Un club sueco ganando la copa finlandesa

Mariehamn 2-  Jan Alin

Un club sueco ha ganado la copa finlandesa. Legalmente, el Mariehamn es un club finlandés. Aunque solamente el nombre del campeón de copa, después de ganar 2-1 al Inter de Turku, indica que se trata de un club sueco. Ya que en finlandés esta ciudad, Mariehamn, se llama Maarianhamina. Mariehamn es un topónimo sueco.

Nunca antes este club había ganado nada. Se había pasado la mayor parte de su vida en la cuarta o la tercera división finlandesa. En los años 70, el Mariehamn ascendió por primera vez a Primera de forma puntual. Luego descendió otra vez y no fue hasta el año 2003 cuando se consolidó en la élite. En los últimos años poco a poco ha mejorado y en 2013 los “isleños”, como son conocidos, debutaron en la Europa League. Perdieron en el primer turno por 0-2 con el Inter de Bakú azerí, aunque empataron fuera 1-1.

Contenido relacionado: “Aland, Mariehamn y los Lyyski”

Ahora, en su primer final de Copa, han ganado el título. Un éxito del Mariehamn, club fundado de forma simbólica en 1919 como sociedad polideportiva. Un año en el que se decidió el futuro de las tierras en las que juega el equipo.

Mariehamn es la capital de las Islas Aland. Unas 6.500 islas y peñascos que se extienden en el mar Báltico alrededor de la isla principal, Fasta Åland. Situadas delante de la costa finlandesa, las islas miran con un ojo hacia el este y con otro hacia el oeste. Aunque forman parte del estado finlandés, es una zona culturalmente sueca. Si en muchas zonas de Finlandia, como la misma Helsinki, el idioma sueco está muy presente y se habla con normalidad (se calcula que un 15% de la población habla sueco), en estas islas directamente es la única lengua oficial.

Bandera de Aland. Foto: Milja.
Bandera de Aland. Foto: Milja.

Las islas de Åland son una zona prácticamente independiente dentro de Finlandia. Tienen su propio gobierno y parlamento, competencias totales en políticas internas, han decidido que su territorio sea una zona sin ejército, desmilitarizada, y gozan de un régimen fiscal especial pues no se paga IVA. Por tanto, la zona se ha convertido en un gran mercado tax free y sede de casinos. Técnicamente, no forman parte de la zona común europea de tráfico de mercancías pues el gobierno finlandés tuvo que garantizar los derechos de estas islas orgullosas. Aún hoy, muchos finlandeses cuando quieren comprar alcohol a mejor precio cogen un barco hasta Tallin o las Aland, zona libre de impuestos.

Estas islas eran parte del Imperio sueco hasta que los rusos conquistaron Finlandia. Al final de la Primera Guerra Mundial, los finlandeses lucharon por su independencia, pero se encontraron con la petición de estas islas de abandonar el nuevo estado y formar parte del Reino Sueco. El 96% de los votantes en unas elecciones así lo pidieron. Su petición tenía lógica. Ellos eran parte de Suecia hasta el siglo XIX, el 92% de la población hablaba sueco y si habían acabado dentro de Finlandia era por decisión del Imperio Ruso en el siglo XIX. La polémica nació en 1919, cuando se creó el club. Un club que, de forma desafiante, prefirió jugar sus primeros amistosos contra clubes suecos.

La Sociedad de Naciones, ese organismo nacido después de la Primera Guerra Mundial para solucionar disputas entre estados, medió en esta crisis y pactó en 1920 que las islas serían finlandesas, aunque con un grado de autonomía que casi las convierten en estado independiente. Tienen su bandera, su política cultura, sus sellos, sus matrículas y sistema de partidos diferentes. Además, no dan bases al ejército finlandés y los jóvenes no están obligados al servicio militar.

Las Aland, orgullosas, incluso han visto en los últimos años cómo muchos suecos llegan para vivir aquí, pues su ley permite la educación de los niños en casa, y no en la escuela, actividad prohibida en Suecia. Algunas familias partidarias de ese sistema han cruzado el mar hasta estas islas donde el fútbol, antes, no era protagonista.

Y ahora ha llegado la copa, gracias a los goles de un brasileño, Diego Assis. El veterano Pekka Lyyski entrena al club (llegó en los años 70 como jugador y volvió en 2003 como entrenador a las islas consiguiendo un ascenso) y entrena una plantilla con jamaicanos, jugadores de Kenia, un canadiense, brasileños y cómo no… algunos suecos. Un club modesto, aunque con economía controlada y ambición. Y aunque sus viajes suelen ser caros porque quedan apartados de las grandes ciudades, tiene el apoyo del principal banco de las islas y avanzan con paso firme. El club se ha convertido en el principal embajador de unas islas pequeñas.

Mariehamn. Foto: Juhonom
Mariehamn. Foto: Juhonom

El IFK Mariehamn, por cierto, no ha dejado de jugar la copa de las islas Aland y la liga de las islas. El torneo se juega antes del inicio de la liga finlandesa y en una declaración de intenciones, el único club profesional no ha abandonado el torneo. Ha ganado 17 de las últimas 18 ocasiones, ya que en 2014 fue sorprendido por un club llamado Jomala IK, la ciudad del aeropuerto local.

Además, los jugadores del Mariehamn al ser profesionales no suelen formar parte de la selección local, que ha participado en los Juegos de las Islas, los ‘Island Games’, competición que han organizado en 1991 y 2009.  En 2009, perdieron la final contra Jersey.

Ese día, la isla se quedó sin una copa. Ahora ha llegado otra, la Copa finlandesa. Un fútbol, el finlandés, que puede vivir en la liga otra sorpresa gracias al liderato del Seinaejoen. Otro club sin títulos, este sí con el idioma finlandés por bandera. Aunque esta es otra historia.

Foto de portada: Jan Alin.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*