Tras el pitido final en La Liga

Carvajal Neymar Barcelona Madrid Focus

Los resultados de la jornada favorita de los médicos, la treinta y tres, afectaron en especial a la parte baja de la clasificación. Dos duelos directos por la permanencia dejan todavía más abierta la definición del descenso de aquí a final de temporada. Pocas novedades se pueden apuntar acerca del resto de la tabla, los cinco en la azotea ganaron por lo que las distancias arriba se mantienen, mientras que los equipos de la zona central, como suele suceder a estas alturas de la competición, fueron como el resultado de lanzar una moneda al aire.

Para Barcelona, Real Madrid, Atlético, Valencia y Sevilla, los marcadores reflejan victorias holgadas, tal y como fueron, pero en todas hubo momentos de alarma. Tras la expulsión de Jordi Alba contra el Espanyol (0-2); el tempranero gol del Celta y un provisional empate posterior (2-4); un rocoso Elche en la primera mitad (3-0); un efervescente Granada al inicio (4-0); y un Rayo con la mira desviada (2-0), incomodaron a las aficiones de los equipos que disfrutarán Europa la temporada que viene.

Diego Alves, portero del Valencia, establece un récord de imbatibilidad como local en el conjunto che; no encaja un gol desde enero

El Villarreal, presumiblemente el otro representante europeo de La Liga el año próximo, alargó con el mal momento por el que pasa. 0-0 contra una Real Sociedad tan perdida como su rival amarillo. El partido dejó claro que los aires de fútbol en Anoeta y el Madrigal están muy sobrecargados y necesitan el aire fresco del verano para renovarse de arriba abajo para comenzar bien de cero.

Con Sergi Barjuán el Almería ha vuelto a recuperar la autoestima. Dos victorias en dos partidos como local hacen soñar en la permanencia. El 2-0 al Eibar, rival directo y pringado ya hasta las rodillas del lodo de la zona baja, dejó claro que los andaluces no se han dado por vencidos.

El Deportivo no está en descenso por la sanción del TAD a los urcitanos, pero sin esta, lo estarían. Es un equipo competitivo el de Víctor Sánchez, al que es difícil borrar del partido, pero que tiene el típico lastre de los que merodean el sótano de la tabla: falta de gol. Por suerte en la portería tienen un buen guarda redes. Fabricio salvó de una derrota a los gallegos cuando el partido se vencía (1-1). El Málaga estuvo muy bien, compacto e intenso, como suele.

El mejor jugador del mes de abril debe ser sin discusión Antoine Griezmann: 8 goles en 5 partidos -tres dobletes consecutivos-

Gracias a su 0-1, el Levante se despega ligeramente del conflicto por la permanencia y a su vez obliga al derrotado Getafe a no alejarse lo suficiente del epicentro del descenso, del que todavía siente sus seísmos.

Los últimos de la clasificación son muchas veces los primeros… en jugar en cada jornada. El Córdoba volvió a capuzar, una vez más. Décimo cuarta jornada, todo lo que va de segunda vuelta de competición, sin ganar. Se escribe pronto, se lee rápido, pero ni idea sobre lo que debe ser soportar tal carga. El Athletic intentó no cometer errores y se limitó a esperar su ocasión. Gol de rebote y partido. 0-1 y la agonía blanquiverde perdura.

Athletic 2 -  AntonEl Athletic inauguró la jornada con una victora en el Nuevo Arcángel. Foto: Anton.

Los confetis de celebración del público son para Juan Carlos, del Córdoba. Su bolsa de goles en contra pesa, no en vano es el portero titular del colista de Primera División, sin embargo el tamaño de esta es tan grande como la calidad del de Guadalajara. Le costó adaptarse al que ha sido su debut en la máxima categoría del fútbol español, pero poco a poco, gota a gota, ha ido sacando la esencia de sus virtudes. La pena es que de su buen estado de forma –especialmente contra Atlético de Madrid, Villarreal y Athletic- no se va a poder aprovechar su equipo, pues sus opciones de salvación son ínfimas.

Las bolas de servilletas y papel de aluminio de los bocadillos de los espectadores van para Saúl Berjón, del Eibar. Su productividad ofensiva ha caído en picado. En su nueva posición de delantero centro de referencia no genera el desequilibrio que hacía en banda izquierda, al igual que hizo la temporada pasada con el Real Murcia, con el que se quedó cuarto en Segunda División. Entre los centrales rivales no puede recibir al pie, ni driblar. Su altura, 1’78, no es la adecuada para jugar de espaldas. Es cierto que la culpa de esto es en parte por decisión de Garitano, pero ello no le exime de la carga valorativa.

Hay jornada entre semana y todos se han ido pronto a descansar, tras el pitido final.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*