Efervescente Bakkali

PSV Eindhoven Foto: Metro Centric

El primer impacto fue extraordinario. De golpe, emergió dentro de un equipo muy renovado para marcar diferencias desde el primer día. Memphis Depay, el canterano que estaba llamado a liderar al PSV, parecía poca cosa durante unos días porque apareció Zakaria Bakkali en el flanco opuesto. Partía desde la derecha, pero cada vez que entraba en contacto con el balón se le veía distinto. Esa chispa que marca a las estrellas. Regateaba hacia dentro y hacia fuera. Asistía. Chutaba. Marcaba goles. Daba espectáculo. Todo un torbellino. Insinuó su calidad en la primera ronda previa de Champions, contra el Zulte Waregem, y la confirmó a lo grande anotando tres goles en su segundo partido como titular en la Eredivisie. Era el NEC, sí, que terminaría penúltimo. Pero se trataba de un chico de 17 años.

Sin embargo, Bakkali se lesionó. Se lesionó justo después de ese partidazo contra el NEC y se perdió la última ronda previa de la Champions League. El PSV cayó contra el Milan y Bakkali no estuvo presente en la que podría haber sido la primera gran cita de su carrera. Después, Park Ji-Sung, futbolista contrastadísimo y de experiencia en batallas de exigencia planetaria, le ganó la titularidad en el lado derecho. Cuando regresó Bakkali, el belga se topó con el surcoreano ocupando su lugar en el once. Más todavía al enfrentarse el PSV a Twente, Ajax y AZ en septiembre. Bakkali entraba para jugar los últimos 20 o 30 minutos a menudo, pero no revolucionaba los partidos. Su impacto era mucho menor. Perdió esa chispa. Un punto de explosividad. Pero se trataba de un chico de 17 años.

Park Ji-Sung QPR PSV Focus

Park Ji-Sung le arrebató la titularidad a Bakkali en septiembre de 2013. Foto: Focus Images Ltd

El regreso a la titularidad llegó en octubre, con la lesión de Park Ji-Sung. Con el surcoreano fuera de combate, le tocaba reclamar el puesto en el once. Pero no sólo había dejado de exhibirse, sino que Bakkali cada vez abandonaba el terreno de juego antes. Actuó de inicio en cuatro duelos ligueros y cada día participó menos (76 minutos, 75 minutos, 67 minutos y 55 minutos). El PSV sólo ganó el primero de los cuatro choques y entró en una mala dinámica (1 victoria, y en Europa League, entre el 7 de octubre y el 14 de diciembre). Por el camino, Bakkali debutó con la selección belga, que se aseguró de este modo que jamás sería convocado con Marruecos, el país de sus padres. Contra Gales disputó 12 minutos. El único partido con Bélgica hasta la fecha. Esta etapa coincidió con el regreso de Luciano Narsingh, recién recuperado de una larga lesión. Cuando estuvo a punto, el ex del Heerenveen adelantó a la joven promesa, que pasaba por un peor momento pese al debut bajo las órdenes de Wilmots. No recuperó su mejor nivel físico y seguramente acusó la presión. Pero se trataba de un chico de 17 años.

A partir de noviembre, todo fue a peor. El prestigio y la imagen de Bakkali cayó en picado. Pasó a jugar mucho menos y su última titularidad llegó contra el Feyenoord el 1 de diciembre. El impacto inicial perdió validez tras varios meses decepcionantes. Desde entonces, múltiples jornadas sentado en el banquillo y escasos minutos en las segundas mitades. Le perjudicó la cesión de Bryan Ruiz, otro futbolista con el que competir por la titularidad en la banda derecha. Lejos quedaba la explosión veraniega del joven Zakaria, que en enero dejó de ser un chico de 17 años para convertirse en un chaval mayor de edad.

Fulham Costa Rica Bryan Ruiz Focus

La cesión de Bryan Ruiz en enero supuso una mayor competencia para Zakaria Bakkali. Foto: Focus Images Ltd.

Sin embargo, la pesadilla de Bakkali empeoró a medida que pasaban los meses. No sólo era cuestión de que Cocu dejara de confiar en él, sino que tampoco lo hizo el técnico interino, Ernest Faber, cuando el primer entrenador del PSV se tuvo que alejar provisionalmente de los banquillos para operarse de un tumor benigno en la espalda. De hecho, con Faber el joven extremo internacional con Bélgica vivió uno de los peores episodios con la camiseta de la Philips. En el partido de homenaje a Park Ji-Sung, disputado con la temporada ya finalizada, Bakkali fue sustituido tras 16 minutos. El propio Faber señaló a Bakkali, titular en este choque. No solo lo sustituyó, sino que también sentenció que no estaba nada satisfecho con el compromiso mostrado sobre el campo. Aunque fuera un amistoso. En el horizonte, la negociación de un nuevo contrato. Bakkali seguía ligado al PSV hasta junio de 2015 y el club, pese al rendimiento de su joven promesa en los meses anteriores, estaba interesado en renovar su vinculación con la entidad. Hasta que el PSV consideró que la actitud del futbolista no era la adecuada y se cansó, pues Bakkali daba largas e intentaba aprovecharse de su situación. La opción de que se marchara en verano era cada vez más probable. Bakkali posee un gran potencial, pero al fin y al cabo se trata de un chico de 18 años que no iba a durar en Eindhoven.

El PSV y el Atlético de Madrid acordaron el traspaso de Bakkali. El fichaje, en torno a dos millones de euros, estaba cerrado a falta de la confirmación del protagonista. Pero el extremo no lo vio claro. Si no había sido titular en el PSV, ¿qué rol iba a tener en el campeón de la liga española y subcampeón de Europa? Así que, con la negativa del jugador, el traspaso se frenó. El PSV, de golpe, vio cómo no iba a sacar tajada de un futbolista cuya actitud consideraba inapropiada. Además, ya no contaban con él. Y menos al ver que tampoco estaba dispuesto a renovar después de rechazar el traspaso. Marcel Brands, director deportivo de la entidad, fue muy duro con él: “No ha tratado al PSV con respeto. Pagará las consecuencias“. Bakkali pasó a jugar con el filial de forma permanente. Doce meses después de su hat-trick contra el NEC, estaba apartado de la disciplina del PSV. Demasiado tiempo de inactividad para un chico de 18 años.

“Bakkali ya no es una opción para el primer equipo”, Philip Cocu, entrenador del PSV. 17 de septiembre de 2014.

Todos los comentarios procedentes de las cúpulas directivas y deportivas del PSV eran tajantes. El entrenador, Cocu, el director deportivo, Brands, y también Art Langerer, exentrenador del Zwolle y director de la cantera del club de Eindhoven, cortaron de cuajo cualquier opción de que Bakkali actuara con el primer equipo. Langerer llegó a declarar que “Si hubiese 10 bajas, entonces Bakkali podría jugar con el primer equipo. Pero sería una excepción“. El futbolista, que ha actuado en cinco choques con el filial (1 gol), además ha estado lesionado varias semanas. De hecho, ni siquiera ha jugado con el filial desde que se confirmó que no iba a renovar su vinculación con el PSV. Ni siquiera es un caso similar al de Richairo Zivkovic, que al menos está rindiendo con el filial del Ajax a la espera de una llamada de Frank de Boer. El propio Bakkali reconoció que “no hay solución” y todo apunta a que saldrá en el mercado de invierno después de un año entero prácticamente parado. Varios grandes de Europa han sonado como posibles destinos, en especial el Chelsea. En enero cumple 19 años. Aún está a tiempo de relanzar su carrera. Sobre todo si su cabeza lo permite.

Las jóvenes promesas de la liga holandesa, en MI:

Carlo de Reuver
Richairo Zivkovic
Gino Bosz
Tomas Necid
Adam Maher
Nick Viergever
Celso Ortiz
Tonny Trindade de Vilhena
Jean-Paul Boëtius
Bilal Basacikoglu
Jairo Riedewald
10 promesas underground de la Eredivisie 2013-14.
Robert Mühren
Stefano Denswil y Jorrit Hendrix

Promesas de la Eredivise

Foto de portada: Metro Centric.

Related posts

3 comments

A mí me impresionó realmente cuando lo vi jugar contra el Milan… sobre todo, por la precisión con la que conduce el balón, y la soltura que muestra para encarar al rival, intentar el regate y probar sin complejos el disparo.
Su caso es bastante similar al de otra promesa de la Eredivisie, Zivkovic (Ajax). Su eclosión fue ilusionante, pero está todavía por pulir, y cuando hay técnicos detrás con el historial y saber hacer de Franck De Boer o Cocu, pues oye, la verdad es que confío bastante en su criterio.
No creo que a Bakkali le venga mal una cura de humildad, y que siga formándose completamente en el filial.

Deja un comentario

*