Depay firma por el Manchester United

Depay, principal recurso. Foto: Focus Images Ltd.

Era un asunto casi de dominio público. El Manchester United de Louis van Gaal seguía de cerca los pasos de la estrella del PSV Eindhoven, Memphis Depay. Y finalmente ha cerrado su traspaso. El club inglés anunció que había llegado a un acuerdo con el club neerlandés el pasado jueves 7 de mayo y el futbolista superó la revision médica 11 días más tarde, por lo que ya es oficial su llegada a Old Trafford. Depay es un extremo diestro que juega en la banda izquierda para buscar la diagonal hacia dentro y disparar, de enorme personalidad y notable futuro. Formó parte de la generación holandesa campeona de Europa en categoría sub-17 en 2011 (junto a Rekik, Kongolo, Willems, Achachbar o Trindade de Vilhena) y ha progresado a pasos agigantados desde que debutó con el PSV con apenas 18 años. Con 20 años se ganó estar en el Mundial, donde gozó de algunos momentos de impacto, y con 21 firma por el Manchester United. El traspaso ha costado unos 27,5 millones de euros. En la Premier lo normal sería que jugara en banda izquierda, pues apenas le hemos visto actuar partiendo desde el carril central o el flanco puesto. A continuación, para quienes no le conozcan, recogemos lo más destacado que hemos escrito sobre el nuevo pupilo de Van Gaal para repasar sus últimos meses.

Liverpool v Manchester UnitedBarclays Premier League

Van Gaal ya ha cerrado el primer fichaje para la próxima temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Mundial 2014:

Depay llegó al Mundial tras su primera gran temporada en el PSV. Había marcado 12 goles en liga.

“El mejor futbolista del PSV esta temporada. Ha asumido mucho protagonismo y ha tirado del carro en los momentos más difíciles. Juega en la banda izquierda para buscar la diagonal hacia dentro y aprovechar su certero disparo, potentísimo. Esto le permite marcar las diferencias en partidos en los que apenas interviene. Además, a medida que crece amplía su área de influencia, aparece en más zonas del campo y se va alejando de la banda. No obstante, es algo individualista, pues a menudo se obceca en completar su jugada o disparar cuando hay opciones mejores”. Su primer gran escaparate.

Durante el Mundial, hizo acopio de una gran personalidad y desatascó el segundo choque de su selección, contra Australia, saliendo desde el banquillo.

“Es difícil que el contexto le amilane, y por ello le ha alegrado más de una tarde de fútbol a un mito como Phillip Cocu. Más de una, más de dos y más de tres. Tantas que ha conseguido captar la atención de otro referente en la historia de este juego como Louis van Gaal, que no solo lo ha llevado a un Mundial sino que le ha pedido auxilio en él. (…) Cuatro minutos tardó el joven volante del PSV en incendiar el partido por sus acciones ofensivas. En una jugada asociativa por la banda izquierda le sirvió un gran pase a Robin van Persie, que sin la marca de Wilkinson y habilitado por Davidson, marcó a placer el 2-2. Los Países Bajos empezaron a empujar a Australia por la banda de Blind y Depay, esa que tanto había sufrido al principio. La elección del costado no cerrado por un lateral era evidente desde que se supo la lesión de Ivan Franjić. Por ahí probó el disparo lejano un Depay descarado y atrevido, al que le dio igual el contexto inherente a un partido decisivo de Copa del Mundo. Se encontró con confianza y, merced al fallo de un Mathew Ryan nada parecido al del Club Brugge, se convirtió en el goleador más joven de la historia de la selección en un Mundial a sus 20 años y 4 meses. Batió el registro de Bolo Zenden, que le marcó a Croacia en 1998 a los 21 años y 10 meses. 2-3 y bajón anímico aussie”. Depay acaba con Australia, por David Fernández.

Depay Holanda FocusMemphis Depay (21) estuvo en el Mundial de Brasil (Foto: Focus Images Ltd)

Temporada 2014-15:

El Mundial sirvió para que Depay llamara la atención, pero el PSV lo retuvo una temporada más, consciente de que si seguía rindiendo al mismo nivel (e incluso progresando) sería cuestión de tiempo que abandonara la Eredivisie. Por segunda campaña consecutiva, Depay fue el mejor futbolista del PSV y fue clave para que los de Eindhoven alzaran la liga tras siete años de sequía:

Depay tras ganar la liga:

Memphis Depay es el gran nombre propio de la temporada en Eindhoven. A sus 21 años, ya pide a gritos que venga un club importante de una gran liga para poder competir en un entorno de mayor nivel cada fin de semana. No está listo para marcar las diferencias partido tras partido en un gigante continental, pero sí para complementar alguno o convertirse en una pieza importante en un equipo con aspiraciones a entrar en Champions en una liga mayor. Como ocurre con los buenos futbolistas, cada vez pisa más el carril central para participar y entrar en contacto con el balón en tantas jugadas de ataque como sea posible. Influye en posiciones alejadas de su punto de partida, la banda izquierda. En parte empujado también por las constantes incorporaciones de Willems, con quien forma una buena sociedad. Partir desde este flanco le permite buscar la diagonal hacia dentro y amenazar con su poderoso disparo, la mejor de sus armas. No es casualidad que haya anotado 28 goles en 40partidos oficiales (cifra actualizada a final de temporada*) sin apenas disparar penaltis (solo 2 goles desde los once metros esta temporada). Su golpeo también le permite asistir de vez en cuando, pero ni bota las acciones a balón parado que terminan con centros al área ni busca a menudo la línea de fondo para colgar el balón a la cabeza de De Jong. En cambio, sí puede encontrar al lateral o extremo del otro perfil con un pase largo.

En contra, su escaso trabajo defensivo (en el PSV él es la estrella), que deberá pulir en caso de dar el salto a un equipo de mayor nivel y también su carácter de doble filo. Por un lado, no se arruga prácticamente nunca, no se esconde y pide el balón en situaciones adversas, como también demostró en el último Mundial cuando entró desde el banquillo. Sin embargo, cree tanto en sí mismo que en ocasiones esto le juega una mala pasada y elige la peor opción (definir cuando hay alguien mejor situado para rematar) o transmite la sensación de ir algo relajado por su enorme superioridad respecto compañeros y rivales”. Siete años después, análisis del PSV campeón.

Foto de portada: Kathi Rudminat

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*