Y el hechizo de Frank se rompió

Frank de Boer. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Terminó la aventura de Frank de Boer en el Ajax tras cinco años y medio al frente del primer equipo ajacied. Fueron cuatro años de idilio y uno y medio de desengaño en el que poco a poco se fue desvaneciendo la fascinación que generaba el técnico nacido en Hoorn. El final de la relación entre FdB y su club del alma ha sido brusco, abrupto, aunque no del todo inesperado, pues solo era cuestión de tiempo que sus caminos se separan toda vez que el entrenador neerlandés fuera incapaz de hacer progresar al Ajax en el panorama europeo.

“Después de ganar cuatro títulos seguidos, la temporada 2014-15 fue una decepción. Lo queríamos rectificar este año, y hemos hecho todo lo que hemos podido para ello. Pero no hemos logrado lo que todos esperábamos. Entonces me empecé a dar cuenta de que es el momento de hacer algo distinto. Es lo mejor para mí y creo que también para el Ajax”. Frank de Boer.

Parte del mérito de Frank de Boer al frente del Ajax reside en haber seguido ganando ligas a pesar de renovar constantemente la plantilla. Como es habitual en la Eredivisie, los mejores abandonan el nido cada temporada. El mejor ejemplo lo encontramos al repasar la escuadra con la que contaba cuando se hizo cargo del equipo en diciembre de 2010, cuando derrotó en Milan en su debut (0-2). Entonces estaban Luis Suárez (que se marchó pocas semanas después), Stekelenburg, Van der Wiel, Alderweireld, Vertonghen, Eriksen, Daley Blind o Siem de Jong. La mayoría forman parte de clubes que participarán la próxima temporada en la Champions League. Visto en perspectiva, son grandes nombres, pero en aquel momento se trataba de una plantilla sin rumbo, que jugaba por debajo de sus posibilidades y que iba camino de su séptimo año seguido sin alzar la Eredivisie.

El desgaste

Los reemplazos no han alcanzado el mismo nivel, aunque futbolistas como Tete, Veltman, Riedewald, Fischer, Kishna, El Ghazi o Milik han crecido de la mano de Frank de Boer. Sin embargo, el PSV también ha padecido bajas dolorosas y tampoco goza de jugadores netamente superiores, con la excepción de Héctor Moreno en el eje de la defensa. Así pues, ese mismo mal afecta a Ajax y a competidores.

La diferencia, no obstante, reside en que la creatividad de Frank de Boer languideció con el paso de los años y su inspiración para diseñar sistemas ofensivos se esfumó. Por eso, el equipo atractivo con múltiples soluciones para atacar por dentro y por fuera, que salía jugando desde atrás y permitía a sus interiores llegar y pisar área con ventaja, que alternaba la presencia de un delantero de área con un falso nueve indetectable para los centrales, se fue desdibujando.

El Ghazi es uno de los jugadores que más ha crecido con Frank de Boer. Foto: Edu Ferrer Alcover.
El Ghazi es uno de los jugadores que más ha crecido con Frank de Boer.

Cambió el perfil de los futbolistas del equipo, pues por ejemplo este último año los laterales se incorporan menos y peor al ataque, pero desde el banquillo el Ajax dejó de encontrar soluciones para resolver sus problemas. O las soluciones dejaron de funcionar y en consecuencia el equipo careció de fluidez en la circulación de balón en campo rival en los últimos meses. Este defecto está ligado con la ausencia de un mediocentro que mueva al equipo y se refleja en la cantidad de futbolistas que han actuado en esa ubicación en los últimos tiempos (Klaassen, Gudelj, Serero, Bazoer, Riedewald, Schöne, Blind, Poulsen).

Las Copas y el pragmatismo

Tanto o más que las ligas se recordarán los tropiezos europeos. Y seguramente el choque del Ajax de Frank de Boer más recordado sea uno en el que fue sometido por completo por el Red Bull Salzburgo, en una de las mayores exhibiciones de los últimos años en las eliminatorias de Europa League. En varias ocasiones los de Ámsterdam se quedaron a las puertas de los octavos de final de la Champions, a veces a un único gol de las rondas eliminatorias, pero el equipo también ha involucionado en los últimos tiempos. Fue especialmente doloroso caer ante el Rapid de Viena en el primero de los turnos previos a la Champions esta temporada, y también la incapacidad para hacerse con un título de Copa.

Con De Boer en el banquillo, el Ajax ha perdido dos finales (ambas las empezó ganando) y ha firmado eliminaciones especialmente ruidosas. En 2013, el AZ le endosó un 0-3 en casa, en 2014 fue derrotado por el Zwolle por un contundente 5-1 en toda una final y en la edición posterior fue el Vitesse quien asaltó Ámsterdam con un 0-4 histórico. Tampoco ayudó que este año, en la segunda ronda, fuera el gran rival histórico, el Feyenoord, quien eliminase al Ajax. A la postre, los de Rotterdam alzarían el título y romperían una sequía de 8 años sin tocar metal.

Con el paso de los años, el Ajax ha gestionado cada vez peor los partidos a cara y cruz. Si la primera liga la ganó después de derrotar al Twente en la última jornada en un choque en el que únicamente le valían los tres puntos, el Ajax también ha involucionado en este aspecto. A nivel emocional, la plantilla no ha sabido administrar la presión en los duelos en los que no se puede fallar y a veces se ha hundido después de cometer errores. De ahí la desesperación que los lleva a volcarse y exponerse tanto como para que la mayoría de eliminaciones en Copa sean por goleada. El último ejemplo de bloqueo lo vimos ante el De Graafschap el día que se escapó la liga. Al fin y al cabo, el líder debe ser Klaassen, de 23 años, que seguramente sea la figura más importante de los últimos años del ciclo De Boer. Además, este curso solo dos de los futbolistas habituales en el once inicial nacieron antes de 1992. La plantilla más joven de los últimos seis años.

Klaassen ha sido uno de los futbolistas con más galones en las dos últimas temporadas. Foto: Edu Ferrer Alcover.
Davy Klaassen ha sido uno de los futbolistas con más galones en las dos últimas temporadas.

Esta situación, además, contrasta con la buena imagen que exhibió el PSV de Phillip Cocu en la Champions League, competición en la que eliminó al Manchester United (sumó 4 de 6 puntos frente a los ingleses) y forzó la tanda de penaltis contra el Atlético. Cocu no dudó en encerrarse, apostar por cinco defensas cuando necesitaba conservar un marcador, y planteó más partidos de marcaje, robo y contragolpe que de propuesta para salir desde campo propio. Quizás, en la máxima exigencia, el PSV supo gestionar mejor sus recursos para ocultar sus defectos y potenciar sus virtudes, algo que a menudo se le ha recriminado a Frank de Boer. Por otro lado, incluso Giovanni Van Bronckhorst ha apostado por un juego muy vertical y directo sobre su espigado delantero Kramer para intentar competir con los dos clubes más poderosos del país.

Caminos que se separan

El mejor entrenador que ha tenido el Ajax en el siglo XXI abandona el club con el amargo regusto de perder la liga en la última jornada en el campo del De Graafschap y pasar los dos últimos años en blanco. Se despide de mutuo acuerdo con la entidad a pesar de tener contrato hasta 2017, y la lástima es que los dos últimos cursos empañarán un trabajo fantástico tanto a nivel conceptual como de resultados. Ha desplegado, en líneas generales, un buen fútbol y ha rescatado una institución que llevaba siete temporadas sin alzar una liga. Él ganó cuatro seguidas; lo logró siendo coherente con sus ideas de fútbol asociativo y haciendo debutar a 22 chicos procedentes del fútbol base. No todos se quedaron, pero la lista incluye nombres como Boilesen, Veltman, Dijks, Van Rhijn, Riedewald, Kishna, El Ghazi, Tete, Fischer, Klaassen, Bazoer, Cerny, Van de Beek. Muchos de ellos luego ya han sido internacionales con sus selecciones y los que no lo son todavía aspiran a alcanzar ese objetivo en los próximos años.

El joven Van de Beek ha sido el último canterano en debutar con Frank de Boer.
El joven Van de Beek ha sido el último canterano en debutar con Frank de Boer.

Sin embargo, el Ajax necesitaba abrir la ventana para renovar el aire y refrescar algunas ideas. La etapa de Frank de Boer en Ámsterdam ya pasó, simplemente. Por otro lado, De Boer ya no podía seguir progresando como técnico en una entidad con recursos limitados y con una dinámica cíclica demasiado repetitiva. Puede que se tome un año sabático, y puede que alguien llame a su teléfono para ofrecerle un proyecto estimulante. Su hermano ya ha comentado que le interesa la vacante en el Everton. Aptitudes tiene para volver a construir un equipo atractivo donde sea, sobre todo si aprende de los defectos de los últimos tiempos. Mientras tanto, el Ajax rastreará el mercado para fichar una figura que encaje con su particularidad filosofía. Se habla de Peter Bosz, ex del Vitesse y actualmente entrenador del Maccabi Tel Aviv, que encarna bien la propuesta de fútbol ajacied, aunque seguramente no será la única opción que baraje el club. Es hora de cambiar.

“No es una sorpresa enorme, pues en los últimos meses nos hemos reunido varias veces para hablar sobre su futuro y el del Ajax. Lamentamos que salga, pero cuando nos ha trasladado que esta era su decisión hemos concluido su contrato por mutuo acuerdo. Cuando ves todo lo que ha ganado y miras cómo lo ha hecho mientras tenía un ojo en la promoción de nuestros talentos, no se merece menos. (…) Nuestro próximo entrenador no tiene por qué haber pasado por el Ajax siempre que siga nuestra filosofía”.

Van der Sar, director de marketing del Ajax.

La Champions ha sido uno de los grandes déficits...
La Champions ha sido uno de los grandes déficits de Frank de Boer.
Fotografías: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

3 comments

¿Soy al único que le encantaría ver a Roberto Martínez al frente del Ajax? Para mí, entrenador y entidad comparten filosofía.

A mí me gustaría ver a Roberto en la Liga. Pero debe ser un equipo con aspiraciones y creo que el Valencia sería perfecto.

Por otro lado, si Frank termina en el Everton, será curioso ver cuántos jugadores del Ajax se irán para allá y qué equipo formará. Hay varios muy apetecibles que seguro estarían encantados de irse con él a Liverpool.

Deja un comentario

*