El curioso caso de Luc Castaignos

Eintracht Frankfurt-  Diego Sideburns

Camino de los 23 años, parece un treintañero. Su lenguaje corporal transmite un enorme desgaste, su mirada parece cansada e incluso su pelo, rapado, suma años al aspecto de un delantero que lleva tanto tiempo en el mundo del fútbol que no aparenta sus 22 primaveras, pues ha vivido mucho para tratarse de un chico de esa edad. Luc Castaignos jugará en la Bundesliga la próxima temporada después de que el Eintracht de Frankfurt pagara 2,5 millones al Twente por su traspaso, según datos de Transfermarkt. Sin embargo, el delantero neerlandés es mucho menos de lo que insinuaba hace cinco años cuando emergió en el Feyenoord meses después de darse a conocer con las categorías inferiores de la selección holandesa. De ahí el precio que ha pagado el club alemán, que se junta con la necesidad del Twente de desprenderse de Castaignos ante la galopante crisis económica que padece y que le obliga tanto a vender como a reducir el gasto en salarios.

En cualquier caso, Luc Castaignos jamás ha igualado las cifras de la temporada 2010-11, cuando antes de cumplir los 19 años anotó quince tantos en liga en un Feyenoord que se desmoronaba. Una de las claras muestras es que participó en la célebre derrota por 10-0 en el campo del PSV junto a De Vrij, Wijnaldum, Leroy Fer y Martins Indi y los de Rotterdam firmaron su peor campaña en años, pues finalizaron la liga en décima posición. Sin embargo, los goles de Castaignos, líder de ese equipo con su acierto anotador, llamaron la atención del Inter de Milán, que lo firmó en verano de 2011. Desde entonces ya no volvió a ser el mismo: Castaignos solo disputó ocho partidos con el equipo nerazzurro. Únicamente fue titular en una ocasión en Serie A, justo en una derrota en el campo del Novara, día en el que se marchó sustitido al descanso para no volver a entrar jamás en las alineaciones de Gasperini y Ranieri. Entre la llegada de Stramaccioni, un escupitajo que le costó tres partidos de sanción y una lesión en el tramo final de la temporada, Castaignos sumó 252 minutos con la camiseta del Inter entre todas las competiciones.

Desde entonces, la vida ha cambiado para un Luc Castaignos que regresó a la Eredivisie en busca de la confianza perdida en el fútbol italiano. Sin embargo, su etiqueta de promesa de enorme futuro derivó en un delantero de nivel medio dentro del fútbol holandés, con buenas cifras pero que apenas ha mejorado futbolísticamente en los últimos años en el Twente. Suma 37 goles en las últimas 3 temporadas en la Eredivisie, pero también falla muchos más de los que debería, pues es habitual verle definir mal ante el portero. Cae bien a bandas, es poderoso en el juego aéreo para ganar balones largos y no toca mal la pelota de espaldas a porterías, pero ya no transmite esa chispa de sus primeros meses en De Kuip; esa sensación de peligro cuando merodea la portería, aunque no sea capaz de fabricar goles de la nada. De ahí que sin haber cumplido los 23 años posea la apariencia de un veterano, pues ha vivido todo tipo de experiencias en muy poco tiempo, y seguramente haya sido víctima de la propia expectativa que despertó. En Alemania tendrá una oportunidad más en un equipo en donde no le tocará ejercer de líder y en donde tampoco se le garantizará la titularidad, pues la competencia es mucho mayor. Aún hay margen para relanzar su carrera bajo las órdenes de Armin Veh, que sustituyó a Thomas Schaaf al frente del banquillo del Eintracht después de que el ex mito del Werder Bremen renunciara al cargo el pasado mes de mayo.

Armin Veh -  Thomas Rodenbücher

Armin Veh regresa esta temporada al Eintracht de Frankfurt. Foto: Thomas Rodenbücher.
Foto de portada: Diego Sideburns

Related posts

Deja un comentario

*