El idilio de Krul con los penaltis precipita el desenlace del cuento del Cambuur

Tim Krul of Netherlands saves a penalty to win the 2014 FIFA World Cup match against Costa Rica at the Itaipava Arena Fonte Nova, Nazare, Bahia
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
05/07/2014

Leeuwarden, la capital de Frisia, región situada al norte de los Países Bajos donde se enfadan si les llamas holandeses, ha vibrado con la hazaña de su equipo de fútbol. Como ya contó Toni Padilla hace unas semanas, el equipo más potente de la zona no es el de la ciudad más poblada, que apenas ha disfrutado de un puñado de temporadas en primera división. Tan modesto es el Cambuur que hasta hace unos meses solo había disputado los cuartos de final de la Copa en dos ocasiones y nunca había alcanzado las semifinales del torneo del KO. Sin embargo, esta temporada todo fue distinto. En un año en el que no había depositadas grandes esperanzas en el club, recién descendido y sin demasiadas aspiraciones a subir de nuevo a la Eredivisie tras un arranque de curso desastroso en Segunda, Leeuwarden se encontró con varias sorpresas que han llegado a aburrir el adjetivo histórico por reiterativo. A finales de diciembre derrotaron al Ajax en los octavos de final. En enero sobrevivieron en el estadio del Utrecht, donde a pesar de encajar el 2-2 en el minuto 89 se llevaron el gato al agua en una tanda de penaltis. Y finalmente, en el penúltimo encuentro del torneo, cayeron. Plantando cara en el estadio del AZ Alkmaar, uno de los clubes con aspiraciones europeas de los Países Bajos, el Cambuur resistió a 120 minutos de asedio para provocar la tanda de penaltis.

Con el esquema tan característico que propulsó al Cambuur hacia las semifinales (cinco defensas, tres centrocampistas y dos delanteros), los frisios lograron que el encuentro se le atragantara al AZ en los primeros 45 minutos. El tándem de entrenadores de Slot y Hulshoff logró plasmar sus ideas en el guion de juego. Los locales manejaban la posesión, pero apenas combinaban por dentro. Todos los ataques del AZ terminaban por fuera, con centros al área, donde mandaba el trío de centrales frisios. A pesar de lo defensivo que parece su esquema, el Cambuur nunca reculó más de la cuenta. Juntaba muchísimo sus dos líneas traseras para negar cualquier hueco a la espalda de los centrocampistas, y siempre que podía se alejaba del arco de Nienhuis. Así, de hecho, el AZ intentó sorprender con balones largos para los desmarques al espacio de sus extremos Jakhanbakhsh y Levi Garcia, sin fortuna. En ataque, el Cambuur también había urdido un plan para desplegarse. Con Barto moviéndose para atraer la atención de los centrales rivales, Hoefdraad aprovechó los espacios que abría su compañero para hacer daño con inteligentes movimientos. Al descanso el Cambuur había generado las dos ocasiones más claras.

AZ Alkmaar 0 (3p)
Cambuur 0 (2p)

Cambuur vs AZ - Football tactics and formations

Sin embargo, a diferencia de otros días el Cambuur no embocó sus oportunidades y terminó sufriendo en la segunda parte. En el segundo tiempo creció la figura de Alireza Jahanbakhsh, desequilibrante en todos sus contactos con el esférico por el flanco derecho. Apareció también el lateral Johansson y el AZ causó estragos por ese banda. Apretó incluso más al Cambuur con la entrada de Joris van Overeem en la mediapunta. El joven centrocampista de 22 años  se juntó con el extermo iraní y agilizó la circulación del esférico del AZ, donde los dos mediocentros (Rienstra y Wuytens) apenas influyeron. Entre Van Overeem -qué sensibilidad tiene este chico para filtrar el último pase- y los casi dos metros de altura de Weghorst, otra de las sustituciones del AZ un el desacertado Friday en la definición, el cuadro local encerró al Cambuur en su mitad de campo y convirtió a Leonard Nienhuis en el héroe de los frisios.

Cuando todo parecía destinado a decidirse en la prórroga, el AZ Alkmaar se encontró con lo que parecía el premio a su insistencia. En el minuto 93 Wuytens apareció para cabecear al fondo de la red un centro de Jakhanbakhsh. El belga se fundió en un abrazo con la grada, absorbido por su afición en una explosión de éxtasis súbitamente interrumpido por la intervención del colegiado. Como ya ocurriese en la ronda de cuartos de final, la consulta con el videoarbitraje salvó al Cambuur de un golpe definitivo. Si el vídeo evitó un injusto penalti en contra ante el Utrecht, esta vez Kevin Blom pudo apreciar cómo Levi Garcia empujó a Nienhuis en la acción inmediatamente previa al centro de Jakhabakhsh, que recogió en la banda derecha un centro pasado desde la izquierda. Precisamente porque el arquero visitante no lo pudo interceptar tras el empujón el extremo trinitense.

Foto: oleoleole .
Foto: oleoleole .

El golpe anímico que supuso celebrar el pase a la final para verse jugando minutos después una prórroga en casa ante un rival inferior estuvo cerca de pasarle factura al AZ Alkmaar, que se dejó dominar por el Cambuur en el arranque del suplemento, todavía desconcertado por lo que acababa de ocurrir. Sin embargo poco a poco se impuso el equipo local, a base de la insistencia de Jakhanbakhsh y la altura de Weghorst para ganar todo tipo de balones aéreos, pero el inspiradísimo Nienhuis mantuvo la portería a cero. El partido llegó a la tanda de penaltis con dos porteros invictos en las resoluciones desde los once metros. Nienhuis había sobrevivido a tres tandas con el Cambuur, mientras Krul aún conserva la vitola de héroe tras la célebre tanda contra Costa Rica en el Mundial de Brasil. El Cambuur falló tres lanzamientos. Dos de ellos se marcharon por encima del larguero, y el quinto y definitivo se lo detuvo a Barto el arquero internacional con los Países Bajos, que amplió así su leyenda de parapenaltis. En la final el AZ se enfrentará al Vitesse, que superó al Sparta de Rotterdam y aspira a ganar el primer título para celebrar su 125º aniversario. En los últimos ocho años, ocho clubes han alzado la Copa. Si no gana el AZ, seguirá la racha.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*