La Eredivisie, destino ideal para las cesiones de los gigantes europeos

Enes Unal of FC Twente after the Dutch Eredivisie match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929
12/03/2017
***NETHERLANDS OUT***

La Eredivisie ya no es solo un vivero de talento que alimenta a las grandes ligas del fútbol europeo, sino que también se está convirtiendo en un centro de formación de talentos pertenecientes a clubes punteros del continente. Cada vez es más frecuente ver cómo entidades de las grandes ligas europeas -principalmente la Premier League- ceden a varios de sus jugadores más prometedores a equipos neerlandeses. Uno de los primeros casos fue el Chelsea, cuya fantástica relación con el Vitesse le ha permitido enviar a a los Países Bajos a futbolistas como Nemanja Matic, Tomas Kalas, Patrick Van Aanholt, Gaël Kakuta o Christian Atsu. La sociedad entre el Chelsea y el equipo gualdinegro ha sentado un precedente que ha despertado una tendencia llamativa.

Nemanja Matic jugó cedido en el Vitesse. Foto: Focus Images Ltd.
Nemanja Matic jugó cedido en el Vitesse. Foto: Focus Images Ltd.

Como los grandes clubes de Europa cada vez fichan a más jóvenes talentos para jugar en sus categorías inferiores, en el salto al profesionalismo se acostumbra a producir un atasco importante que complica aún más la llegada al primer equipo de la mayoría de los futbolistas. Ya es frecuente ver un crisol de nacionalidades en los equipos juveniles de Manchester City, Chelsea, Real Madrid o Juventus, pero luego no todos tienen sitio. Por este motivo, los clubes les buscan un destino en el que puedan disfrutar de minutos y explotar. En los casos más extremos, en la lista de cedidos de clubes como Chelsea, Manchester City o Juventus los futbolistas se cuenten por docenas. Si rinden extraordinariamente bien se ganarán la oportunidad de regresar. Si lo hacen bien, seguramente volverán a salir cedidos a una institución algo mejor que la anterior. Si no, caerán en el olvido, como el código de barras de un producto por el que una empresa quiere sacar el máximo rendimiento económico posible.

Por este motivo, la Eredivisie se ha convertido en uno de los destinos favoritos tanto para los clubes que ceden a los jugadores como por los propios futbolistas. Se trata de una liga plagada de jóvenes talentos, en la que los entrenadores no miran el carné de identidad a la hora de apostar por un futbolista. La mayoría de los equipos intentan dominar los partidos a través de la posesión del esférico, el estado del césped suele ser óptimo y salvo en los gigantes no suele existir una gran presión. Al fin y al cabo, también se trata de una primera división, lo que resulta más amable que jugar en la Segunda División española o en el Championship, y tampoco es una categoría particularmente dura en el apartado físico. En total, actualmente cerca de 30 futbolistas procedentes de equipos extranjeros juegan como cedidos en el fútbol neerlandés. 14 de los 18 clubes de Primera se benefician de ello:

cedidoserdv
Infografía: David Fernández. Banderas: Radosław Rokita.

Entre la enorme cantidad de cedidos a la Eredivisie también hay una segunda categoría de futbolistas: aquellos que probaron fortuna en una liga superior pero que no lograron asentarse. Dos de los ejemplos más representativos son el de Siem de Jong, castigado por las lesiones en Newcastle, y el de Marco van Ginkel, perteneciente al Chelsea. Ambos juegan ahora en condición de cedidos en el PSV Eindhoven. Un caso similar es el del Steven Berghuis, sin minutos en el Watford y que ahora es titular casi indiscutible en el líder de la Eredivisie, el Feyenoord. También se marchó cedido desde el fútbol inglés Tim Krul, primero para ir al Ajax, donde llegó lesionado y se topó con la irrupción de Onana. El internacional neerlandés pensaba que así jugaría en un gran club europeo tras el descenso del Newcastle al Championship y al no contar con los minutos deseados recaló en el AZ Alkmaar en el mercado de invierno.

El fenómeno de las cesiones, principalmente de clubes ingleses, también ha llegado a la Eerste Divisie (2ª). Sobre todo a través del Arsenal, que tiene cedidos a cinco futbolistas en equipos del segundo escalón del fútbol neerlandés, y al Manchester City, que cada vez cede a más futbolistas al NAC Breda. El curso pasado ya jugó allí Enes Ünal, delantero turco que anotó ocho goles en once partidos. Como ambas partes quedaron satisfechas con el acuerdo, este curso el City ha enviado hasta cinco futbolistas al NAC, entidad centenaria que aspira a regresar a la Eredivisie. También es llamativa la prolífica relación del club mancuniano con el Twente, con tres cedidos por el City. Esta es una de las principales razones por las que el equipo skyblue es el club que más futbolistas ha cedido al fútbol neerlandés esta temporada, desbancando al pionero Chelsea.

resumenerdv
Infografía: David Fernández.

También es llamativo el caso de la Juventus, que tiene a 60 futbolistas cedidos repartidos por el mundo. La mayoría se encuentran jugando en equipos italianos, de Serie A o Serie B, mientras cuatro de ellos han pasado este curso por la Eredivisie o la segunda división neerlandesa. Aunque el lituano Vykintas Slivka abandonó el Den Bosch en el mercado de invierno para recalar en el Ascoli. El campeón italiano también ha cedido a cuatro jugadores esta temporada al fútbol suizo, otro de sus países favoritos en cuanto a préstamos se refiere. Sea como fuere, es posible que la mayoría de futbolistas que juegan cedidos en la Eredivisie no lleguen a disfrutar con regularidad de minutos en el primer equipo del club al que pertenecen. Procedentes de entidades en las que la competencia es feroz, su camino es particularmente largo y no demasiados de los futbolistas que han optado por esta vía han terminado regresando para triunfar.

Tim Krul of Netherlands saves a penalty to win the 2014 FIFA World Cup match against Costa Rica at the Itaipava Arena Fonte Nova, Nazare, Bahia Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 05/07/2014
Tim Krul ahora juega cedido en el AZ Alkmaar. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Yo soy mexicano y recuerdo el caso de un jugador mexicano llamado Ulises Davila, lo compro al Chelsea despues de un mundial Sub-20, jugo en el Vitesse y en varios equipos espanoles, su mayor logro fue meter el gol del ascenso del Cordoba, todo su contrato en el Chelsea se la paso cedido en clubes, dudo que haya alguna vez entrenado con el primer equipo, finalmente fue repatriado por el Santos Laguna (que no fue el club que lo vendio a Europa), este caso es un ejemplo de lo que mencionas de futbolistas que caen en el olvido.

Exacto. También jugó durante una temporada en el Sabadell, el equipo de Axel Torres y Toni Padilla. En clubes que acumulan tantos cedidos es un problema. En este aspecto, había una buena entrevista en The Guardian hace unas semanas con Boga, Angban y Andreas Pereira, tres futbolistas cedidos por Chelsea y Manchester United al Granada. La recomiendo, porque hacían varias reflexiones en esta línea, sobre la dificultad de poder regresar a los clubes a los que pertenecen.

No crees que esto se debería de regular de alguna manera? Lo que esto potencia es que los grandes clubes fichen todo lo que quieren y después lo distribuyen a su antojo. No veriamos un mejor fútbol y un poco más igualado si tener a 60 (!!!) cedidos no fuera posible? Y eso sin contar con clausúlas miedo como las que aplica el Madrid en la liga Española.

Ayer lo hablaba con Iñaki Lorda en Twitter. Yo creo que es negativo para los clubes a medio plazo, pues al final para muchos puede ser pan para hoy y hambre para mañana. Salvo si hay un convenio con X equipo para contar con unos tres jugadores cada temporada, yo creo que puede afectar también el ascensor de los jóvenes canteranos de varios clubes. Los cedidos vienen, juegan y se van, sin dejar un beneficio económico al club más allá de su rendimiento deportivo. Y pueden tapar a otros chicos que pertenecen a la entidad y a los que quizás puedes vender luego a un buen precio.

Es un tema peligroso, porque estamos entrando en una tendencia en la que los gigantes fichan a cualquier talento prometedor que despunta a los 16-18 años. Pero ya no tanto para incorporarlo y apostar por él, que en algunos casos sí, sino para tenerlo atado y que ya no lo tengan los demás. Por si sale un Messi, un Pogba, un Cristiano.

Deja un comentario

*