En busca de la felicidad

Feyenoord -  Mike Lien

Hubo una época en la que la Juventus confió en él como parte de su proyecto para volver a ganar ligas en Italia y Bert van Marwijk lo consideró una opción para desatascar una final de un Mundial. Desde entonces han pasado varios años y el potencial de Eljero Elia se ha evaporado y perdido como el de tantos otros atacantes vistosos aunque pésimos en la toma de decisiones, pero el extremo neerlandés al menos ha encontrado su lugar en el mundo de vuelta en la Eredivisie. Tras no terminar de cuajar en la Premier bajo la confianza de su compatriota Ronald Koeman, que lo intentó rescatar mediante una cesión, Elia es feliz en Rotterdam.

Y desde la tarde del 24 de abril de 2016, más de la mitad de Rotterdam es feliz gracias a Eljero Elia. El ex internacional neerlandés fue el mejor futbolista de su equipo en la final de Copa, la primera que disputaba el Feyenoord desde 2010. El conjunto rojiblanco afrontaba el partido contra el Utrecht tras 8 años en blanco, plagados de penurias y con varios episodios lamentables para el recuerdo como el famoso 10-0 contra el PSV. Y Elia se echó el equipo a la espalda en los momentos más complicados. No fue Kuyt, el capitán que regresó a casa el pasado verano para disfrutar de los últimos años de carrera con su familia en su país natal, ni tampoco el estimulante centrocampista Trindade de Vilhena. Fue el lateral Rick Karsdorp incorporándose por el carril derecho en la primera mitad y, sobre todo, Elia driblando por el flanco izquierdo en la segunda quienes más destacaron en un Feyenoord bastante plano. Los de Rotterdam tenían el balón, pero el Utrecht se defendió correctamente en su campo y solo los futbolistas de banda de un particular 3-5-1-1 intentaron algo distinto en el Feyenoord. En especial Elia en la segunda mitad, después de que el Utrecht igualara el choque a los pocos minutos de la reanudación. Cuando el combustible empezó a escasear en el aspirante a alzar su cuarta copa holandesa, Elia pidió el balón y encaró una y otra vez al lateral Van der Maarel. Lo desquició, desbordó con facilidad gracias a su imaginación en el regate y aceleración y terminó generando varias ocasiones de gol. Una de ellas terminó en el 2-1, que la historia no le otorgará a Elia porque su disparo pegó en el poste derecho del arco de Bednarek y luego rebotó en el guardameta antes de cruzar la línea, pero el mérito fue íntegramente del ex de la Juventus.

La última vez que el Feyenoord ganó un título, en 2008, Gio van Bronckhorst era el capitán del conjunto de Rotterdam. Desde entonces, siete equipos distintos alzaron la Copa holandesa. Incluso el AZ y el Twente ganaron la liga. Sin embargo, el pasado domingo, con Gio en el banquillo, el Feyenoord detuvo el cronómetro y reinició la cuenta.

Pero reiniciar el reloj de Elia ya será mucho más complicado.

Foto de portada: Mike Lien bajo licencia Creative Commons 2.0.

Related posts

Deja un comentario

*