De tres en tres

Dirk Kuyt. Foto: Focus Images Ltd.

Es uno de los mejores jugadores de la Eredivisie y lo ha demostrado en los últimos encuentros: ha marcado dos hat-tricks seguidos. Sin embargo, esta vez no se trata de un futbolista de enorme proyección al que pronto veremos en un grande del continente, porque su caso es opuesto al de la mayoría. Dirk Kuyt está de vuelta en el Feyenoord, club en el que se convirtió en ídolo antes de conquistar el corazón de la grada de Anfield, y ha regresado a un nivel formidable. Tras 10 jornadas ya es el máximo anotador de la liga y se ha convertido en la gran esperanza del nuevo Feyenoord de Gio Van Bronckhorst para alzar el título de la regularidad tras 16 años de sequía.

Dirk Kuyt ha regresado con tanta fuerza que lleva más goles que partidos desde su aterrizaje a De Kuip. Si sumamos el doblete que completó ante el Zwolle en la primera ronda de Copa, el ex de Liverpool y Fenerbahçe suma 12 tantos en 11 duelos oficiales. Diez de ellos han llegado en liga, aunque asimismo el Feyenoord ha provocado hasta cuatro penaltis que el nuevo capitán de los de Rotterdam se ha encargado de transformar. Nueve de estos goles han llegado en los últimos cinco partidos. Pero, a pesar de lo que indican las cifras, Kuyt no ha vuelto a la que fue su casa para jugar de delantero centro, sino que se está hinchando a marcar goles partiendo desde el extremo derecho. Con otro célebre internacional neerlandés como Elia para desequilibrar por el flanco opuesto y con Kramer asentado en la delantera por delante del ahora olvidado Kazim Richards, las jugadas se suelen iniciar en el perfil izquierdo para que Kuyt y Kramer las finalicen en el derecho.

Dirk Kuyt. Foto: Ivo Kendra.
Dirk Kuyt. Foto: Ivo Kendra.

La confección del equipo permite que Kuyt participe por dentro y emerja por sorpresa en labores de definición, sea para empujar balones en el lugar más oportuno, asistir a sus compañeros o marcar goles de todo tipo gracias a la maravillosa lectura de las situaciones que le otorga su dilatada experiencia en una liga plagada de defensas ingenuos y novatos. De hecho, la mayoría de sus goles son acciones en las que llega solo para rematar de cara libre de marca en la frontal, rebotes, anticipaciones y penaltis. No son goles muy bonitos, pero a base de dianas feas y a veces inmerecidas el camino hacia el liderato es mucho más corto. La experiencia de Kuyt es una certeza a la que agarrarse tanto en los momentos cómodos como en las situaciones de mayor exigencia, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de equipos de la Eredivisie.

Poco importa que tenga 35 años.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*