La pesadilla de Doetinchem

Frank de Boer Ajax Camp Nou Edu Ferrer

Doetinchem. A muchos les sonará a chino el nombre de este municipio de poco más de 50.000 habitantes. Doetinchem, una localidad ubicada en el medio de la nada, en el campo neerlandés, cuyo principal reclamo turístico son sus tres molinos de viento. Doetinchem, un pueblo que ha padecido todo tipo de desastres: en el siglo XVI la urbe se incendió por completo y más tarde la población fue arrasada por una playa. Durante la Segunda Guerra Mundial, el pueblo quedó totalmente destruido por los bombardeos aliados. Hasta hace unas horas, muchos no sabían que el modesto De Graafschap, decimoséptimo clasificado de la Eredivisie, jugaba en Doetinchem.

El equipo blanquiazul arruinó la fiesta del Ajax, que dependía de sí mismo para ser campeón de la Eredivisie. Debía ganar en el campo de un equipo que la semana que viene jugará la promoción por la permanencia frente al Maastricht, de la segunda división. Hace unos meses, el equipo de Ámsterdam ya lo pasó mal para superarlos en casa, pues solo ganó por un corto 2-1 en un pésimo partido del conjunto ajacied. Pero parecía un accidente. Un mal día. Pocas situaciones mejores que jugarse un título en unas condiciones así, contra un rival de la parte baja que no se jugaba nada. Aunque, a pesar de las limitaciones del equipo de Doetinchem, el De Graafschap exhibió una gran cuota de amor propio y demostró por qué solo un equipo (Heerenveen, 0-1) ha ganado en su estadio en 2016.

Quizás no era tan fácil. Y lo que debía ser una fiesta visitante terminó en tragedia.

Fue un desenlace histórico.

Foto: Lars de Jonge
De Vijverberg, el estadio de la tragedia. Foto: Lars de Jonge

Lo celebró a lo grande el público del De Graafschap. Los aficionados son conscientes de que quizás bajen dentro de dos semanas, pero también sabían que estaban viviendo un episodio que formará parte de uno de los capítulos más negros de la historia de un gigante como el Ajax. Younes abrió la lata en el primer tiempo, pero luego los de Frank de Boer perdonaron varias ocasiones y en el 55′ todo se derrumbó cuando Smeets igualó el choque. El Ajax se desmoronó. Sin más. Cuajó un partidazo el capitán de los locales, Van de Pavert, un defensa de 24 años nacido en Doetinchem y que solo ha jugado en el De Graafschap. Pero no necesitaron los Superboeren, el oportuno apodo de los locales, de una exhibición defensiva para mantener el empate.

Simplemente el Ajax se colapsó. Gudelj pidió el balón e intentó hacer la guerra por su cuenta, mientras Younes regateó en el sector izquierdo con cierto éxito pero sin suerte de cara a portería. Bazoer vio el dramático desenlace desde el banquillo, donde lo acompañó en la recta final un Milik que sorprendentemente fue sustituido cuando al Ajax le urgía marcar. Terminó Van der Hoorn de delantero centro para rematar cualquier pelotazo, pero ya no había solución. La sensación era que el Ajax difícilmente marcaría porque el golpe psicológico era demasiado duro. La toma de decisiones era pésima, nadie combinaba, Klaassen pasó desapercibido, todo terminaba en disparos precipitados. El naufragio era inevitable.

Van der Hoorn terminó de delantero centro. Foto: Edu Ferrer Alcover.
Van der Hoorn terminó de delantero centro. Foto: Edu Ferrer Alcover.

Se le escapó al Ajax la liga. Es el segundo título consecutivo del PSV Eindhoven de Phillip Cocu, y quizás tocaría hablar de los méritos de un equipo que estuvo a una tanda de penaltis de eliminar al Atlético de la Champions League, pero esta vez el campeonato lo ha perdido el Ajax. Los de Ámsterdam habían dado el golpe sobre la mesa derrotando al vigente campeón en Eindhoven, pero dos pinchazos ante Utrecht y De Graafschap han convertido en inútil aquella victoria. Podría haber dejado escapar la ventaja en cualquier momento, cayendo ante cualquier rival, pero dejarse el título de esta forma en el campo del penúltimo resulta especialmente duro para un Frank de Boer que ha perdido parte de ese magnetismo que lo llevó a ganar cuatro ligas en sus primeros tres años y medio en el banquillo del Ajax.

La temporada ajacied es enormemente decepcionante porque ya empezó con un revés durísimo. No fue quedarse fuera de la fase de grupos de la Champions, sino caer en la primera ronda ante el Rapid de Viena. Y luego no superar la fase de grupos de la Europa League. En Copa, la derrota llegó en el segundo turno, frente al Feyenoord. Así pues, pudiéndose centrar exclusivamente en la competición de la regularidad, el Ajax no ha sabido escaparse de un PSV que compite de maravilla.

Milik fue sustituido en el momento clave. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Milik fue sustituido en el momento clave. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Ha mejorado en más aspectos de los que parece el Ajax, pues únicamente ha encajado 21 goles en 34 jornadas. Es su mejor registro desde la temporada 2009-10. El apartado defensivo se convirtió en una prioridad para Frank de Boer después del desastre europeo ante el Rapid de Viena. Tras ese episodio, el Ajax dejó la portería a cero en 9 de sus 11 partidos inmediatamente posteriores. Ha dejado la portería a cero en 19 encuentros en la Eredivisie. A cambio, no obstante, el equipo ha carecido de brillantez en ataque. Younes ha sido uno de los mejores del Ajax en la banda izquierda, pero su buen rendimiento ha tapado la proyección de Viktor Fischer, que se siente más cómodo en ese flanco. En el derecho, El Ghazi arrancó la temporada como un tiro, pero luego se diluyó. Bazoer ha sido el futbolista que más ha progresado, pero el equipo echa de menos a un mediocentro que mueva a todo el equipo, toque con fluidez y ordene a sus compañeros a través de la posesión. Gudelj cumple, y ha sido el único titular en las 34 jornadas de liga junto a Veltman, pero no responde exactamente a ese perfil y eso implica que el Ajax sea un conjunto bastante lento en la circulación de balón. Ante equipos que se encierran, tuvo más dificultades para abrir la lata que en temporadas anteriores.

Pero ni siquiera en sus peores pesadillas se esperaban recibir un golpe así.

Doetinchem ya forma parte de su historia.

Foto: Carlo Stevering.
El De Graafschap protagonizó la sorpresa de la jornada. Foto: Carlo Stevering.
Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*