Frank y las copas

Frank de Boer Ajax Camp Nou Edu Ferrer

Frank de Boer tiene un problema con los torneos coperos. El técnico del Ajax ha ganado todas las ligas que ha disputado al frente del equipo de Ámsterdam, pero las copas se le resisten. No sólo eso, sino que en la Europa League (que ha disputado en varias ocasiones tras ser tercero de grupo en la Champions) ha caído antes de tiempo ante rivales como Spartak de Moscú, Steaua de Bucarest o Red Bull Salzburgo. Y en la Copa doméstica las cosas son aún peores: no sólo no la ha alzado nunca, sino que ha perdido dos finales. La primera, en 2011, dolió porque el Ajax ganaba por 0-2 en el minuto 44. Pero se le escapó en la prórroga. En la segunda, en 2014, cayó goleado por un contundente 5-1 contra un Zwolle que aún no había logrado ningún título en su historia. Se estrenó a lo grande. Entre medias, el Ajax de Frank de Boer ha sufrido tres eliminatorias prematuras. Siempre en casa. Siempre encajando muchos goles. Primero contra el AZ (2-3 y 0-3 en las ediciones de 2012 y 2013). La más reciente, esta misma noche, contra el Vitesse. Esta última ha sido especialmente dolorosa porque la derrota del año pasado contra el Zwolle aún escuece. Y, sin embargo, el equipo dirigido por Peter Bosz ha tomado el Amsterdam Arena con un contundente e histórico 0-4.

Ajax Frank de Boer Edu Ferrer Alcover

Las copas no son la especialidad de Frank de Boer.

La eliminación copera contra el Vitesse, además, tiene bastantes paralelismos con lo ocurrido hace unos meses contra el Red Bull Salzburgo. Los de Bosz edificaron su triunfo en una presión adelantada bastante agresiva e incómoda. No tanto como la del equipo austríaco, pero el Vitesse adelantó el centro del campo, mordió arriba y obligó al Ajax a rifar el balón más de lo que le gustaría. Bien plantado en la mitad del oponente, los de Arnhem recuperaron el esférico en campo contrario y finalizaron las jugadas con el oponente descolocado. El Ajax, pese a disfrutar de la posesión durante más tiempo, apenas cruzó la divisoria con la pelota controlada y no inquietó la portería de Room. Los de Frank de Boer eran incapaces de burlar las líneas de presión rivales. Ni los laterales ofrecían una salida limpia por fuera, ni Veltman superaba adversarios con su habitual conducción ni Viergever ni Denswil filtraron pases desde atrás. Nada. La defensa de Bosz, bien colocada, a buena altura y con las líneas muy juntas, apenas concedía huecos en los que recibir.

El partido del Vitesse fue inmenso. Se impuso en su planteamiento y sus futbolistas lo bordaron. Vejinovic recuperó muchos balones en campo rival, Labyad se mostró incisivo por la banda izquierda, Qazaishvili presionó de maravilla e Ibarra se sacrificó en banda derecha. Además, los hombres de ataque se mostraron efectivos de cara a portería, sobre todo Bertrand Traoré. Todo recordó mucho a la época en la que Bosz dirigía a un Heracles agresivo en la presión, tanto que a menudo se partía en exceso. No asumió tantos riesgos en Ámsterdam, pero dejó una gran imagen y se llevó un magnífico resultado que refuerza la confianza de un club que ha vivido un 2014 complicado tras terminar fatal la liga la pasada temporada y empezar mal en la actual.

Las rotaciones tampoco son excusa: el Ajax alineó un once lleno de titulares, con la única excepción de Boer (portería), Denwsil (central), Riedewald (mediocentro) y la suplencia de Schöne. Un cambio por línea. No muchos más que un Vitesse que rotó al delantero Dauda, el extremo Olynik y el centrocampista Leerdam. Jugó mejor el Vitesse y en los momentos clave fallaron los fijos para Frank de Boer. Veltman estuvo muy blando en la acción del primer gol, donde Bertrand Traoré le ganó la posición en un pase en profundidad y definió de maravilla. Después, poco antes del descanso, Klaassen regaló la pelota en el centro del campo y Labyad lo aprovechó para fusilar la portería con un soberbio disparo desde 30 metros. Y el propio Veltman volvió a fallar en la acción del tercer tanto, un despeje del Vitesse en su área que se convirtió en una asistencia para Bertrand Traoré. Midió mal el bote Veltman y el burkinés se quedó solo ante Boer, que un par de minutos después vio como Qazaishvili anotaba el cuarto gol. Entre tanto caos, dio la cara Serero en el centro del campo, más por sus pulmones, calidad técnica e intensidad que por el daño que pudiese causar al rival. Entre fallos propios y aciertos ajenos se fraguó la tragedia.

Veltman Ajax Eduardo Ferrer Alcover

Veltman falló en dos de los cuatro goles encajados por el Ajax.

Entonces es cuando uno recuerda la autobiografía de Ancelotti, sobre la que se recogieron muchos fragmentos después del fichaje del italiano por el Real Madrid. Ya solamente por su título, totalmente antagónico a la carrera deportiva de Frank de Boer, que de momento se limita a remontar en las segundas vueltas del campeonato liguero. Que no es poco. Pero le falta mucho para poder decir “Prefiero la Copa”. Le falta mucho por aprender.

Aunque cuando se pierde se aprende mucho más. Y en el Ajax se aprende mucho. No sólo lo hacen los jugadores. También el entrenador.

Fotografías: Edu Ferrer Alcover

Related posts

2 comments

No sabía de la “tragedia” del Ajax de Frank de Boer en la Copa de Holanda. Dos finales perdidas en cinco temporadas (contando esta) y algunos resultados contundentes en contra. Está claro que es un punto de mejora para él ya que la Eredivisie lleva cuatro años llevándosela.
Y también se puede resaltar su balance en las Supercopas, sólo ha ganado una de las cuatro que ha disputado: en 2013 contra el AZ Alkmaar.

Un resumen del 0-4 en el canal del Ajax: https://www.youtube.com/watch?v=hMP2aX6vUoQ

Meto el vídeo en el artículo, que vendrá bien para ilustrarlo.

Lo de las Supercopas es más comprensible porque normalmente sus veranos son muy agitados. Las juegan con algún que otro canterano, varios de sus estrellas están más fuera que dentro del club y hay que readaptar a varios futbolistas. Me puede parecer algo más “normal”, aunque también sorprende, sí.

Deja un comentario

*