El renacer del Vasas

Vasas MarcadorInt

Dentro de los grandes clubes del fútbol magiar, el Vasas SC seguramente sea el mayor de los olvidados. Es uno de los seis equipos de la capital que presume de haber ganado la liga, pero su último título (una Copa) data de 1986. Ha pasado tres de las últimas cinco temporadas en Segunda y el recuerdo de sus participaciones en competición europeas es demasiado remoto, a pesar de que algunos de los aficionados más veteranos puedan contar a sus nietos que tanto Ajax como Real Madrid perdieron en Budapest en la Copa de Europa 1956-57. Lo recordarán los aficionados madridistas, aunque a la postre el conjunto español les apeara de las semifinales por un 4-2 global. Como en la mayoría de equipos húngaros, la vida del Vasas no se parece en nada al pasado, pero en este caso ni siquiera a nivel nacional. El club fundado por los trabajadores del acero y el sector metalúrgico magiar en 1911 se quedó a un punto del descenso el curso pasado. Los registros no se asemejan en nada a lo que se espera de una entidad campeona de liga en seis ocasiones.

Sin embargo, el rumbo de la institución azulgrana ha virado de forma inesperada este inicio de temporada. Después de asegurar la permanencia hace unos meses con una victoria agónica en la última jornada, el Vasas ha sorprendido a propios y extraños con un formidable arranque de curso en Hungría. El Vasas ha sumado cinco victorias y un empate en sus primeros siete compromisos ligueros. Solo ha perdido una vez. Y no ha afrontado precisamente partidos de baja exigencia: ante el Vasas han caído rivales de entidad como Debrecen, Honved, Videoton y Ferencvaros. En los dos últimos casos, los azulgrana lograron imponerse a domicilio, siendo el duelo contra el vigente campeón un ejemplo de resistencia épica contra un rival que atesora mayor calidad individual. Al fin y al cabo ganaron en el Groupama Arena un partido que podrían haber perdido por goleada.

La victoria ante el Ferencvaros consolidó al Vasas como líder de la liga húngara. Foto: MarcadorInt.
La victoria ante el Ferencvaros consolidó al Vasas como líder de la liga húngara. Foto: MarcadorInt.

La figura del triunfo contra el Ferencvaros fue el arquero, Gergely Nagy. Este portero húngaro de 22 años es internacional con el país magiar en categorías inferiores y en las últimas jornadas se ha afianzado como la opción más fiable entre los palos azulgrana. No siempre mide bien los centros laterales, pero sus casi dos metros de altura lo convierten en un meta interesante de cara al futuro. Aunque hay que reconocer que se ha beneficiado de una lesión de gravedad del portero titular, el montenegrino Vukasin Poleksic, de momento Nagy ha aprovechado su oportunidad. Ambos guardametas han protagonizado paradas increíbles, casi milagrosas, en partidos en los que el Vasas se ha llevado los tres puntos.

Por otro lado, la defensa trabaja bien, con orden y disciplina, y por eso el Vasas es uno de los equipos menos goleados del campeonato. La zaga la lidera el internacional absoluto magiar Zsolt Korcsmar, uno de los futbolistas de mayor jerarquía del equipo. Pero no solo defienden, sino que los centrales también aportan en una de las principales armas del club azulgrana: las jugadas a balón parado. Siete de los once goles anotados por el Vasas en liga han llegado en acciones de estrategia. En la ejecución de la pelota quieta es vital la colaboración de Mohamed Remili, capitán y alma del Vasas. Su apariencia de central destralero engaña, pues se trata de un mediapunta que goza de un golpeo de balón notable que permite a su equipo generar peligro en este tipo de jugadas. Es habitual verle buscar portería con su poderoso disparo y sorprender a los arqueros con córners muy cerrados. En alguna ocasión incluso ha intentado anotar el gol olímpico desde la esquina.

Por otra parte, más allá del rigor defensivo y el trabajo colectivo del equipo, tres futbolistas jóvenes aportan un punto de clase y desequilibrio. Zsombor Berecz, mediocentro de calidad, es un jugador que ha ido convocado a menudo con las categorías inferiores de Hungría y atesora una calidad técnica notable para filtrar buenos pases, lanzar contragolpes y sacarse de la manga algún que otro gol espectacular de vez en cuando. Berecz aúna visión de juego y golpeo para encontrar a sus compañeros, en unas virtudes más o menos similares a las de su pareja en el doble pivote, Mate Vida. Vida es otro chico que combina la solidaridad defensiva con gestos de genio. El trío de chicos jóvenes lo completa el potentísimo extremo Martin Adam, un zurdo que juega en la banda derecha para disparar a puerta. Con los Nagy, Berecz, Martin Adam, Mate Vida, Szivacski o Hangya, el Vasas cuenta con una base de jugadores menores de 23 años bastante estimulante que también explica la progresión del club en los últimos meses. Habituales en las alineaciones del teutón Michael Oenning, esta temporada puede servir para catapultarles a clubes de mayor potencial dentro del panorama magiar. Si siguen así, es cuestión de tiempo que algunos acompañen a Korcsmar en la selección.

El Vasas celebra el gol de la victoria contra Ferencvaros. Foto: MarcadorInt.
El Vasas celebra el gol de la victoria contra Ferencvaros. Foto: MarcadorInt.
Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

5 comments

joe,viendo el resumen…vino Dios a ver al vasas..no creo que se vea en otra con tantos fallos-aciertos del portero.

Son cosas mías o el nivel de la transmisión, el estado del campo, etc, es bastante alto? Sé que suena prejuicioso pero no hubiera esperado algo así de la liga húngara… Grata sorpresa 🙂

Hay algunos estados muy modernos. El del Ferencvaros es el mejor exponente de ello, por eso en este caso el resumen se ve así. Lo hemos comentado alguna vez en la web (http://www.marcadorint.com/futbol-hungaro/decadencia-hungara/ y http://www.marcadorint.com/futbol-hungaro/la-enesima-inauguracion/ sobre todo), y eso le empieza a dar un nuevo aire. También se televisan casi todos los partidos de la liga. Otra cosa es el nivel, pues la mayoría de equipos son bastante caóticos, muchos campos no se llenan, etc.

Un poco caótico, pero los partidos suelen ser abiertos y de vez en cuando salen algunos jugadores de cierta categoría para lo que es habitual allí. ¡Saludos!

Deja un comentario

*