Un inesperado competidor con aroma belga

Beersheba jardín heatkernel

El Standard de Lieja es otro desde que llegó Guy Luzon, técnico de la selección israelí sub-21 el pasado junio. Un técnico que logró ganar con el Maccabi Petah Tikva el equivalente a la Copa de la Liga en Israel y que también fue subcampeón de la liga con dicho equipo con apenas 30 años. Más tarde fue subcampeón de la Copa con el Bnei Yehuda y posteriormente dejó una grata imagen con la selección sub-21 de su país en el Europeo de la categoría del último verano. Ahora ha transformado al conjunto de Lieja, que en unos meses ha pasado de ser una banda de buenos jugadores que no rendían acorde con su nivel a líder de la liga belga durante toda la fase regular.

Como contrapunto, en Israel está llamando la atención un equipo más o menos modesto que tiene bastante que ver con el fútbol de Bélgica. El Hapoel Be’er Sheva FC es el único candidato a competirle el título de liga del Maccabi Tel Aviv de Paulo Sousa y exequipo de Óscar Garcia Junyent. Lo más llamativo de este club, que representa a la séptima ciudad más poblada del país, es que casi nunca ha estado tan arriba. El año pasado, por ejemplo, terminó la temporada en la octava posición. Pero no hace tanto, en la 2008-09, era un equipo de la Segunda División. Ahora va segundo en Primera.

Los mejores momentos de la institución israelí llegaron a mediados de los años 70, cuando el Hapoel Be’er Sheva encadenó dos títulos de liga (1975 y 1976). Además, el equipo de Beersheba conquistó la Copa nacional en 1997 y alzó la ya extinta Copa de la liga de forma esporádica en 1989, 1996 y 2009. Es una “Copa de la liga” literal, pues se jugaban dos torneos paralelos: uno con los equipos de Primera y otro con los de Segunda.

Por lo tanto, el Hapoel Be’er Sheva no es uno de los grandes clubes de Israel. También es el equipo situado más al sur entre los que disputan la primera división (en contraste con el Hapoel Ironi Kiryat Shmona, campeón en Israel hace un par de temporadas) y tradicionalmente ha sido un territorio de disputas territoriales, especialmente conflictivo en varios momentos de su historia. La ciudad fue testigo de varios episodios de la Primera Guerra Mundial o de la Guerra árabo-israelí de 1948, por ejemplo.

Beersheba jardín heatkernel

El jardín de Allenby, en Beersheba, también contiene un pedacito de la historia de la ciudad. Foto: heatkernel

En lo deportivo, Beersheba es una población más conocida por su afición al ajedrez, que tiene su origen justo en los mejores años de la historia del Hapoel, que por sus equipos de fútbol. El otro club de la ciudad, el Maccabi, ha cosechado peores resultados en lo deportivo que el Hapoel, que históricamente representa al sector obrero, tal y como contó en su momento Toni Padilla. El Maccabi, el segundo equipo de Beersheba, llegó a jugar en segunda división y actualmente se encuentra en la zona de descenso del tercer escalón del fútbol israelí. Así pues, la diferencia entre ambos es enorme.

El segundo clasificado de la liga israelí sueña con repetir esos tiempos en los que ganaba ligas. O los años en los que jugó en Europa. Participó en tres ediciones de las competiciones continentales durante la década de los 90, aunque nunca llegó a superar la segunda ronda. Para la historia queda su eliminatoria frente al FC Barcelona en la UEFA 1995-96 (12-0 de global) o el contundente 14-1 encajado frente al Roda holandés tras derrotar anteriormente al Zalgiris de Vilnius.

De momento, los de Beersheba están en el buen camino: clasificados para las semifinales de la Copa y segundos en liga con un margen de 15 puntos respecto a sus perseguidores a falta de 3 jornadas para el final. Si tenemos en cuenta que los tres primeros y el campeón de Copa jugarán en Europa, está claro que volverán a participar en las competiciones europeas. Y para entender la mejoría de un club que el año pasado acabó octavo y que no hace tanto estaba en segunda, tenemos que mirar los cambios que se han producido en la institución y, posteriormente, en su plantilla.

Alona Barkat es la presidenta del club. Esta mujer se hizo con el control del Hapoel Be’er Sheva en 2007, cuando pagó 8,7 millones por el club sureño. El acuerdo también implicaba al ayuntamiento de Beersheba, que se compremetió a pagar parte de la deuda de la entidad. Unos meses antes, se había relacionado a Alona con el Maccabi Tel Aviv. Sea como fuere, llegó la nueva propietaria, hermana del alcalde de Jerusalén (Nir Barkat, desde 2008) y cuyo marido (Eli Barkat) es un conocido empresario en el mundo de la informática y de los sistemas antivirus. Y que ha compartido algunos negocios con su cuñado, ya que ambos han sido miembros fundadores de la empresa BRM.

Chatham House Nir Barkat Hapoel Be'er Sheva

Nir Barkat, alcalde de Jerusalén y hermano de la presidenta del Hapoel Be’er Sheva. Foto: Chatham House

La presidenta Barkat anunció en 2010 que iba a dejar el club ante la presión que percibía en la afición, pero un par de meses más tarde dio marcha atrás, rectificó y comunicó que se quedaría en el club tras el apoyo brindado por muchos de los aficionados, que se movilizaron tras la rueda de prensa en la que la presidenta hizo pública su intención de abandonar el Hapoel Be’er Sheva. Y ahí sigue. Con su llegada, el club se ha hecho con los servicios de varios futbolistas extranjeros y ha repatriado a israelís de bastante cartel, aunque teóricamente una de las promesas de Barkat era apostar por la juventud, formar un proyecto de cantera a largo plazo que también cumpliese una finalidad de integración social. Si bien es cierto que el equipo jugó hace poco la final de la Copa juvenil y que dos de sus futbolistas (Zino y Algrabli) han ido convocados con la selección sub-21 recientemente, son los foráneos los principales protagonistas. Sobre todo esta temporada.

Alona Barkat es la principal culpable del renacimiento del Hapoel Be’er Sheva

Casi todas las grandes incorporaciones del Hapoel Be’er Sheva han llegado desde Bélgica. Tres de sus cuatro máximos anotadores jugaron hasta el año pasado en la liga belga. Barda y Plet lo hicieron juntos en el Genk y desde el pasado verano lo hacen en Israel, donde el primero ya ha mejorado sus cifras de la temporada pasada y el segundo está muy cerca de lograrlo. El tercer jugador en cuestión es Buzaglo, que ha llegado procedente del Standard de Lieja. Es decir, que ha sido, en parte, un descarte de Guy Luzon del actual líder de la Jupiler Pro League. Con ocho goles, Buzaglo anda cerca de igualar el mejor registro de su carrera (9 tantos en la temporada 2008-09). Desde Bélgica también llegó David Hubert, que ha sido traspasado por el Gent, aunque también coincidió con Barda en el Genk.

Chelsea v KRC Genk.UEFA Champions League Group E Barda

Barda pugna con David Luiz en su etapa en el Genk. Foto: Focus Images Ltd

Barda seguramente sea el más conocido de todos y el que ha abierto el camino a los demás al fútbol israelí. El delantero internacional con Israel, además, es uno de los cinco jugadores del club que nació en la ciudad. Barda debutó con el Hapoel Be’er Sheva justo el mismo año en el que Yossi Benayoun se marchó al Maccabi Haifa y curiosamente también fichó por el conjunto de Haifa un año después de que el actual futbolista del QPR fichara por el Rácing de Santander. De hecho, son los dos futbolistas más ilustres que han pasado por el club sureño junto a Maor Melikson (Valenciennes) y Sejad Halilovic, ex del Valladolid y padre del diamante croata que lleva el mismo apellido. En cambio, nació en Beersheba pero nunca jugó en el club de su ciudad Almog Cohen (Ingolstadt), ex del Nürnberg.

También jugó en Beersheba el zambiano Chaswe Nsofwa, que falleció de forma súbita en un partido de entrenamiento en agosto de 2007, justo el día posterior a la trágica muerte de Antonio Puerta. Nsofwa había debutado unos días antes con el equipo israelí y se estrenó con un doblete. Tras su muerte, el Hapoel Be’er Sheva decidió retirar el dorsal número 6, el que lucía Nsofwa, a modo de homenaje.

El Hapoel Be’er Sheva se ha erigido como el principal competidor del Maccabi de Tel Aviv. El próximo lunes visitarán el campo del líder en la última oportunidad para asaltar el título de liga, una posibilidad totalmente inesperada si tenemos en cuenta que este equipo acabó en la octava posición la temporada anterior. ¿Podrán mantener esta ambición en el futuro?

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*