Clasie se reencuentra con Koeman

Jordy Clasie está llamado a ser un futbolista importante en la selección. Foto: Focus Images Ltd.

El Southampton ha vuelto a apostar por uno de los mejores futbolistas de la Eredivisie para reemplazar a una pieza básica de su esquema. Si el año pasado era Dusan Tadic el elegido para sustituir a Lallana -y Pellè el encargado de hacer olvidar a Lambert-, esta vez llega al sur de Inglaterra Jordy Clasie, mediocentro y capitán del Feyenoord, para ocupar el lugar de Morgan Schneiderlin, nuevo futbolista del Manchester United. Como ocurrió con Pellè, este menudo jugador coincidió en Rotterdam con el técnico neerlandés, que lo hizo debutar con uno de los clubes más populares del país hasta convertirse en un elemento clave del Feyenoord, que percibirá unos 12 millones de euros por el traspaso de su gran emblema.

La principal duda respecto a Clasie es cómo se adaptará al ritmo y estilo de juego de una Premier League mucho más vertical que el fútbol holandés. Pese a su estatura (169 centímetros), su problema no es exactamente el físico, pues resiste todo tipo de embestidas gracias a su poderoso tren inferior, que le permite girar sobre sí mismo para proteger la pelota. Es ancho en cuanto a envergadura y más fuerte de lo que aparenta, pero obviamente no puede competir en el juego áereo con los delanteros más poderosos de su nueva liga o de algunas locomotoras de origen africano. Este puede ser su principal déficit competitivo, pero en los choques más exigentes ante los mejores ataques de la Eredivisie (donde se cuestiona el nivel de las defensas, no de los delanteros y centrocampistas ofensivos) no ha sufrido nunca porque fuese incapaz de chocar y recuperar balones.

De hecho, Clasie es un perro de presa con pulmones para aguantar esfuerzos continuos y achicar agua. En un centro del campo como el del Feyenoord ha sido habitual verle guardando la espalda de dos interiores con mucha llegada (Trindade e Immers, en los últimos tiempos con Koeman al frente del equipo de Rotterdam), por lo que abarca muchos metros. No le importa, pues mantiene una concentración alta en todo momento y es muy intenso en todas sus acciones. En ocasiones puede pasarse de agresivo (10 amarillas en liga la última temporada), pues juega al límite y entra con contundencia en todos los balones divididos. A esto se le une una personalidad bastante fuerte que a veces le lleva a protestar más de la cuenta, pero que por otro lado le otorga una capacidad de liderazgo que ya ejercía con 20 o 21 años en un club de gran presión como el Feyenoord. Así pues, la constitución física de Clasie en ocasiones puede ocultar unos buenos conceptos defensivos en un futbolista de gran lectura sin balón.

Southampton Koeman Focus

Koeman hizo crecer a Clasie en el Feyenoord y ahora lo ficha para el Southampton. Foto: Focus Images Ltd.

Con la pelota en los pies, no obstante, llega lo mejor del internacional neerlandés. Clasie mueve el esférico con muchísimo criterio y goza de un rango de pase muy completo. El ex capitán del Feyenoord combina con facilidad tanto en corto como en largo, por lo que puede encontrar a los compañeros más alejados. Asume la responsabilidad en la salida de balón, por mucho que en la Eredivisie haya jugado por delante de dos centrales con buen toque, y participa bastante en el juego de todos sus equipos. A Clasie le gusta involucrarse en el juego, bajar a recibir y filtrar pases que superen líneas rivales. Es capaz de lograrlo y conectar con los futbolistas que se muevan a la espalda del centro del campo rival, y en ocasiones incluso a la espalda de centrales y laterales, pues sus envíos son precisos. En Inglaterra puede acusar que se juega a una velocidad mayor, y de hecho le lleva cierto tiempo girarse si recibe de espaldas pese a proteger bien el esférico, pero por técnica debería estar capacitado para adaptarse sin excesivas dificultades, sea como mediocentro único o como miembro de un doble pivote, dos roles que conoce bien de su etapa en Rotterdam.

Clasie da el salto a la Premier League después de cinco temporadas en las que ha sido titular indiscutible en la Eredivisie. La primera en el Excelsior, cedido por el Feyenoord, club contra el que debutó. En la segunda, ya con el Feyenoord, debutó de la mano de Ronald Koeman (precisamente contra el Excelsior) y se asentó como titular en la posición de mediocentro. Ha jugado más de 30 partidos por temporada y no ha sufrido lesiones que hayan estancado la progresión de un futbolista que ya estaba capacitado para dar el salto a una liga mayor la pasada temporada, aunque ante la salida de múltiples piezas clave (Janmaat, De Vrij, Martins Indi, Pellè o el técnico Koeman) tanto club como jugador optaron por mantenerse unidos unos meses más. Ha llegado la hora de Clasie, que en la Premier deberá demostrar su nivel bajo las órdenes del entrenador que lo convirtió en uno de los nombres más estimulantes de la liga holandesa.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*