La tercera corona

Olympique Lyon celebrate  after winning the UEFA Women's Champions League Final at Mapei Stadium, Reggio Emilia
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
26/05/2016

Con su tercera Champions en los últimos cinco años y 10 ligas francesas consecutivas en su haber, el Olympique de Lyon es uno de los gigantes del continente en el fútbol femenino. Esta temporada ha vuelto a demostrar su autoridad tanto a nivel doméstico (115 goles a favor y 4 en contra tras 22 partidos) como en la gran competición internacional, donde hasta la noche del jueves había aplastado a todos sus rivales: Medyk Konin, Atlético de Madrid, Slavia de Praga y PSG cayeron por al menos ocho goles de diferencia en el global de sus eliminatorias frente al campeón francés. Y lo comentó Rubén Fernández en la retransmisión de Eurosport: el Lyon no pierde ningún partido oficial desde noviembre de 2014.

La final de la Champions en Reggio Emilia, sin embargo, fue una historia muy diferente, pues el Lyon sufrió mucho más de lo esperado contra el Wolfsburgo. Sí, el club alemán alzó la Champions en 2013 (frente al Lyon) y en 2014 y ha jugado tres de las últimas cuatro finales europeas, pero a pesar de ello el favoritismo galo era evidente. Más todavía tras los primeros compases de juego, cuando las francesas agarraron la pelota y no lo soltaron hasta que el Wolfsburgo se vio obligado a recular hacia su propio campo.

Con tres centrales que aseguraran la posesión y los primeros pases, el Lyon siempre encontró la vía para progresar con la pelota y no perderla en zonas de peligro. Si el Wolfsburgo mordía, Kumagai, Necib o Abily encontraban un hueco entre líneas. Si reculaba, un balón largo hacia la incorporación de una de las carrileras o en su defecto a Le Sommer-Hegerberg provocaba el caos en la zaga alemana.

Wolfsburg vs O.Lyon - Football tactics and formations
Planteamientos iniciales del Wolfsburgo 1-1 O.Lyon.

Con tal superioridad, el gol cayó pronto. Una incorporación de la fantástica Bremer por la banda derecha sirvió para desbordar a Kerschowski, que sufrió muchísimo durante todo el partido, y asistir a Hegerberg, la máxima anotadora del campeonato con 13 dianas. La delantera noruega, que cumplirá 21 años en julio y ya es considerada la mejor jugadora de su país, es uno de los nombres propios que deja el torneo. Cuajó un partido fantástico, bajando balones largos, aguantando la pelota de espaldas y combinando en tres cuartos cuando las jugadas lo requerían.

Aunque seguramente la mejor fue Necib. La “10” del Lyon manejó la pelota a su antojo y controló el tempo del partido. Pase en corto, pase en largo, golpeo desde lejísimos, capacidad para encontrar huecos entre líneas… lo de Necib fue un recital descomunal. Le ayudó la fantástica actuación de Kumagai, que siempre suelta el pase oportuno, y poco a poco fue creciendo Abily a su lado. Así, el OL jamás perdió la pelota en zonas comprometidas. Con Bremer inquietó y tuvo profundidad por el perfil derecho, pero le faltó conectar más a menudo con las dos delanteras para trasladar su dominio al marcador y sentenciar el choque.

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959.23/05/2013.Louisa Necib of Olympique Lyonnais and Lena Goessling of Wolfsburg during the UEFA Women's Champions League match at Stamford Bridge, London.5.
Wolfsburgo y Lyon ya se enfrentaron en la final de la Champions hace 3 años, en Stamford Bridge. Foto: Focus Images Ltd.

Porque el Wolfsburgo se desplegó muy poco. No logró domesticar la pelota y solo inquietó mediante jugadas a balón parado. El Olympique de Lyon quizás no profundizaba en exceso, pero controlaba el ritmo del partido y el reloj corría a su favor. En el segundo tiempo se acercó en varias ocasiones, como un disparo que Necib casi cuela desde el centro del campo o una buena situación de remate de Abily que terminó en nada, pero sobre todo la sensación era que el OL neutralizó con facilidad al Wolfsburgo, que tampoco terminó de invertir la dinámica a pesar de apostar por Ramona Bachmann en la recta final. Con Renard, Bathy y Henry, el OL atajaba cualquier oportunidad de contragolpe con suficiencia.

Sin embargo, a partir del minuto 80 las alemanas despertaron y el partido se abrió. Se volcaron en busca del empate y en el intercambio de golpes un preciso centro de Wullaert desde la banda izquierda lo cabeceó Popp al fondo de la red ante el pésimo entendimiento de Bohaddi y Bathy. No hizo mucho el Wolfsburgo, pero siempre se mantuvo con vida en el partido. Suficiente como para asestar un golpe durísimo para el transatlántico galo y llegar a la prórroga con el subidón anímico propio de un equipo resucitado en el último suspiro.

El tiempo suplementario nos deparó ocasiones en las dos porterías y equilibrio en sensaciones. El OL trató de seguir gestionando la pelota con criterio, pero las fuerzas flaqueaban y su presencia en ataque se redujo con el paso de los minutos; y el Wolfsburgo, más fresco, no contó con la claridad suficiente como para imponer su superioridad anímica tras el mal trago sufrido por el cuadro francés en el minuto 88. Popp y Majri disfrutaron de las oportunidades más claras para desnivelar la balanza; si bien ninguna de ellas logró romper el empate. Poco a poco, sin respiro, la media hora extra se fue consumiendo y el título de campeón continental se decidió en los penaltis. Una suerte tradicionalmente ingrata para las mujeres dirigidas por Gérard Prêcheur, puesto que de este modo habían caído ante el Turbine Potsdam en Getafe en la final del año 2010.

El primer lanzamiento del OL, efectuado por Hegerberg y detenido Schult, no invitaba a confiar en el tricampeonato francés. Sin embargo, cuando todo parecía perdido, emergió la veteranía de Sarah Bouhaddi bajo palos y la falta de precisión de Fischer y Bussaglia en sus flojos golpeos con el interior. A Kumagai no le pudo la presión en el último lanzamiento de la tanda y la copa se marchó al sureste de Francia.

Saki Kumagai of Olympique Lyon in action during the UEFA Women's Champions League Final at Mapei Stadium, Reggio Emilia Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 26/05/2016
Saki Kumagai.
Foto: Anthony Stanley/Focus Images Ltd.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*