primeros encuentros, fueron extraordinarias. Las dudas que generaba Lux se esfumaron y buena parte de la permanencia deportivista se encuentra en las actuaciones del guardameta de Vecindario. En el último partido, en casa del campeón, tuvo paradas decisivas, especialmente una doble, primero a tiro de Messi y después del rechazo a la llegada de Pedro. Le resta un año de contrato y suenan campanas de despedida.

El abucheo final de la grada va dirigido al Eibar. Impensable haber vaticinado el descalabro armero tras su extraordinaria primera vuelta. Tras finalizar en octava posición con un balance de siete victorias, seis empates y seis derrotas, siendo el primer equipo vasco de la máxima categoría del fútbol español, todo cambió en 2015. La segunda parte de la temporada no ha sido tan fructífera y el cuento que los de Garitano estaban escribiendo, tras dos ascensos consecutivos, se ha emborronado al final y todo ha acabado en tragedia.

Y así es como queda todo en La Liga, tras el último pitido final.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*