Cillessen, Van Rhijn y la vida sin Pellè

Cillessen regresó a la titularidad tras varios días de baja. Foto: Focus Images Ltd.

Tres disparos al poste en los diez primeros minutos. Dos en los primeros 180 segundos. Golazo de falta de Van Rhijn al cuarto minuto. Empezó a tal ritmo el encuentro entre Feyenoord y Ajax que nadie se habría imaginado que no veríamos más goles antes del pitido final. Y menos todavía que el equipo local se quedaría sin anotar tras toparse con la madera en tres ocasiones antes del cuarto de hora. Sufría muchísimo el Ajax, que no defendió mejor que en el partido del pasado miércoles ante el PSG y concedió muchísimas oportunidades en el primer tiempo. El Feyenoord llegaba una y otra vez, pero perdonaba en la finalización. Anduvo fino Toornstra cerca de la zona de la mediapunta para filtrar buenos pases, pero Kazim-Richards no los supo aprovechar. El centrocampista holandés sustituyó al lesionado Immers, más potente y vertical, con mucha más presencia en el área rival pero menor calidad para recibir y girarse entre líneas, algo que hizo bastante bien Toornstra ante un Ajax replegado desde el primer minuto, más todavía tras el tempranero tanto de Van Rhijn. Pero hoy más que nunca el Feyenoord se acordó de Graziano Pellè. Los de Rotterdam adolecieron de una falta de pegada preocupante que impidió transformar las ocasiones en goles. De poco importaba que Van Beek ganara metros con conducciones y buenos desplazamientos en largo, que Wilskhire pusiera algunos centros precisos o que Clasie se dejara ver cerca del área rival. Faltó la figura de ese delantero que en Holanda bajaba cualquier balonazo y lo transformaba en gol.

Van Rhijn Ajax Focus

A falta de Schöne, lesionado, Van Rhijn marcó un golazo de falta. Foto: Focus Images Ltd.

Te Vrede pudo ser el héroe, pues dispuso de una de las ocasiones más claras del partido en el tiempo de descuento. Elvis Manu, que como el tanque holandés había salido desde el banquillo en la segunda mitad, firmó una maravillosa jugada individual y asistió a su compañero, que solo tenía que empujar el balón a la red. Pero bajo palos apareció otra vez Ricardo Van Rhijn, esta vez para ser decisivo cerca de su portería al evitar el gol de la igualada. Esta ocasión perdida fue el fin de un asedio que no terminó en empate gracias a varias paradas espectaculares de Jasper Cillessen, que se tomó la visita a Rotterdam como una oportunidad para demostrar por qué es el portero titular de la selección holandesa. Defendió mejor el Ajax, mejor replegado y con las líneas más juntas para evitar las recepciones de Clasie y Toornstra, pero los disparos terminaron llegando. Así pues, exhibición en toda regla de Cillessen para desesperar a Manu, Boëtius, Clasie, Toornstra y compañía. En la otra portería vivió un partido bastante plácido Vermeer, guardameta con el que hasta hace poco competía por la titularidad en el Amsterdam Arena. Vermeer, que fichó por el Feyenoord el último día del mercado veraniego, sólo tuvo que emplearse en un disparo de Sigthorsson y en un par de cesiones criminales de sus defensas. Sin embargo, pese a que generó fútbol en ataque para al menos puntuar ante un afortunado Ajax, el Feyenoord encadena tres derrotas consecutivas (dos de ellas, en De Kuip) y no gana en la Eredivisie desde la primera jornada.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*