Los años dorados de un club de Belfast

Cliftonville Iker Merodio en derby Crusaders

Martes de Champions. Medio mundo mirando hacía el Calderón. Aunque se han vivido otras emociones. En Belfast, por ejemplo. Aquí, se ha jugado un derbi histórico (Linfield-Glentoran) y el Cliftonville, por primera vez en sus más de 130 años de vida, ha revalidado el título de campeón de liga. Una alegría para el equipo más representativo de la comunidad católica en Irlanda del Norte.

Ya lo contamos en su momento. Belfast es una ciudad dividida. Católicos y protestantes. Británicos e irlandeses. Cuando Irlanda se independizó en los años 20, Irlanda del Norte optó por seguir fiel a la Corona. En esta zona, el 70% de la población era protestante y se consideraba británica. El 30% restante era católica y se consideraba irlandesa. Esta población lloró al no poder incorporarse al nuevo “Estado libre de Irlanda”. Viviendo bajo la bandera británica, buscó símbolos identitarios. En el fútbol era el Celtic de Belfast, fundado con este nombre inspirándose en el club de Glasgow. Fue un equipo grande, capaz de ganar. Pero este equipo desapareció a finales de los años 40. Un partido contra el Linfield acabó con jugadores del Celtic apaleados y, como los dirigentes del club no se sintieron protegidos por la Federación, el club murió. La hinchada del Celtic de Belfast sintió que la Federación, controlada por las autoridades británicas, se sentía feliz con la desaparición de un club identificado con el nacionalismo irlandés. El vacío que dejó no lo pudo ocupar nadie. Así que los católicos se pusieron a seguir al Celtic de Glasgow, pues los otros clubes católicos de Belfast eran muy modestos. Durante décadas, los católicos han criado a sus hijos contándoles maravillas del club de Glasgow. Por oposición, si los católicos van por la calle de Belfast con camisetas del Celtic, los protestantes dieron su corazón al Glasgow Rangers. La muerte del Celtic de Belfast significó que no quedaba ningún equipo de los católicos capaz de ganar la liga. Y por ende, el Linfield, el equipo más grande de los protestantes, se quedaba sin rival. Así que el derbi de Belfast pasó a ser el Linfield-Glentoran, dos equipos protestantes.

Cliftonville 2 Albert Bridge

Foto: Albert Bridge.

En esta ciudad, donde se cantan más los goles que se marcan en Glasgow que los que se marcan en casa, todos los equipos de fútbol grandes pertenecen a la comunidad protestante, a ese 70% de la población que tiene su corazón en Londres y le da la espalda al resto de la isla. Bueno, todos no. Tenemos el Cliftonville. En los últimos 46 años, la liga de Irlanda del Norte ha sido ganada en 43 ocasiones por equipos protestantes. Las únicas excepciones, las ligas del Cliftonville en 1998, 2013 y ahora en 2014. Este equipo del norte de la ciudad había ganado dos ligas más, en 1906 y 1910. El Cliftonville es, pues, el mejor equipo católico de la liga, aunque siempre fue demasiado modesto como para robar los corazones de todos los católicos de Irlanda del Norte como lo hacía el viejo Celtic de Belfast. El Cliftonville, que este último verano jugó la previa de la Champions precisamente contra el Celtic de Glasgow en un partido que acabó con las aficiones hermanadas, sólo arrastra hinchas en el norte de Belfast. Aunque estos son fieles.

Esta temporada el Cliftonville no empezó bien, aunque poco a poco le remontó al Linfield. Le ganó dos duelos directos y en la penúltima jornada llegó el alirón. El Cliftonville ganó 0-2 al Portadown. Y el Linfield perdió su derbi contra el Glentoran por el mismo resultado. El Linfield, que presume de sus 51 títulos y juega en el precioso Windsor Park, la casa de la selección, se ha erigido con el tiempo como el equipo defensor de las esencias del buen británico en tierras irlandesas, con sus aficionados más radicales formando una asociación llamada Blue Order con sus homólogos del Glasgow Rangers y Chelsea. El Linfield viste como el Rangers: azul, blanco y detalles rojos, para defender los colores de la bandera británica. Y cómo no, cuando juega contra el Cliftonville, el partido es algo más que un partido.

Así que mucho no les ha gustado perder otra vez la liga contra el Cliftonville, equipo que jugará otra temporada en la Champions League.

Foto de portada: Iker Merodio

Related posts

2 comments

Hablando del Rangers, y como siempre destacas datos negativos, que si deudas, que si la afición ha hecho no sé qué y que si pierde la final de esa Copa que no le importa a nadie contra el Raith Rovers.
Martes de Champions y 40.651 espectadores en Ibrox (de las peores entradas de la temporada) viendo el 2-1 sobre el Ayr United. 98 puntos en liga sobre 102 posibles.

Que conste que me encantan tus artículos Toni, pero creo que en este tema te pueden demasiado los colores.

Un gran artículo, mi pregunta es si los católicos del Ulster siguen también a ekipos devla República com Shamrock Rovers?

Deja un comentario

*