El hijo del entrenador

Vitesse Max de Swart

Paolo Maldini debutó con la selección italiana sub-21 con 18 años. Entonces su padre Cesare, leyenda del Milan, entrenaba al combinado sub-21 de la Azzurra, pero no pudo contenerse. Convocó a su hijo en una decisión entonces controvertida y que vista con perspectiva ha terminado en anécdota por lo que ha sido la figura de Paolo. Sin embargo, han pasado muchos años desde entonces y sigue sin ser habitual que un futbolista debute bajo las órdenes de su padre. Lo hemos visto en la selección de Estados Unidos con la familia Bradley y poco más. Pero recientemente se produjo un nuevo caso, esta vez a nivel de clubes. En Holanda, tierra de jóvenes.

“No le di todo lo que se merecía porque tenía miedo a que la gente pensara a que lo había enchufado. A él solo le preocupaba una cosa: en el campo no sabía si llamarme mister o papá”. Cesare Maldini sobre la convocatoria de su hijo con la selección italiana sub-21.

Gino Bosz es un joven de 21 años que milita en el Vitesse. Desde la pasada temporada ha entrado en varias convocatorias con el primer equipo, pero siempre se quedaba en el banquillo. Muy cerca de él se encontraba una persona que lo conocía muy bien: su padre Peter, entrenador de los de Arnhem desde verano de 2013. La corta plantilla del Vitesse, junto con las lesiones que padecía el equipo gualdinegro, provocaron que Gino se colara en su primera convocatoria oficial el pasado 18 de enero. El Vitesse derrotó al Zwolle por 1-2, pero Peter, poco amigo de agitar los encuentros con cambios desde el banquillo desde que llegó a Arnhem, sólo introdujo una modificación y su hijo se quedó sin debutar.

Desde entonces, el joven Gino ha ido entrando y saliendo de las convocatorias de su padre. En seis ocasiones más, el pequeño de los Bosz se quedó sentado en el banquillo junto a Peter, sin debutar en liga o ni siquiera en la Copa holandesa. Allí estaba el hijo del entrenador, que viajaba con el equipo pero no llegaba a estrenarse nunca ante su público. Así pues, Peter Bosz no nos permitía ver si su hijo menor (el mayor, Sonny, juega en el amateur Apeldoorn) estaba listo para competir al máximo nivel en Holanda. Quizás el propio técnico no lo quisiera exponer más de la cuenta.

Vitesse Max de Swart

El estadio GelreDome, la segunda casa de la familia Bosz. Foto: Max de Swart

Pero finalmente el debut llegó. Un 6-1 ante el ADO Den Haag era una buena oportunidad para que Gino se sacara un peso de encima y pudiera estrenar su casillero de partidos con el Vitesse. Con el partido sentenciado ya en el descanso, Peter empezó a mover el banquillo. Primero entró Djurdjevic, campeón de Europa sub-19 con Serbia en 2013 que apenas ha jugado con el Vitesse desde que llegó en enero. Después llegó el turno de McEachran, que pasa ya por su quinta cesión en los últimos dos años y cuyo rol en Arnhem se antoja secundario. Y, cuando el partido agonizaba, Gino Bosz saltó al césped. En el minuto 91. Una semana más tarde, se volvió a quedar en el banquillo mientas su padre no gastaba los tres cambios. Para no levantar sospechas.

Las jóvenes promesas de la liga holandesa, en MI:

Tomas Necid
Adam Maher
Nick Viergever
Celso Ortiz
Tonny Trindade de Vilhena
Jean-Paul Boëtius
Bilal Basacikoglu
Jairo Riedewald
10 promesas underground de la Eredivisie 2013-14.
Robert Mühren
Stefano Denswil y Jorrit Hendrix

Promesas de la Eredivise

Foto de portada: Max de Swart

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*