El caos se apodera del fútbol griego

Olympiacos F.C. v Manchester UnitedUEFA Champions League

Por segunda vez esta temporada, la liga griega se suspende. Primero fue por la muerte de un hincha. Entonces se suspendió una jornada. Ahora la cosa es peor: se ha suspendido toda la liga y no queda claro cuándo se jugará de nuevo.

El Presidente de la Federación griega, Giorgios Sarris, anunció que “este fin de semana no se juegan partidos en Primera, Segunda o Tercera ya que se suspende de forma indefinida la designación de árbitros”, competencia de la Federación. La Liga, entidad independiente, se queda sin colegiados y no puede organizar partidos. La Federación pidió a la liga un compromiso para mejorar la seguridad de los árbitros en los estadios y como la liga no ha reaccionado, no designa colegiados. Como reacción, el presidente de la liga Dimitri Agrafiotis y su vicepresidente Stratos Sopilis han dimitido. Aunque muchos apuntan que la dimisión se relaciona con las acusaciones contra ellos por amaño de partidos. Es más, la Interpol y la FIFA investigan cuatro partidos de liga, con Agrafiotis y Sopilis en el candelero.

FIL OLYMPIACOS MANUTD 17El fútbol griego está en crisis (Foto: Focus Images Ltd)

Todo esto llega después de la agresión al miembro de la Federación que preside la comisión que designa colegiado, Christophoros Zografos. Este antiguo colegiado fue agredido en su casa por desconocidos. Apaleado en su hogar, ahora se recupera mientras la justicia ha interrogado diferentes personalidades del fútbol heleno, como el polémico propietario del Olympiakos, Vangelis Marinakis, acusado por los rivales de controlar el fútbol griego.

“La Liga no ha respondido nuestras peticiones. Es como si esa entidad esté desapareciendo”, protestaba Sarris, indignado. La entidad que organiza la liga profesional griega se hunde, con acusaciones y dimisiones. Y la Federación de fútbol ha visto como el mismo Sarris también declara delante la justicia justo en los días que la selección vive sus días más oscuros, con 4 derrotas en 4 partidos consecutivos en casa contra Rumanía, Irlanda del Norte, las Islas Feroe y Serbia. La Federación ha aceptado que Claudio Ranieri, incapaz de ganar ni un partido, se vuelva a casa “de vacaciones” mientras se negocia la rescisión del contrato. La Federación quiere evitar pagar dinero a un entrenador que ha fracasado de forma estrepitosa.

El fútbol griego se hunde con un guión propio de novela de John Le Carré. Parece un episodio de ‘House of cards’ versión griega, con episodios oscuros. Agrafiotis ha acusado públicamente al Panathinaikos, club gestionado ahora por una asociación de hinchas, de no apoyar su asociación. El Panathinaikos afirma que se trata de un caso de hipocresía pues Agrafiotis siempre ayuda al Olympiakos. Y el tercer grande, un AEK de Atenas ahora en Segunda División, participa activamente del caso. Dimitris Melissanidis, el tipo que presidió el club en sus años dorados y ahora lidera el resurgir de la entidad, lideró los últimos meses una campaña exigiendo al gobierno que investigara a Vangelis Marinakis, propietario del Olympiakos, con la acusación de ser  “el jefe de una mafia relacionada con el fútbol”. Aunque justo ahora que todo se hunde, Melissanidis ha retirado esta petición. Justo en la misma semana que ha sido acusado de ser el responsable de la agresión a Zografos en su casa. Cómo no, afirma que denunciará a quién diga que fue él el responsable de mandar dos matones a la casa del antiguo árbitro. Zografos, por cierto, ha declarado ante la justicia que 10 días antes de la agresión, Melissanidis le dijo: “Te tirará al mar. Sé dónde vives”.

FIL OLYMPIACOS PRESS CONFERENCE 17Míchel, entrenador del Olympiacos (Foto: Focus Images Ltd)

¿Y el Olimpiakos? ¿Cómo ha reaccionado el club que vive años dorados, que gana títulos y es acusado pues casi no le pitan penaltis en contra en liga? El club de Marinakis, miembro de una familia que basa su fortuna en las rutas navales, ya sean ferris turísticos o transporte, ha emitido un comunicado acusando Melissanidis de “crear un estado de pánico”, añadiendo que el Olympiakos será su última preocupación “cuando afronte un juicio por intento de asesinato de Zografos”. Marinakis y Sarris ya han declarado en este caso. Melissanidis, aún no.

Y los hinchas, entre la indignación y la resignación, se quedan sin fútbol. Se han vivido algunas manifestaciones, aunque la eterna enemistad entre hinchadas y la confusión no ayuda. Incluso la televisión pide desesperadamente un acuerdo, amenazando con dejar de pagar dinero a la liga si la competición no se juega. En los despachos de la liga, nadie responde pues todo el mundo se esconde.

En resumen: la competición no se juega de momento pues los directivos de la Superliga dimiten. La justicia y la FIFA siguen investigando casos de corrupción y compra de partidos en un caso que empezó en 2010, con Marinakis en el centro de las sospechas. La Federación no designa colegiados pues no se fía de una liga sin dirección. Y busca seleccionador. Los clubes se tiran de los pelos entre ellos. Triste panorama.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Vaya, increíble lo que se vive en Grecia. Una verdadera lástima lo que ocurre en todo nivel de su fútbol, siempre me han parecido grandes jugadores los griegos. Muchas gracias por este artículo Toni, no tenía ni idea de la magnitud de la crisis en este país.
Saludos
A todo esto, que es de Sotiris Ninis?

Deja un comentario

*