Tras el pitido final en La Liga

Cristiano Ronaldo, Focus Images Ltd

Sin novedad en la garita. La vigésimo novena jornada de La Liga ha pasado por delante de nuestros ojos sin generar ningún cambio importante en su clasificación. Los situados en la parte alta de la tabla han ganado sus partidos y los que están en la cola de la misma los han perdido. Todo sigue igual.

El único cambio destacable es el que se ha producido en el tercer puesto. El Valencia acusó la presión de jugar conociendo el resultado de sus rivales y no pudo pasar del empate en su derbi regional contra el Villarreal. Ninguno de los dos equipos brilló en exceso, para nada dieron su mejor versión mostrada esta temporada. El 0-0 final refleja a la perfección lo ocurrido en Mestalla.

Este empate provoca que el Atlético de Madrid sobrepase a los de Nuno Espírito Santo gracias a su victoria por 0-2 contra el Córdoba. Encuentro rápidamente sentenciado tras un tempranero gol de Griezmann –quien volvió a marcar tras un inocuo marzo- y gracias a una bonita jugada ensayada de saque de banda. Gámez envió el balón hacia el área, Giménez peinó y Saúl cabeceó a la red. Todo milimétricamente preparado. Por otro lado, José Romero no ha podido modificar el rumbo negativo en el que se encuentra el equipo blanquiverde: 10 jornadas consecutivas derrotados, a ocho de la salvación, y urge la victoria en uno de sus dos próximos partidos ante rivales de su entorno.

El Sevilla fue el otro equipo que se benefició del traspiés del Valencia. Ganó con comodidad al Athletic de Bilbao por 2-0 y extiende todavía más su increíble racha de invicto en el Sánchez Pizjuán desde hace más de un año. Desde el 9 de febrero de 2014 (1-4 con el Barcelona). Las posibilidades de jugar Champions League vía liga de los de Emery se ven ampliadas tras esta favorable semana. Los vascos volvieron a jugar un débil partido en todos los aspectos, síntoma de una etapa que parecía superada tras sus cinco victorias seguidas en Primera División. El equipo demostró no ser tan fuerte como aparentaba en los últimos encuentros.

FIL MILLWALL RAYO VALLACANO 01
Con su victoria, el Rayo iguala su mejor posición obtenida este año en la clasificación, el noveno puesto. Foto: Focus Images Ltd.

El Getafe continúa con su racha de puntuar poco y de forma irregular, pero cuando lo hace suele lograr la victoria. Dominó el encuentro con mucha personalidad ante un Deportivo de la Coruña que no terminó de estar acertado de cara a portería. Los intentos de Lucas Pérez fueron infructuosos ante la fuerte defensa azulona. Pablo Franco ha sabido activar a sus jugadores de más calidad, Sarabia y Pedro León, y el equipo lo ha notado en su juego ofensivo y a la postre en sus resultados. 2-1 que no refleja la tranquilidad con la que el equipo local disputó el partido.

Málaga y Real Sociedad no modificaron mucho sus aspiraciones clasificatorias con el 1-1 de la Rosaleda. Se atrevió un poco más el equipo de Javi Gracia, pero si algo tienen los de Moyes es calidad individual en sus hombres de arriba. Y gracias a una bonita jugada colectiva, Rubén Pardo marcó uno de los tantos de la jornada.

El Córdoba alcanza su décima derrota consecutiva

También fue un giro de tuerca a las posiciones de la tabla de La Liga el resultado del partido inaugural de esta fecha. El Rayo Vallecano venció por 1-2 al Eibar en un encuentro al que dio la vuelta cuando mejor estaba el equipo vasco. Los de Jémez supieron aguantar en la segunda parte para llevarse los tres puntos a Madrid. La desdicha del equipo armero en la segunda vuelta de la competición continúa.

El Levante destrozó al Almería con una eficacia propia de un equipo de presupuestos de más de nueve cifras. Llegaban empatados a puntos al partido pero el 1-4 demuestra fielmente el estado anímico de ambos equipos. Los de Alcaraz tienen a un Barral de dulce que anotó su segundo triplete de la temporada, en menos de 10 jornadas. Y los de (ya no) Jose Ignacio Martínez se quedan ofuscados ante la falta de suerte y resultados. La lesión de Verza no es una buena noticia precisamente para los andaluces.

El Gordo de la jornada corresponde a la goleada del Real Madrid al Granada. Aguantaron con brío los primeros 25 minutos, tiempo en el que hicieron trabajar a Casillas en más de una ocasión. Tras el primero gol del equipo local, todos los demás. Como el soplido que desmonta la estructura de un castillo de naipes, los de Abel Resino desaparecieron del partido tras 4 goles en poco más de 10 minutos. 9-1, fue el resultado final. El cual maquilló uno de sus jugadores más vivos en el Bernabéu, Robert Ibáñez. Aplastante marcador que quizá ayude a impulsar la moral del equipo de Ancelotti de cara a lo que resta de temporada.

David Barral consigue su segundo triplete de la temporada

Sufrió el líder en Balaídos, 0-1, para ganar y mantener su distancia respecto al segundo puesto. Un gol de estrategia, marcado de cabeza, algo que se está convirtiendo en costumbre en Barcelona, dio los tres puntos a los de Luis Enrique. El Celta ha vuelto a encontrar la sintonía que le llevó a sorprender a todos al comienzo de Liga y fue tan duro con su oponente como ya lo fue en el partido de la primera vuelta, el cual ganó por idéntico resultado, y por primera vez en la historia del equipo gallego.

Poco ofreció el partido que cerró la jornada. El Espanyol se adelantó pronto gracias a una gran jugada de Sergio García -otra vez más- y decidió tirar de la fórmula más conocida por la plantilla: repliegue defensivo y balones al 9 para que invente y defina. El plan le salió bien a los de Sergio González hasta que la insistencia del Elche dio resultado y aprovechó un desajuste de la defensa perica. Cómo no fue Jonathas el que se las ingenió para crear peligro y de una jugada individual suya se produjo la situación del empate de Cristian Herrera. 1-1, que poco soluciona a ninguno, pero que menos es nada.

Vitolo Sevilla - Web Sevilla
El Sevilla sigue imbatible en el Sánchez Pizjuán. Foto: www.sevillafc.es

Los flashes de las cámaras los copa indudablemente Cristiano Ronaldo. Sus cinco goles frente al Granada, ninguno de ellos a balón parado, todos de jugada, ayudan a que su equipo recupere la autoestima con una goleada y además él se vuelve a colocar como pichichi de la competición.

Se le obliga a salir por la parte de atrás del estadio a Mainz, del Granada, y a Orellana, del Celta, por distintos motivos. Al primero por cuestiones deportivas, ya que su gol en propia meta le erigió como máximo representante de la caótica actuación defensiva del equipo nazarí. Al segundo por cuestiones extradeportivas y actitudinales, pues su gesto con Busquets -al que le lanzó un trozo de césped a la cara- demostró una actitud antideportiva poco digna de la categoría que tiene el chileno como futbolista.

Solamente quedan los servicios de limpieza en el estadio, animados en la retirada de basura de entre las butacas, y el personal de los puestos de cantina, que recuenta los beneficios obtenidos tras el pitido final.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

 

Related posts

Deja un comentario

*