Tras el pitido final en La Liga

Koke-Atlético de Madrid-Focus

Status quo en La Liga. Sin cambios por arriba, sin cambios por abajo, la clasificación se ha mantenido intacta en sus posiciones clave al término de la trigésimo segunda jornada. Lo único que cambia es que al calendario le resta una fecha, que el final está muy próximo; tan solo quedan seis partidos.

Pese al 2-0, resultado aparentemente claro, el Barcelona sufrió para ganar a un espectacular Valencia. Muchísimas ocasiones tuvieron los visitantes, en especial en la primera mitad –penalti incluido-, pero no pudieron batir a Bravo. Un gol en el 1’ y otro en el alargue del encuentro, y una jornada más, los culés, líderes. Los che, ceden en su lucha por la tercer plaza.

Victoria pírrica en el Bernabéu. Con el 3-1 al Málaga el Real Madrid sigue a la sombra del líder aunque a un precio muy elevado. Modric y Bale, partes importantes del equipo blanco, están lesionados para varios partidos, justo en la fase final de la temporada. Los andaluces se rebelaron durante grandes tramos del partido, pero el punch ofensivo blanco neutralizó todas sus opciones.

El tercer miembro del tripartito moderno del fútbol español, el Atlético de Madrid consiguió de nuevo, como está haciendo en las últimas semanas, adelantarse muy pronto en ante el Deportivo. Otro doblete de Griezmann, estratosférico en abril con seis goles en cuatro partidos, solucionó la papeleta de Riazor. Pese a que Oriol Riera quiso arruinarles el plan. No lo consiguió. 1-2. Dos partidos de Víctor Sánchez como entrenador coruñés, un punto. Insuficiente para conseguir tranquilidad.

No se han visto alteradas ni las posiciones de acceso a competición europea ni las de descenso

El Sevilla se encontró con un fuerte Granada que en Los Cármenes, donde se está mostrando más convincente que de forastero. Un inicial gol nazarí desesperó a los de Emery que no cesaron en su empeño de marcharse con algo en los bolsillos. El mismo que inauguró el marcador lo niveló posteriormente, Mainz. 1-1. Poco satisface un punto para ambos conjuntos.

Más de un mes sin ganar, el Villarreal prosigue con su agonía de final de temporada. La eliminación de Europa League le sentó fatal al equipo, mal trago que todavía perdura. En el 0-0 ante el Córdoba tuvo momentos de máximo nivel, con un ataque ancho, profundo e intenso. Sin embargo tuvo el inconveniente de toparse con un inmenso Juan Carlos, quien firmó con toda seguridad su mejor partido de la temporada.

El Rayo Vallecano venció por 2-0 al Almería pero no sin dificultades. Los visitantes estuvieron muy activos en ataque, con un especialmente destacado Thievy, aunque ello no les reportó beneficio alguno. El equipo con más personalidad se llevó el partido.

El Celta de Vigo tiró de talento para parar a un siempre rocoso Eibar. Aunque la victoria, 0-1, la lograron de penalti, Nolito, Krohn-Dehli y Orellana dieron otra exhibición con su compenetración y entendimiento. A los locales todavía les dura el lastre.

Segundo doblete consecutivo de Antoine Griezmann, alcanza los 20 goles en liga esta temporada

El Athletic aplastó con contundencia al Getafe. 4-0 con un Aduriz que volvió a dar una lección en San Mamés. Las pocas exigencias de los visitantes ayudaron a que la afición local viviese una tarde de fiesta. Es la victoria más holgada de la temporada para los vascos y la derrota más dura de los madrileños.

Levante y Espanyol inauguraron la jornada con un empate, 2-2. La recuperación mental de los pericos no se refrendó esta vez. Se adelantaron dos veces en el marcador pero otras tantas le igualaron. Los granotas se mantienen fuera del descenso, pero todavía tienen muchas curvas por delante.

Cerraron esta fecha Elche y Real Sociedad. Más empeño puso el que más necesitaba los puntos, y a la postre fue quien se los llevó todos. 1-0 para unos voluntariosos locales que consiguen abrir brecha de 9 puntos sobre el descenso –si se tiene en cuenta la sanción de -3 al Almería-. Los de Moyes todavía pendientes de encontrar su identidad de juego.

FIL NORWICH CELTAVIGO 18El Celta consiguió una brillante victoria en Ipurúa. Foto: Focus Images Ltd.

Llevó la locura la grada la actuación de Otamendi, del Valencia. Colosal el argentino todo el partido, exhibió sus máximas cualidades en el Camp Nou: velocidad, colocación y una lectura brutal del juego para lograr así la anticipación. Un partido que lo confirma como uno de los mejores centrales del campeonato.

Lo que más decepcionó al público fue el error de Markel Bergara, de la Real Sociedad. La desidia del equipo es la de sus jugadores, y esa falta de motivación competitiva hace que la atención no sea plena, por lo que la exposición al fallo aumenta. Su descuido en el Martínez Valero sirvió en bandeja los tres puntos al Elche. 600 kilómetros de ida para hacer en vano otros tantos de vuelta a San Sebastián.

Solamente quedan los técnicos de radio y televisión, que se encuentran recogiendo todos los enseres de la retransmisión, tras el pitido final.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*