A un paso de la tercera corona consecutiva

Ajax 3-1 Twente Foto: Marcus Unger

La semana del Koninginnedag, día de la Reina en los Países Bajos, puede acabar hoy domingo con otra celebración en las calles (y los canales) de Amsterdam. El pasado martes 30 de abril gran parte de los habitantes de este país salió a festejar el último día de la reina, pues en esa misma fecha la monarca Beatrix llegó al trono de los Países Bajos. Tras 33 años (exactos) de reinado, la soberana Beatrix abdicó esta semana en favor de su hijo Willem-Alexander. Hoy, cinco días después, el Ajax puede ganar la Eredivisie por tercer año consecutivo siempre que derrote al Willem II, colista, en el Amsterdam ArenA. Precisamente el Willem II tiene sus orígenes en el monarca neerlandés del mismo nombre que reinó durante el siglo XIX y vivió muy ligado a la ciudad de Tilburg. Aunque todo lo que no sea una victoria de los de De Boer ante el equipo de la provincia del Noord-Brabant en esta jornada sería una sorpresa mayúscula.

El 'Orange' es el color que todos lucen en el Koninginnedag. Algunos aprovechan para salir a la calle con la camiseta de sus ídolos nacionales.
El ‘Orange’ es el color que todos lucen en el Koninginnedag. Algunos aprovechan para salir a la calle con la camiseta de sus ídolos nacionales.

Frank De Boer es la gran figura de este Ajax tricampeón. Llegó en diciembre de 2010 y debutó ganando al Milan en San Siro por 0-2 en el último partido de la fase de grupos de la Champions League. Seis meses después, el Ajax se proclamó campeón de la Eredivisie después de seis años de sequía. Todo gracias a una magnífica racha de 41 puntos sobre 51 que culminó con un triunfo ante el Twente, a quien arrebató el liderato en la última jornada tras ganarles por 3-1 en Amsterdam. De este modo el Ajax se rehizo de la final de Copa que perdió una semana antes, precisamente ante el mismo rival, el Twente Enschede. Además, en esa ocasión los ajacieden desperdiciaron una ventaja de 0-2.

Sin embargo, lo más curioso (o no) es que se ha producido un llamativo paralelismo en las tres temporadas en las que Frank de Boer ha estado al mando del Ajax. Nunca empiezan con buen pie en la Eredivisie, pero a partir del mes de febrero, más allá de caer muy pronto en la Europa League, empiezan a ganar partidos y remontan hasta alzar el título liguero. La temporada pasada, por ejemplo, el Ajax venció en sus últimos 14 partidos de liga. Ningún otro equipo en la Eredivisie pudo competir ante eso. En cambio, este año ha sumado 30 de los últimos 36 puntos que ha disputado. Suficiente como para asegurar el campeonato con una jornada de antelación.

Más allá de que llegan al tramo decisivo de temporada en un pico de forma envidiable, el tercer campeonato consecutivo del Ajax de De Boer también tiene bastante mérito por otras cuestiones. Moisander y van Rhijn han demostrado ser una alternativa más que fiable a las bajas de Vertonghen y van der Wiel en defensa. Además, Sigthorsson, su mejor delantero, ha estado lesionado durante gran parte de la temporada. Otra noticia positiva ha sido la consolidación de Daley Blind como lateral de nivel en la Eredivisie. Hijo de una leyenda ajacied, se ha asentado merecidamente como titular y ha rendido a un nivel notable en el flanco izquierdo de la defensa. No obstante, el gran nombre de la temporada en Amsterdam es el del danés Viktor Fischer. Este jugador de banda izquierda ha sido uno de los mejores futbolistas de la Eredivisie con tan solo 18 años. Es atrevido, eléctrico, desequilibrante, tiene gol y ha aparecido en momentos decisivos de la temporada. Su explosión ha confirmado que el Ajax no se le queda grande y que tiene potencial para seguir progresando.

Ajax 3-1 Twente Foto: Marcus Unger
15/05/11: Ajax 3-1 Twente (Foto: Markus Unger)

Con la aportación de otros futbolistas que también han rendido a un buen nivel, como Alderweireld, Siem de Jong, Christian Eriksen, Poulsen o hasta el polivalente Schöne, el Ajax ha ido creciendo. Impone su juego a través de la técnica y la intensidad de sus jugadores y los resultados respaldan a Frank de Boer. Posiblemente alguno de sus mejores futbolistas se marchará este verano -Eriksen y De Jong cada día son más determinantes-, pero llegarán otros que encajarán en el innegociable 4-3-3 de laterales largos, extremos fijos y dinamismo en el centro del campo. Y aunque el equipo de Frank de Boer pueda estar en el mes de noviembre a quince puntos del líder, que nadie se fíe de ellos porque siempre acaban compitiendo por el título. Y lo suelen ganar, porque Frank de Boer odia perder hasta en los juegos de mesa contra sus hijos. Aunque el próximo paso debería ser luchar por algo más en Europa. Esta vez se han quedado muy lejos de una final que se disputaba en su propia casa.

Related posts

Deja un comentario

*