Misma dinámica que antes del parón

Frank de Boer, en la rueda de prensa previa al partido (Foto: MarcadorInt).

Mantuvo Frank de Boer el once base que venía de ganar los últimos 6 partidos de liga en la visita del PSV a Ámsterdam. Cocu, por su parte, planteó un once con sus dos futbolistas más experimentados en el centro del campo (Schaars y Park Ji-Sung) y dio entrada a Bryan Ruiz en el primer partido oficial del año 2014. Y aunque los visitantes tuvieron muy buenas fases de juego, se impuso el Ajax para dejarlo todo tal y como estaba antes de empezar la jornada: los de Ámsterdam son líderes y el PSV sigue en la media tabla, alejado de cualquier opción de alzar el campeonato.

La primera mitad fue la de Memphis Depay y Viktor Fischer. Ambos extremos zurdos, ambos nacidos en 1994 y ambos incisivos en el choque disputado esta tarde. El atacante del PSV fue la mayor amenaza de su equipo a lo largo de todo el partido. Los de Cocu, que llegaron a crear bastante peligro en algunas fases del primer tiempo, explotaron las diagonales de su emergente estrella. El PSV volcó el juego hacia su banda y Willems, bastante participativo durante los 45 minutos iniciales, filtró varios pases de calidad a la espalda de Klaassen y Schöne, que a menudo se descolgaban buscando presionar muy arriba. Sin embargo, el Ajax también respondió y lo hizo precisamente a través de su banda izquierda. Las conducciones de Fischer (y también las de Boilesen) supusieron un alivio para el conjunto ajacied y le permitieron salir en los momentos en los que el PSV más apretó.

Depay Autor-Belsen

Memphis Depay fue la principal amenaza del PSV Eindhoven. Foto: Belsen

No obstante, la mayoría de ataques del Ajax nacieron en las botas de los centrales. Sobre todo los ataques más pausados, cuando el equipo de Frank de Boer tenía que salir desde atrás con el balón controlado ante la presión del PSV. Ahí vimos lo más interesante del partido. Blind, ya consolidado como mediocentro, se movía constantemente buscando arrastrar a su marcador. Se metía entre los centrales o se apartaba ligeramente de la jugada para que Veltman y Moisander, sobre todo el finlandés, avanzaran con el balón controlado por el hueco que quedaba libre. Una vez el central cruzaba el centro del campo, Blind normalmente retrasaba su posición (si no veía un espacio al que desmarcarse y hacer daño) y realizaba la cobertura al central que había abandonado su posición por si perdía el balón. Así el Ajax lograba conectar con sus atacantes, aunque su juego en el primer tiempo fue algo lento y pesado excepto cuando apareció Fischer. También fue reseñable la labor de Blind en la recuperación, pues cortó varios ataques peligrosos en campo contrario.

La segunda mitad fue completamente ajacied. La escuadra local salió con mayor intensidad y alejó al PSV de su campo. Depay pudo aparecer menos y Bryan Ruiz, ya intermitente durante el primer tiempo, no compareció. Moisander empezó a marcar las diferencias con sus desplazamientos en largo y Schöne intervino muchísimo más en el juego al combinar por el carril central. Se redujo la influencia de Fischer, pero creció Klaassen, que a menudo rompía la defensa rival con un desmarque en profundidad a la espalda de la zaga rival. Sigthorsson le ganó más duelos al joven Rekik, que lo había controlado bastante bien hasta entonces, y llegaron las ocasiones. Aunque el gol llegó de un modo inédito para este Ajax que tanto rasea el balón. Moisander condujo un buen rato el balón, cruzó la línea del centro del campo y mandó un balón preciso hacia Schöne, que asistió con la cabeza a Sigthorsson, que cabeceó completamente solo (se despistó Bruma) en el segundo palo. En pocos toques aéreos, el Ajax se plantó en el área pequeña y abrió el marcador.

Artículo relacionado:

El nuevo Blind y las demás innovaciones de Frank de Boer

A partir del gol llegaron los mejores minutos del Ajax, que dispuso de oportunidades para anotar el segundo y cerrar el encuentro. Pero no lo hizo pese a las dificultades del PSV para rehacerse tras encajar el tanto. Además, Cocu tardó en hacer los cambios. Aun así, nada cambió con la entrada de Narsingh, Hiljemark y Bakkali y Cillessen apenas tuvo trabajo en el tramo final. Solo inquietó un centro de Narsingh que se envenenó y que sacó Veltman con un despeje rarísimo junto al segundo palo. Nada más. Hoy, por enésima ocasión y a pesar de su más que correcta primera mitad, el PSV volvió a quedarse a medias: ni generó demasiadas oportunidades ni demostró pegada en el tramo que las creó. Quizás se note que ya no está un agitador como Georginio Wijnaldum, ausente desde mediados de septiembre. Su “10” falla muchísimo, pero tantos errores al menos significan que suele disponer de varias ocasiones de gol por pura habilidad y buen timing en la llegada desde la segunda línea. Hoy solo inquietó Depay y eso no fue suficiente. El liderato ya está a 14 puntos.

Foto de portada: marcadorint.com

Related posts

Deja un comentario

*