El otro estadio de Larissa

Alkazar Stadium Larissa - MarcadorInt

Uno de mis momentos favoritos en cada Europeo son las horas previas en la ciudad en la que se disputará el partido. Sobre todo cuando es una sede distinta a aquella en la que me alojo, pues entonces intento desplazarme relativamente pronto para disponer de varias horas para pasear y descubrir sus rincones, a veces sin tener nada estudiado excepto la ubicación del estadio. Ir y perderse por las calles de la ciudad, a veces de forma literal. Así pues, anduve por todo el centro de Larissa antes de la jornada del Grupo B del Europeo sub-19, arriba y abajo, y me llamaron la atención tanto su núcleo comercial -repleto de tiendas de todo tipo, tanto marcas nacionales como multinacionales- y la cantidad de gente que había en todo momento en la calle en la quinta ciudad más poblada del país, lo que dotaba de mucha vida a la zona más céntrica de la urbe. Tras la comida de rigor y un paseo extremadamente relajante por el inmenso parque Alkazar, tocaba dirigirse al estadio de Larissa.

Sin embargo, había algo que olía mal. Tenía localizado el campo, situado en la parte norte de la ciudad, pero apenas había actividad en los aledaños. Quizás porque era muy pronto y faltaban casi dos horas para arrancar el choque. Había tiempo, pues, para dar un rodeo por el estadio y tomar alguna foto por si algún día Toni Padilla elige como protagonista de uno de sus partidos Polish Boyfriend la ciudad donde la leyenda cuenta que nació Aquiles. Al lado del campo, además, se erigían las instalaciones de un club de waterpolo, con algo de actividad en su interior, y un pabellón de baloncesto. Pero casi nada se movía en el estadio de fútbol. Y a medida que rodeaba el campo, buscando alguno de los rótulos característicos de UEFA que indican la entrada de público, prensa y demás, empezaron a aparecer signos de una clara decadencia: sillas rotas apoyadas contra una de las paredes del estadio, bocas de acceso cerradas, una ventana rota en la zona de venda de entradas, suciedad e incluso una puerta abierta donde había un hombre que no hablaba nada de inglés y que simplemente repetía el nombre del recinto, “Alkazar Stadium“, como el parque, ante la presencia de un chico extraño que se había aventurado por esos lares.

Alkazar Stadium Larissa - MarcadorInt

Alkazar Stadium.

Era evidente que me encontraba en el sitio incorrecto y que, por lo tanto, había otro estadio en la ciudad. Primero porque no había señales de vida de ningún tipo ni nada referente al Europeo sub-19. Por otro porque resultaba improbable que un estadio de estas características albergara cinco partidos de un torneo internacional de selecciones, por mucho que se tratara de una competición de categorías inferiores. Así pues, es lógico pensar que un municipio como Larissa necesitaba un estadio de mejores prestaciones, que es lo que garantiza el AEL Arena, inaugurado en 2010, mucho más moderno. Simplemente con acercarse a los aledaños ya basta para darse cuenta de que se trata de un recinto capacitado para alojar eventos de todo tipo, como pude apreciar desde el taxi que me llevó de un estadio a otro para que no me perdiera el encuentro entre Holanda y Rusia. Justo al lado se encuentra el llamado First Army, el centro de formación más importante del ejército heleno, motivo por el que a menudo parece un estadio situado al lado de un pequeño aeropuerto. No obstante, el AE Larissa FC ha disputado muchos partidos esta temporada en el decrépito Alkazar.

Alkazar Stadium Larissa - MarcadorInt

AEL Arena.

Porque el AEL, el equipo más importante de la quinta ciudad de Grecia, actualmente milita en la segunda división y lo seguirá haciendo por lo menos una temporada más, pues quedó por detrás de dos históricos como el Iraklis y el AEK, que regresarán a Primera tras varios años de ausencia. El único equipo griego situado fuera de Atenas/El Pireo y Tesalónica capaz de ganar la liga (1988) no puede permitirse el coste que supone jugar con regularidad en este estadio tan moderno, al menos en la situación en la que se encuentra ahora, alejado de la élite de un fútbol griego golpeado por la crisis económica y en el que varios gigantes han descendido en los últimos tiempos. De ahí seguramente se explica que los muros del viejo Alkazar estén repletos de mensajes como “Homeless“, pues el club juega en un recinto decadente, viva imagen de lo que es la entidad en los últimos años. Esta temporada, el Larissa solo disputó los dos últimos partido en el AEL Arena. Por sorprendente que resulte el contraste entre ambos recintos, en un día de Europeo sub-19 este estadio albergó tantos partidos como en toda la liga.

Fotografías: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*