La tercera Champions seguida del Olympique de Lyon

Almuth Schult of Wolfsburg looks on as Olympique Lyon celebrate winning the UEFA Women's Champions League Final at Mapei Stadium, Reggio Emilia
Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363
26/05/2016

Se le puede discutir el dominio y se le puede poner contra las cuerdas, pero el Olympique de Lyon vuelve a ser indestructible en la Champions League femenina. El conjunto del Ródano se proclamó campeón de Europa por quinta vez, la tercera de forma consecutiva, y ya es el club más laureado en esta incipiente competición que domina con puño de hierro en los últimos tiempos. Su última víctima fue el Wolfsburgo, en la tercera final entre francesas y alemanas en el último lustro. Ambas escuadras se han cruzado tantas veces en instancias decisivas que reducen las posibilidades de la sorpresa a la más mínima expresión. Se conocen a la perfección y lo volvieron a demostrar en la final de la Champions disputada este jueves en Kiev, que no se desequilibró hasta la prórroga. Un primer chispazo dinamitó el partido y despertó el verdadero espíritu del equipo campeón.

Wolfsburgo 1 (Harder 92′)
O. Lyon 4 (Henry 98′, Le Sommer 98′, Hegerberg 103′, Abily 116′)

Wolfsburg vs O.Lyon - Football tactics and formations

El reparto de roles fue muy evidente ya desde los primeros minutos: el Wolfsburgo replegaría con dos líneas de cuatro muy juntas, cedería la iniciativa al Olympique de Lyon y esperaría cualquier pérdida para desplegarse con la velocidad de Hansen, Pajor y la clarividencia de Harder. El plan contragolpeador de las alemanas era meridiano, del mismo modo que lo era la intención del Olympique de Lyon de marcar los tiempos del partido, con un par de matices. Reynald Pedros alineó a Majri por delante de Bacha, la futbolista más joven de la final (17 años), para proteger un poco más el flanco izquierdo del Olympique de Lyon y mandó a Le Sommer a la banda derecha, su punto de partida para terminar las jugadas en el área. El OL quería el balón, mandaba a las laterales muy arriba y esperaba que Marozsan y Henry se asociaran por dentro, pero le costó trasladar la pelota al último tercio. Sus mejores ocasiones llegaron en acciones a balón parado mal defendidas por la defensa alemana, poco contundente en el juego áereo. Tampoco se desplegó demasiado a menudo el Wolfsburgo, que amenazó con un par de robos sobre Bathy en los primeros compases y con los desmarques de Pajor al espacio. Le faltó compañía a la delantera polaca.

El guion del partido se acentuó en la segunda mitad, con el Wolfsburgo defendiendo más atrás y con menos combustible para contragolpear después de ganar la final de la DFB Pokal en la tanda de penaltis ante el Bayern el pasado sábado. El Olympique de Lyon ajustó la marca de Kumagai sobre Harder, para que la internacional danesa no recibiera cómoda en la mitad de campo del conjunto francés, y buscó con mayor insistencia el juego por las bandas. La entrada de Cascarino en el flanco derecho refrescó su desequilibrio en esa zona, poco explotada por Le Sommer. Sin demasiadas ocasiones, llegó la jugada más controvertida de la noche: un gol fantasma en una jugada a balón parado en el minuto 69′. Maritz despejó la pelota cuando parecía que había cruzado la línea, pero la árbitra no concedió el tanto al Olympique de Lyon. Entre la conmoción del tanto que no subió al marcador y las precauciones previas a la prórroga, Wolfsburgo y OL arriesgaron lo mínimo antes del tiempo suplementario.

Pernille Harder of Denmark during the UEFA Women's Euros 2017 Final match at De Grolsch Veste, Enschede Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 06/08/2017
Pernille Harder marcó en la final de la Eurocopa 2017 y repitió en la final de la Champions 2018. Foto: Focus Images Ltd.

La final entró en erupción en la prórroga. En la primera jugada, prácticamente. Pernille Harder recibió la pelota en campo contrario, se buscó la vida en solitario y acabó encontrando un botín fabuloso: la atacante danesa disparó desde la frontal con la pierna izquierda, su remate lo desvió Renard y se coló en el fondo de la portería defendida por Sarah Bouhaddi. Harder demostró que no se esconde en las grandes citas: anotó en la final de la Eurocopa 2017 con Dinamarca y repitió en su primera final de Champions con el Wolfsburgo. Al minuto, una de las jugadoras de mayor experiencia del Wolfsburgo, Alexandra Popp, midió mal una entrada en el centro del campo y vio la segunda cartulina amarilla. Popp asumió un riesgo innecesario y dejó a su equipo con diez jugadoras sobre el césped prácticamente en el mismo momento en el que entró Shanice van de Sanden en el Olympique de Lyon. Van de Sanden, una de las estrellas de la última Eurocopa, ocupó la banda derecha, Cascarino la izquierda y arriba se juntaron Hegerberg y Le Sommer. La combinación de ambos factores marcó el rumbo de los acontecimientos en la prórroga.

Alexandra Popp of Wolfsburg is distraught as Olympique Lyon celebrate winning the UEFA Women's Champions League Final at Mapei Stadium, Reggio Emilia Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 26/05/2016
Alexandra Popp se marchó expulsada justo después del 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

Nada más marcharse Popp del césped, un error defensivo del Wolfsburgo dejó a Amadine Henry sola en el área para empatar la final. La reacción del Olympique de Lyon fue inmediata y supuso un mazazo para el espíritu del cuadro alemán, que apenas un minuto más tarde concedió el segundo tanto de la noche. La velocidad de Van de Sanden destrozó la zaga del conjunto teutón por el flanco derecho y la extremo neerlandesa puso un gran centro para que Le Sommer culminara la remontada. Fue el inicio del festival de Van de Sanden, una de las futbolistas más rápidas de Europa, pues la neerlandesa se pegó un festín con espacios por delante para correr ante una retaguardia exhausta y que defendía con una pieza menos. Van de Sanden repartió tres asistencias en menos de veinte minutos: regaló el gol a Le Sommer y Hegerberg y le brindó a Camille Abiliy la oportunidad de despedirse de la Copa de Europa con un gol que sentenciara la final. Abily entró en los últimos minutos, con el partido ya decantado, y se despidió de la Champions de la mejor manera posible, pues colgará las botas al término de esta temporada. Cuando el Olympique de Lyon olió la sangre, castigó sin piedad al Wolfsburgo. Aunque la distancia respecto a sus perseguidoras se va estrechando -ha ganado dos finales en los penaltis, otra en la prórroga y el camino hacia la final no es un camino de rosas en las últimas eliminatorias-, el Olympique de Lyon sigue siendo el rival a batir en la Champions League femenina. Otra vez.

Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959.23/05/2013.Camille Abily and Josephine Henning,Luisa Wensing,Anna Blässe and Lena Goessling of Wolfsburg during the UEFA Women's Champions League match at Stamford Bridge, London.
Camille Abily marcó el 1-4 definitivo. Foto: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*