El último delantero del Feyenoord

Nicolai Jorgensen Kramer Feyenoord

Tras lanzar al estrellato a John Guidetti antes de que las lesiones cortaran la proyección del sueco y tras repetir éxito a la hora de impulsar la carrera de Graziano Pellè, que parecía estancado en la Serie B italiana, Nicolai Jorgensen es el último delantero que el Feyenoord ha catapultado al panorama internacional en el último lustro. Máximo anotador de la Eredivisie con 21 goles, el danés ha ofrecido unas prestaciones por encima de las expectativas en Rotterdam. No solo ha colaborado con unos registros anotadores excelentes (25 dianas si sumamos Copa y Europa League), que superan sus cifras en cursos anteriores en el Copenhague, sino que también ha encajado a la perfección en el equipo para que los engranajes del sistema de Gio Van Bronckhorst funcionen. La historia lo recordará como el delantero que hizo posible el primer título de liga del Feyenoord en el siglo XXI.

La primera oportunidad de Jorgensen en el fútbol de élite seguramente le llegó demasiado pronto. Con 19 años el Bayer Leverkusen le pescó tras una primera buena temporada en Dinamarca, donde asomó la cabeza y empezó a perforar las porterías rivales, pero la adaptación al fútbol alemán no fructificó. El delantero no se aclimató, a veces incluso jugó tirado a la banda, y regresó a su país para volver a sentirse importante. Fue en la capital danesa donde Jorgensen explotó y se ganó ir con la selección, aunque hasta la última temporada sus guarismos goleadores no alcanzaron la media de un gol cada dos partidos. Lo suficiente para llamar la atención del Feyenoord.

Giovanni van Bronckhorst, coach of Feyenoord during the Dutch Eredivisie match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 02/04/2017 ***NETHERLANDS OUT***
Jorgensen ha sido una pieza vital para Giovanni van Bronckhorst, pues ha jugado de inicio en 30 partidos de liga. Foto: Focus Images Ltd.

Jorgensen es un delantero que basa gran parte de su juego en el físico. Con 190 centímetros de altura, es un arma muy útil en el juego aéreo, aunque no es su único recurso. Es un argumento poderoso para el juego que despliega el conjunto de Rotterdam, al que le gusta proyectar a sus laterales y desequilibrar por las bandas, pues el ariete danés es un buen cabeceador, pero al mismo tiempo Jorgensen ofrece otras cosas con el balón en los pies. Es un fantástico rematador, fiable con ambas piernas, pero también es capaz de jugar de espaldas a portería. No es rápido, pero Jorgensen ofrece buenos movimientos entre central y lateral para aparecer en el lugar adecuado, cae a bandas si la jugada lo requiere para que el extremo encuentre un punto de apoyo sobre el que tirar una pared y protege el cuero para que su equipo respire o provocar faltas. Pero, sobre todo, de cara a portería falla pocas oportunidades. En un entorno que no siempre sirve para medir la verdadera dimensión de un delantero, Jorgensen ha ofrecido algo más que goles facilitados por el poco oficio de las defensas de la Eredivisie. No habrá mejor prueba del algodón que una segunda temporada en la que compagine liga neerlandesa y Champions League para calibrar su nivel real.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*