A recuperar el tiempo perdido

PSV Eindhoven Foto: Metro Centric

Ocurre a menudo que de algunas ‘promesas’ uno tiene referencias antes de verlas jugar en directo por primera vez. En el fútbol actual, el seguimiento de numerosos clubes a categorías cadetes o juveniles hace que ellos conozcan antes que nadie a chicos que actúan en la selección Sub-15 o en la categoría Sub-16 de su país. Antes de ver a Zakaria Bakkali por primera vez con el primer equipo del PSV Eindhoven, yo ya había escuchado que tendría “un grandísimo futuro”, ya había referencias al respecto. En noviembre de 2012, cuando Bakkali tenía 16 años y aún no había llegado al fútbol profesional, Pablo Fernández Longoria, entonces ojeador del Atalanta de Bérgamo y ahora jefe de scouting del Sassuolo italiano, describía a Zakaria como uno de los mejores jóvenes europeos de su edad. Le había visto incluso entrenar en la ciudad deportiva del club neerlandés.

“En el PSV hay un chico que tendrá un grandísimo futuro, como es Zakaria Bakkali: ’96 belga que el año pasado en la selección Sub-16 realmente fue espectacular. La primera vez que lo vi fue con la selección Sub-16 belga frente a Eslovaquia y fue un auténtico escándalo. Creo que es uno de los ’96 en Europa con mayor potencial, sobre todo porque su capacidad técnica es una cosa fuera de lo normal y ya está jugando en el segundo equipo del PSV siendo un ’96”, explicaba Longoria en el programa ‘Onda Fútbol’ de Onda Cero.
Zakaria_Bakkali PSV - Attribution: Football.ua
Zakaria Bakkali irrumpió en 2013 (Foto: Football.ua bajo licencia Creative Commons 3.0)

Semejante descripción obligaba a estar alerta con el futuro inmediato de aquella perla del PSV Eindhoven, que con 16 años ya formaba parte del filial Sub-21 y con 17 accedió a la primera plantilla del conjunto neerlandés. Llegamos entonces al mes clave de la (corta) vida futbolística de Bakkali: el que transcurre desde el 30 de julio de 2013 hasta el 28 de agosto de ese año. Son cuatro semanas en las cuales Zakaria debuta, irrumpe con muchísima fuerza con dos o tres actuaciones brillantes (hat-trick incluido al NEC Nimega) y cobra tanto protagonismo que sus problemas físicos se convierten en un asunto catalogado casi de drama en el equipo de Phillip Cocu de cara a la última fase previa de la Champions League frente al Milan.

En tan solo unas semanas, Bakkali se había convertido en el futbolista joven de moda en la Eredivisie y una de las jóvenes promesas más valoradas del continente: pronto se estrenó con la selección absoluta belga. Su irrupción, sin embargo, no tuvo la continuidad necesaria: Zakaria anotó en ese mes de agosto todos sus goles, los cuatro, de su carrera profesional con el PSV Eindhoven. Era difícil, seguramente imposible, imaginar entonces lo que depararían los siguientes meses a Zakaria.

Artículo relacionado: “Efervescente Bakkali”

Tras el ecuador de aquel curso 2013/14, Bakkali tan solo disputó media hora entre los meses de enero y mayo, repartidos en tres jornadas de liga. De ahí, al filial. El adolescente que tanto ruido había causado con el impacto de sus encuentros iniciales con el PSV regresaba al filial. El descontento con él era grande, como describió Tomàs Martínez en su artículo “Efervescente Bakkali”. El descontento relacionado con la actitud del belga y con su rendimiento sirvió como antesala al conflicto que cerraría definitivamente las puertas del PSV Eindhoven a Bakkali: su desencuentro respecto a su situación contractual. Tras ocho meses de negociación sobre el nuevo contrato, el belga acabó desestimando esa opción.

Marcel Brands, director deportivo, en septiembre: “He hecho todo lo posible. He comido junto a él comida marroquí, aunque no me guste mucho. Le hicimos una fantástica oferta. El problema es que él está influenciado por todos a su alrededor. Es una pena que un jugador joven con talento no elija el camino correcto.”

 

Phillip Cocu, entrenador del PSV, en septiembre: “Es triste verle entrenar ahí solo, pero nosotros debemos marcar una línea en alguna parte y él ya ha tenido muchas oportunidades.”

El pasado 29 de agosto, hace casi un año, disputó sus últimos minutos con el filial en una derrota ante el otro equipo de la ciudad: el FC Eindhoven. Ha pasado, por tanto, un curso entero prácticamente en blanco, entrenando al margen del primer equipo del PSV y su experiencia como profesional se reduce a un puñado de partidos (24 en total, 12 como titular y tan solo 2 completos), especialmente a los cuatro muy buenos encuentros que jugó en aquel verano que le catapultó a la fama. Se reduce a tan pocos minutos su trayectoria profesional que buena parte de ella se encuentra resumida en Youtube, por así decirlo.

Lució su explosividad, su habilidad, su capacidad técnica, su verticalidad y su desequilibrio en aquel verano de 2013. Ahora que recala en el Valencia, club con el que firma hasta el año 2020, la gran cuestión es si será capaz de recuperar aquel nivel. Al menos tiene la certeza de que dispondrá de nuevo de oportunidades -algo que no le concedieron en Eindhoven durante el último año- y esa oportunidad debe aprovecharla para recuperar el tiempo perdido.

Cocu PSV - http://www.postproduktie.nl/Paul Blank

Phillip Cocu ha entrenado a Zakaria Bakkali (Foto: http://www.postproduktie.nl/Paul Blank)
Foto de portada: Metro Centric

Related posts

3 comments

Esperemos que le den oportunidades en este Valencia y sobre todo que sepa aprovecharlas, porque cualidades para ser un jugador top las tiene todas.

Pues yo me fío muchísimo del criterio de Cocu, un hombre que de fútbol sabe un rato. Si decidió dejar de contar con él pese a su enorme talento será por algo, y no creo que se equivoque. Llega al Valencia libre, circunstancia que minimiza el impacto de un posible fracaso, pero no sé si se habrá parado a mirar su competencia en la plantilla: en la banda derecha están Feghouli y Rodrigo, y en la izquierda Piatti. En principio, Bakkali juega como extremo en banda izquierda. Con Negredo y Alcácer en la delantera de un equipo que sólo usa un punta, el fichaje de Mina, que no es un 9, sino un delantero con movilidad que parte bien desde la banda, puede dejar sin mucho sitio al joven belga. Para el caso, yo hubiera preferido cualquiera de estas dos alternativas: quedarse con Carles Gil, canterano ché traspasado en enero al Aston Villa por 6 kilos, con muchísimo talento… o recuperar tras su cesión a Cartabia, un jugador joven y eléctrico que fue, de largo, el mejor del Córdoba (casi el único destacable).
Por cierto, el Valencia buscaba un medio defensivo, y tras rechazar a Caio y perder la posibilidad de fichar a Imbula, ya en el Porto, podrían subir desde el Mestalla a Wilfried Zahibo. Me convence mucho más que cualquier portugués propiedad de Lim (como mínimo, tendría una pierna, su 25%) y representado por Mendes. Para el centro de la defensa, si se marcha Otamendi se tendrá que quedar Mustafi. Orbán y Fuego pueden jugar como centrales, y a mí me gustó Vezo cuando tuvo oportunidades. De nuevo, no estaría mal que desde el Mestalla subiera Sergio Ayala. Habría que fichar, sí, pero como cuarto central lo veo perfecto.

Porteros: Alves (lesionado) y Yoel.
Centrales: Mustafi, Vezo y Ayala.
Laterales: Barragán, Cancelo, Gayá y Orbán.
Mediocentros: Fuego, Zahibo, Parejo, Gomes y Enzo.
Extremos: Piatti, Feghouli, Rodrigo y Bakkali.
Delanteros: Negredo, Alcácer y Mina.
Me olvidaba antes de otro jugador ofensivo, Rodrigo De Paul, con el que creo que Nuno no cuenta, y otro cedido, Robert Ibáñez, que ha hecho buena temporada en el Granada y regresa al igual que Cartabia.
Otamendi ha dejado claro que se quiere ir, y como suele ocurrir, lo hará. Por tanto, falta un central. También es necesario traer un portero ante la lesión de Alves, que lo va a tener KO durante los primeros meses de competición, para no quedarte expuesto con sólo un meta con experiencia, Yoel.
Para el puesto de central hay muchísimos candidatos y depende de cuánto se quiera pagar. Me encantaría ver a Garay formando junto a Mustafi. Si no, también me gusta N’Kolou (el Sevilla deja el camino libre tras fichar a Rami, y el OM ha demostrado que está por la labor de vender este verano), un posible regreso de Albiol (canterano ché, ya veterano, con galones e implicado puede ser un central muy diferente del que hemos visto decaer) o Sokratis (le puede atraer ser titular, algo que en el BVB, con Hummels y Subotic, tiene complicado). Bajo palos es más difícil encontrar el portero adecuado, porque vendría en principio para ser suplente, y lo tendría todavía más complicado cuando Alves estuviera recuperado. Imagino que buscan una cesión (lo intentaron con Rulli) o un portero curtido, con experiencia en Liga y Copa, en la recta final de su carrera para firmar un contrato corto, algo similar a lo que hizo el Atleti con Aranzubía (por cierto, ese mismo está libre).

Deja un comentario

*