Susto en Amsterdam

Volendam. Foto: Luis Pabón

Estuvo cerca el Ajax de Amsterdam de cerrar una semana horrible con una derrota en la Copa holandesa. Estuvo cerca, pero al final salvó los muebles en la prórroga ante el modesto Volendam, un equipo habitual en la Eredivisie en los años 90 y que ha jugado alguna temporada en la élite del fútbol neerlandés en los últimos tiempos. De hecho, el año pasado se quedó muy cerca del ascenso, pero cayó ante el Go Ahead Eagles en la última jornada. Perdió el liderato y subió el Cambuur como campeón de la Eerste Divisie. Y precisamente el Go Ahead Eagles acabó subiendo pese a ser el sexto en la segunda división, pero esa es otra historia.

Esta noche el Volendam puso en apuros a un Ajax lleno de suplentes. Suplentes que, en cualquier caso, son muy superiores a los titulares del equipo visitante. Uno de ellos, el joven danés Lucas Andersen, abrió el marcador. Pero la estrella del partido fue otra: Robert Mühren. De apellido ilustre (sus dos tíos, Gerrie y Arnold, fueron internacionales con la selección absoluta y jugaron tanto en el Volendam, su ciudad natal, como en el Ajax), Robert anotó los dos goles de los visitantes. El primero sirvió para empatar el partido en la segunda mitad. El segundo llegó a los cuatro minutos de la prórroga para adelantar al Volendam en el marcador.

Pero los últimos 25 minutos se le hicieron muy largos al Volendam, aunque el Ajax tampoco lo tuvo fácil para levantar el encuentro. Remontó con un buen gol de falta de Schöne y con un tanto de Hoesen que llegó en una jugada más propia del Stoke City que del equipo ajacied: balón largo hacia arriba, un par de toques en el área y gol de un delantero que engancha la pelota entre la confusión de la zaga rival. Al final, 4-2 para que el Ajax no se despidiera de la Copa tras perder por 4-0 ante Barcelona y PSV en una misma semana.

Sin embargo, también fue una noche que sirvió para colocar en el mapa a Volendam, una pequeña ciudad de tradición pesquera y que ahora se ha convertido en una atracción turística. Una noche que también nos ha permitido conocer a Robert Mühren, que tiene genes de futbolista. Este puede que sea su año: nueve goles en nueve partidos de liga, además de estos dos en Copa. Más que en cualquiera de las dos temporadas anteriores. Tiene 24 años.

Foto de portada: Luis Pabón

Related posts

Deja un comentario

*