Vallejo, una apuesta para la próxima década

Vallejo Zaragoza España sub-19 MarcadorInt

Salió el capitán de la selección española al restaurante que servía de sala de prensa y con sus primeras palabras referentes a la final del Europeo sub-19 ya se definió a sí mismo sin querer. “Vamos a asumir la final con tranquilidad y responsabilidad”, fue lo primero que dijo Jesús Vallejo, en una respuesta que podría valer para explicar cómo afronta el segundo conato de ascenso a Primera con el Real Zaragoza o su fichaje por el Real Madrid, que ha apostado por uno de los centrales más prometedores del fútbol español. Pese al halo de normalidad y serenidad que rodea y hasta transmite Vallejo en el contacto del día a día, con poco ya se percibe que es un chico absolutamente extraordinario sobre el césped y muy valorado entre aquellos que comparten vestuario con él. En pocos meses no sólo se ha asentado como titular indiscutible en el Real Zaragoza, club de importante masa social y una enorme presión por regresar a Primera División pronto tras varios años difíciles, sino que se ha erigido como un pilar indispensable del equipo en el eje de la defensa con 18 años, algo muy poco común para chicos de su edad. Y pese a ello, ha ejercido de líder hasta el punto de convertirse en el capitán del Real Zaragoza a final de temporada.

El crecimiento de Vallejo en los últimos doce meses ha sido tal que el R. Zaragoza no ha tenido forma humana de retener a su principal activo de futuro, por el que un gigante del fútbol español como el Real Madrid ha decidido abonar la cláusula de recisión, de unos seis millones de euros, y lo ha atado por los próximos seis años. El colofón del año de su aparición fue el triunfo en el Europeo sub-19 de Grecia con la selección española, torneo en el que ejerció -cómo no- de capitán pese a ser un año menor que la mayoría y rindió al mejor nivel tanto en partidos que le exigieron defender cerca de su portero como en encuentros en los que la línea defensiva se plantaba lejos del área española. El capitán aragonés permanecerá en su club durante la próxima temporada, cedido, para luchar por el ascenso a Primera, y luego ya se decidirá si goza de la oportunidad de debutar en la élite con el Real Zaragoza o si el Real Madrid ya lo incorpora a la disciplina del primer equipo. En contra, por supuesto, está la relativamente escasa muestra de partidos, que solo han sido doce meses, que sólo se puede valorar una temporada, que todas las trayectorias sufren altibajos y que varios chicos de condiciones extraordinarias se han quedado por el camino tras emerger con fuerza. Pero Vallejo tiene cualidades y temperamento para ilusionar.

El capitán Jesús Vallejo posa para MarcadorInt

El capitán de la selección sub-19 posa para MarcadorInt después de la final del Europeo de Grecia.

Jesús Vallejo se ha convertido en una sensación porque es muy poco habitual ver a un central de 17 o 18 años que cause tal impacto en su equipo desde el primer día. Hay centrocampistas y extremos descarados, delanteros habilidosos que enganchan buenas rachas, pero no defensores maduros que midan sus pasos con cautela para no caer en la trampa de intentar anticiparse al atacante rival en cada acción a cambio de desproteger su espalda o que no intentan llegar a todos los balones divididos sin preguntarse si es necesario jugarse una tarjeta amarilla en cada ocasión. Ante todo, Vallejo lee muy bien el juego para interpretar correctamente cuándo debe anticipar y cuándo no. Le gusta avanzarse a los adversarios, pero no a cualquier precio. Marca de cerca cuando toca, es pegajoso y mete la pierna con determinación si surge la oportunidad de robar y alejar el peligro, aunque por otro lado los arietes más corpulentos y experimentados le pueden generar problemas, del mismo modo que delanteros menudos que sean especialmente ágiles y sean más rápidos que él, que son los que le cuesta más de neutralizar.

“Prefiero defender a este tipo de delanteros que a uno más ratonero, más rápido, que se te puede ir por velocidad”. Jesús Vallejo, en una entrevista a AS antes de la final del Europeo sub-19.

Por arriba es poderoso, sobre todo en los balones frontales y en las acciones a balón parado (tanto ofensivas como defensivas), y aún puede progresar en la defensa de los centros laterales, donde no siempre termina de medir del todo bien los tiempos. Sin embargo, uno de los aspectos más llamativos es la cantidad de metros que abarca y su capacidad para adaptarse a distintos sistemas de juego. En Zaragoza terminó jugando de central por la derecha en una zaga de tres, donde a menudo tenía protagonismo a la hora de sacar el balón desde atrás y al cubrir la espalda del carrilero derecho, algo que no supone demasiados problemas para Vallejo porque mantiene un alto nivel de concentración a lo largo del choque. Con la selección sub-19, en cambio, actuó como central derecho en una línea de cuatro zagueros. Allí también lo vimos a menudo defender lejos de su área, situación que gestionó con tino fuese porque no permitía que el delantero descargara de espaldas o bien porque corría bien a campo abierto, pese a no tratarse de un velocista, lo que le puede llevar a perder las carreras de mayor distancia. En la línea de cuatro también está muy atento para cubrir la espalda del lateral de su perfil, pues es habitual verle salir a echar una mano si el escenario lo requiere.

Vallejo 2 editado

Jesús Vallejo, en una rueda de prensa.

Con el balón en los pies Vallejo se siente bastante cómodo, y no tiene problema en salir jugando y conducir unos metros mientras espera que alguien se ofrezca para entregarle el esférico. Al desplazamiento en largo le falta algo de tensión y precisión, pero nada que no sea pueda mejorar y pulir con tiempo y trabajo. Así pues, en definitiva, las condiciones del nuevo central madridista son muy buenas para un chico que ya ha debutado con la selección sub-21 y que ha demostrado una enorme entereza en situaciones de gran presión con un club histórico en horas complicadas como el Real Zaragoza. Porque, además, Vallejo transmite calma, serenidad y responsabilidad en todas sus acciones dentro del césped y mide con cura todas las palabras que utiliza fuera del terreno de juego, donde también transmite serenidad y sosiego. En el Europeo de Grecia casi no celebraba las victorias, sino que ya pensaba en el siguiente choque y en cómo corregir los errores que había cometido ese día.

“Forma una maravillosa pareja de centrales con Meré, con el que incluso comparte habitación en la concentración de la selección. Después de una fase de grupos en la que estuvo mejor el sportinguista, el capitán español cuajó dos partidos descomunales en la semifinal y la final, en las que minimizó por completo al delantero rival. Brillante en la anticipación aunque muy tranquilo y sereno al mismo tiempo, Vallejo casi nunca permite que el ariete reciba en buena posición y menos todavía que se gire para armar el disparo. Corpulento, también es poderoso en las acciones a balón parado, tanto defensivas como ofensivas, y tiene jerarquía para ejercer de líder”.

Vallejo formó parte del once ideal Europeo sub-19 de Grecia

Con un año más para curtirse en la siempre complicada Liga Adelante, lo más importante a corto plazo es que Jesús Vallejo siga gozando de minutos para ganar experiencia y progresar a base de horas de vuelo en duelos de exigencia, donde siempre ha respondido a la altura de las expectativas. El Real Zaragoza, por su parte, ingresa una cantidad irrechazable en su situación que le vendrá bien para solventar problemas económicos a corto plazo y confeccionar una plantilla más competitiva en su lucha por regresar a Primera. Y el Real Madrid ata a uno de los futbolistas más prometedores del país en una posición donde escasean talentos tan precoces, y menos de este potencial, aunque el trabajo más importante todavía está por hacer. Pero tiene a un candidato firme para ser titular en su defensa a medio y largo plazo. Además, la contratación de Vallejo (97) va en consonancia con la de otros jugadores que ya han demostrado detalles propios de futbolistas distintivos, en este caso de un perfil mucho más ofensivo, como Marco Asensio (96) o Martin Odegaard (98), y la voluntad madridista de atar a varios jóvenes prometedores a pesar de que no tengan cabida en el primer equipo a corto plazo.

Para complementar el perfil de Vallejo, es muy recomendable leer a Chema R. Bravo en Ecos del Balón.

Vallejo recortado

El Real Madrid ha atado a un central de futuro.
Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*